La Guaratara

Correspondencia Explosiva en Washington

Fiel a las advertencias decoloniales vigentes de Simón Rodríguez, vemos con asombro efímero las reacciones impredecibles e incontrolables del monstruoso mega experimento en la sociedad norteamericana, históricamente sometida a la más despiadada programación masiva, de cuyas fisuras brotan expresiones tan maravillosas como "Estate", "Kill a Mockingbird", "Imagine" o el apostolado de Martin Luther King, pero otras horrorosas como el exterminio biosocial del movimiento Hippie, el envenenamiento agrícola, el derrumbe de las Torres Gemelas y los frecuentes atentados contra escuelas, universidades, iglesias, sinagogas y los sobres explosivos enviados a la élite política de Estados Unidos.

Nada de ello debe verse a la ligera. A parte de los numerosos y brillantes análisis que hacen catedráticos norteamericanos sobre las complejidades de su sociedad, muy poco divulgados, existen estudios interesantes de hombres como Ludovico Silva, Vladimir Acosta, Buen Abad y otros intelectuales que advierten las crisis recurrentes en una sociedad a la cual no se le ha permitido consolidar una identidad consistente, víctima de una programación constante, de un terror cotidiano e impedida para gobernarse democráticamente. En este mar denso e infestado de tiburones y mareas profundas, cada tanto salen a relucir voces como la de Harper Lee o iras fatales como la desatada el 11S, las masacres de inocentes y la correspondencia explosiva en Washington que expone facturas incendiarias por el incumplimiento de los destinatarios con quienes esperaban ya estar en una guerra mundial.

En éste escenario tan nublado por el mismo poderes mediático norteamericano, puede acelerarse o dificultarse la llegada a la Casa Blanca de Bernie Sanders, quien no es para nada distinto a los actores de reciente protagonismo en Washington, pero quien tendría que definir una época en el orden macro económico global, producto de la turbia diplomacia de Obama y el desacierto financiero de Trump. El curso de las cosas podría poner a Sanders en la popa del portaviones, frente a un mundo pluri polar que ya no ve la guerra como única y fructífera forma de saqueo y acumulación de riquezas. Dos pasos atrás tendrá el legado belicista de Rooselvet, los sobres explosivos, las torres gemelas, los fake news en Siria, Irán, Oriente y Latinoamérica. Será un terreno más peligroso que el mismo Yellowstone.

Mientras la CIA investiga todo lo relacionado con los explosivos postales y el perfil del asesino de Pittsburgh, los analistas del discurso y de la sociedad norteamericana quisieran poner su mirada en lo que piensan las mentes detrás de los sobres y los rifles; qué le demandan a la élite de Washington, qué esperan de la Casa Blanca. Tan impedidos están de expresarse por palabras los criminales, como hacerlo con votos las enormes masas de ciudadanos estadounidenses que preferirían otra democracia, otra diplomacia, otra política migratoria. Esperamos que los cauces democráticos en el imperio decadente fluyan mejor que los violentos mecanismos de expresión de los fanáticos supra racistas.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 545 veces.



Joaquín Román Rondón Santiago

Profesor universitario

 unellezjoaquin@gmail.com      @LaGuaratara

Visite el perfil de Joaquín Román Rondón Santiago para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Joaquín Román Rondón Santiago

Joaquín Román Rondón Santiago

Más artículos de este autor