La Guaratara

Qué dirán de Colombia

Venezuela reeligió como Presidente a Nicolás Maduro, con una participación democrática por encima de quienes conforman la Jauría de Lima, incluyendo su Alfa, pero la mediática internacional y la Europa monárquica cuestiona nuestras elecciones. El presidente Nicolás Maduro le gana 6 a 2 a su contrincante, pero los fanáticos del perdedor quieren linchar al árbitro. El Pueblo venezolano decide, masivamente, por la Paz, y los cachorros de la guerra se quejan. Al Pueblo venezolano lo amenazan con sanciones y le bloquean la entrada de alimentos y medicinas, pero es a Juan Manuel Santos a quien le dan la "ayuda humanitaria".

Qué dirán, entonces, los analistas, cuando en Colombia se evidencie el mayor fraude electoral y terrorismo contra los votantes de toda la región. Desde el Plebiscito por la Paz, cuando la FARC obtuvo el 49% apoyo popular expresado en votos, aun sin recursos financieros, ni aparatos mediáticos, ni estructura electoral, la oligarquía paramilitar corrió espantada a planificar la forma de impedir el voto dela gente humilde, campesina, de los jóvenes y trabajadores. Desde entonces cada quién hizo su parte: los políticos burgueses corromper las instancias comiciales y el paramilitarismo: asesinar líderes y confinar zonas enteras de electores. Pudiéramos pensar que las marchas y mítines del candidato Petro los últimos días son una reparación contra aquella marcha contra la FARC. Hoy no cabe duda que los grandes estafadores la historia continental son los mismos opresores del pueblo colombiano que han incumplido los Acuerdos de la Habana.

Así como en Venezuela, el pueblo de Gaitán y del Gabo, saldrá a desafiar ese estado burgués, manejado por Marines y criminales, para dar una lección electoral histórica que, para los cálculos de los cobardes, implicó el ingreso de Colombia a la OTAN, quedando en evidencia la tutela de oligarquía colombiana frente a los escenarios complejos que vive la región por los procesos electorales infames: Honduras, Méjico, Colombia y Brasil.

Todo éste escenario es propio de la época en curso: el resurgir de los Pueblos, causante de pánico en las élites. Para muestra Colombia: los criminales custodiados por numerosas bases gringas y autodefensas genocidas, han rogado a la OTAN protección, no por gusto: Venezuela sigue firme, sigue en pie, a pesar del bloqueo, el crimen, la guerra mediática, los 47 millones de dólares invertidos contra el bolívar, sus alimentos y medicinas, el Pueblo de los Libertadores sigue demostrando que, con votos, en unidad Cívico Militar y con Hermandad Latinoamericana, seremos una región soberana, de paz e igualdad.

Hoy, como siempre, la voluntad de nuestros gigantes Bolívar y Chávez debe guiarnos: Unidad de los Patriotas, unidad con conciencia clara, como el ideario de Marquetalia que hoy conmemoramos y sigue vigente, palpitando en el corazón de todas y todos los hijos e hijas de Bolívar, nuestro Padre glorioso que consagró su vida para sacar al imperio europeo de nuestro, sagrado suelo, y que ahora, cual decadente Santander, el premio obsceno de Santos, reinstala en Colombia, como su último insulto a la dignidad Bolivariana.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2060 veces.



Joaquín Román Rondón Santiago

Profesor universitario

 unellezjoaquin@gmail.com      @LaGuaratara

Visite el perfil de Joaquín Román Rondón Santiago para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Joaquín Román Rondón Santiago

Joaquín Román Rondón Santiago

Más artículos de este autor