El actual sistema económico ya no da más

 

Ante la proximidad de unas elecciones presidenciales, el Departamento de Estado comenzó a ejecutar un plan desde finales del año pasado para demoler la economía venezolana manipulando el valor del dólar paralelo a través de páginas Web.

-

El objetivo era que, dada la enorme dependencia de nuestra economía de los bienes y productos importados, el aumento del precio de la divisa norteamericana se reflejara por fuerza en un fuerte incremento de los precios, que hiciese insuficiente el ingreso de los sectores más pobres para adquirir los productos básicos de alimentación y medicinas que produjesen, primero, una grave crisis alimentaria y de salud, segundo, que el gobierno se viese obligado a emitir papel moneda en cada vez más cantidad para distribuirlos a nivel de bonos y aumentos salariales, impulsando la inflación y tercero, reducir la adquisición de bienes por sus altos costos que elevasen los índices de desempleo y llevase a la ruina de miles de pequeñas empresas y comercios.

-

LOS LEGIONARIOS SALVARON AL GOBIERNO

-

Este plan no logró su cometido ya que, como consecuencia de la gran cantidad de divisas que ingresan al país producto de remesas familiares, los demandantes de divisas las han conseguido en el mercado paralelo proporcionando a los vendedores el efectivo necesario para sostener una demanda interna que de alguna manera apuntala al aparato productivo.

-

En vista de ello y para conseguir sus objetivos, el Departamento de Estado le ha ordenado a las transnacionales locales y a sus socios locales que aumenten desbocadamente los precios y que dejen de utilizar la referencia del precio del dólar paralelo.

-

Es así como hemos visto que en las últimas semanas los precios se han incrementado cuatro o cinco veces en tanto el dólar paralelo no ha llegado ni al doble de su valor.

-

EL ACTUAL MODELO NEOBANANERO COLAPSÓ

-

Esta acción coordinada entre las multinacionales, los principales grupos económicos, los partidos lacayos y el Departamento de Estado ha demolido los principios fundamentales del sistema económico que ha venido implementando el equipo económico de este gobierno que, copiando el modelo que establecieron los partidos AD y Copey,  de convertir a Venezuela en una república neobananera, viviendo básicamente de una renta petrolera tal, que le permita al partido gobernante ejercer una política populista y clientelar que le garantice los votos necesarios para sostenerse en el ,poder.

-

Asimismo, ese modelo contempla el grueso de la economía bajo el control de las transnacionales, bajo la equivocada tesis de que a ellas solo les importa el lucro y no participan en la política interna. Se ve que los que sostienen esa absurda tesis no conocen nada de la nueva realidad mundial imperialista. La brutal escalada de precios liderada por esas transnacionales así lo demuestran.

-

Por otra parte, ese modelo neobananero contempla dejar en manos del sector privado nacional algunos nichos que les proporcionen ingresos suficientes para que no “generen problemas”, como el sector turismo, la salud y la educación privada, etc.

-

La descomunal inflación que hoy padecemos es consecuencia, precisamente, de la acción de esos actores económicos, transnacionales y burguesía local, que el modelo neobananero consideraba no beligerantes,

-

Esa “ilusión de armonía”, como llamó Moisés Naim a ese mismo sistema bajo los adeco-copeyanos, y que le proporciona un falso sentido de seguridad a la actual estructura gubernamental, sencillamente colapsó. El Departamento de Estado lo dejó en evidencia.

-

HAY QUE VOLVER AL ABANDONADO PROYECTO DE CHAVEZ

-

Entonces no queda otra sino construir un nuevo tejido económico, es decir, no queda otra sino hacer la Revolución, llevando a cabo el abandonado proyecto de Chávez de convertirnos en un país potencia.

-

Lamentablemente de esta realidad no se han dado cuenta la mayoría de los dirigentes del proceso. Apenas el pasado 21 de mayo, el ministro de planificación en un programa televisivo achacaba esta mega inflación a la acción de las páginas web del exterior.

El no entender los perversos mecanismos del Departamento de Estado hace que la acción del equipo económico se limite a luchar contra “molinos de vientos”, ora denunciando a dichos sitios, ora llamando a un diálogo con los mismos actores que promueven la mega inflación, ora regalando bonos y decretando aumentos de salarios poniendo a funcionar la maquinita de hacer billetes y alimentando aún más la mega inflación.

-

Quiera la Providencia que el Gobierno entienda esto y tome los correctivos necesarios. El Proceso depende de ello.

 
 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1685 veces.



Carlos Enrique Dallmeier


Visite el perfil de Carlos Enrique Dallmeier para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Carlos Enrique Dallmeier

Carlos Enrique Dallmeier

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a264023.htmlCd0NV CAC = Y co = US