La Guaratara

Mayo Rojo

La determinación con la cual el Presidente Nicolás Maduro ha actuado contra las mafias bancarias que deterioran la economía venezolana, ocurre en un mes de históricos acontecimientos para los pueblos del mundo. Escribo, justo cuando trabajadoras, intelectuales, artistas, campesinos y jóvenes de todos los continentes, celebramos el nacimiento de Carlos Marx, el "Prometeo de Tréveris", como lo ilustra el doctor Edgar Rubio en la lectura más valiosa y sublime de Aporrea. Marx, "responsable de la felicidad", como le canta Roque Dalton; la felicidad de luchar con dignidad, en una constante dialéctica que, desde la mirada histórica de Marx, nos conduce a la toma del cielo colectivo.

Algunos ya dicen que el Presidente Nicolás Maduro "se tardó" en el caso de Banesco, pero cuán retardado está el mundo todo, aun con la advertencia que hizo Bertolt Brecht hace muchos años: "¿Qué delito es el robo de un banco, comparado con el hecho de fundar uno?" o, como prefieren los artistas grafiteros de Barinas, "Robar un banco es un delito, pero peor delito es fundarlo". A pesar del empeño mediático y los lloriqueos de los candidatos opositores que se rasgan las vestiduras por Banesco, el mundo reconoce a Venezuela y su Presidente Nicolás Maduro como pionero en las finanzas independientes del cancerígeno dólar. Mayo es el mes de la Cruz de Palma, ícono cristiano de un Pueblo lleno de fe y así como la Cruz de Mayo nos libra de espantos, otro ícono nos librará de los demonios bancarios: el Petro, seguramente satanizado por el Vaticano, muy pronto hasta el Banco Ambrosiano recurrirá al milagro de los criptoactivos para salvar los ahorros del Colegio Cardenalicio, ya que migrarán al Bitcoin, más rápido que los compatriotas venezolanos atraídos por la trampa financiera contra la moneda bolivariana.

La próxima columna se escribirá en plena celebración de la Victoria Patria del Ejército Soviético; la hazaña combativa más colosal, heroica y audaz de una nación entera contra el fascismo. Cuánta tinta y celuloide ha despilfarrado el aparato propagandístico occidental para tratar de disminuir la magnificencia del Ejército Rojo. Todavía se oye balbucear a ciertos "intelectuales" sobre la "brutalidad" de Stalin y Mao, solapando la admiración que los burgueses sienten por el tercer Reich. Mayo también es pavoso para los opresores y banqueros mafiosos; para los engendros fascistas que hoy se disfrazan de demócratas, de pastores evangélicos, de social cristianos, de humanitarios y reciben hasta la bendición del Vaticano, de la misma Santa Sede que ungió a Hitler, pero que no condena, ni pone penitencias a los gobiernos que bloquean Venezuela y bombardean Siria.

Mayo es un mes glorioso para el Pueblo trabajador, pero también de exigencia por las circunstancias de guerra psicológica; Marx escribió sus obras brillantes en condiciones muy precarias y el Ejército Soviético arrasó al fascismo por sobre escenarios muy hostiles; mientras el Vaticano y los "Aliados" se frotaban las manos calculando la "ayuda humanitaria" los Soviets, que equivale a decir las Comunas, Estudiantes, Milicianos, Trabajadores y Laicos comprometidos, salieron a dar la Batalla por la Patria, que es la batalla por la Humanidad.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1768 veces.



Joaquín Román Rondón Santiago

Profesor universitario

 unellezjoaquin@gmail.com      @LaGuaratara

Visite el perfil de Joaquín Román Rondón Santiago para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Joaquín Román Rondón Santiago

Joaquín Román Rondón Santiago

Más artículos de este autor