La Guaratara

Conmoción Inminente y Campaña Victoriosa

¿Qué hace, qué piensa, cómo reacciona un pueblo cuando sus ingresos, sumando salarios, rebusques, remesas de algún familiar y aportes de los hijos, no alcanza para comprar proteínas o medicinas, renovar el inventario de su pequeña empresa afectada por una dolarización impuesta desde Colombia? Quienes promueven la feroz guerra económica contra Venezuela, denunciada por académicos, especialistas de la ONU y gobiernos del mundo, calcularon que en 2017 Caracas y otras ciudades estarían arrasadas por conflictos civiles y gobernadas por grupos paramilitares, mientras España y Miami enviaban -ungido por la Exxon- el gobierno de transición aclamado por el Mercurio, ABC y O-Globo.

Nada de esto se ha cumplido gracias –insistimos- a una profunda e inquebrantable moral-cultural bolivariana y al carácter cívico militar del gobierno revolucionario que ha maniobrado con audacia en éste complejo mar, sin embargo, el ataque estructural económico sigue en marcha, acumulando niveles de conmoción social inminente. Ahora la guerra psicológica se concentra en afectar esa base moral, inoculando al enemigo en nuestro tejido institucional, considerando que no es "fotografiable" el imperio impidiendo la llegada del conteiner con medicinas, pero si es palpable el "funcionario" que condiciona la venta de gas en situaciones brutales y usureras, el que desvía los insumos médicos; extorsiona los camiones comunales que trasladan el maíz del llano a Trujillo, así porten las guías y salvoconductos. Se padece con el aumento semanal de la carne, el queso y productos importados a dólar de subastas, pero vendido en un sistema de distribución especulativa, mucho más eficiente que los Clap.

Con todo el respeto que merecen las estadísticas, instrumento apasionante y acertado de la ciencia, la coyuntura actual de conmoción social demanda miradas cualitativas. Sin desmeritar la proyección de las encuestas electorales, lo determinante el 20 de mayo será la cualidad moral y organizativa del Pueblo, incluso más allá de las elecciones, el escenario sigue siendo de resistencia popular y desafío económico para la revolución, frente a la aceleración imperial. "Aceleración", no desesperación; el capitalismo, aunque pragmático, también usa el tiempo con audacia, apostando a un "cambio histórico". El imperio decadente espera, un día, que el socialismo no sea ni recordado, aunque la propia sociedad norteamericana viva la ilusión de un presidente negro y ahora elegir a un supremacista racial.

La altura Moral del Pueblo Bolivariano, más allá de las encuestas, garantiza la victoria del Candidato de la Patria Nicolás Maduro, que inicia su campaña en la Barinas de Chávez, el Gigante que desató los poderes creadores, la conciencia colectiva y la organización popular necesaria para enfrentar la arremetida imperial. Serán semanas de propaganda, eventos y reflexión en la ciudadanía democrática, así como de perversos planes por parte de la oposición paramilitar. En cualquier escenario el mensaje del Comandante Chávez se consustancia con el Pueblo: "Hoy tenemos Patria" y esa fuerza moral se traducirá en votos el 20M, como también en exigencias para revertir la penetración imperial, egoísta, capitalista, que corroe el funcionamiento gubernamental en la distribución, la economía comunal, las alcabalas, el sistema de precios, Vengas, la salud, seguridad y la grosera dependencia de las importaciones.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 724 veces.



Joaquín Román Rondón Santiago

Profesor universitario

 unellezjoaquin@gmail.com      @LaGuaratara

Visite el perfil de Joaquín Román Rondón Santiago para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Joaquín Román Rondón Santiago

Joaquín Román Rondón Santiago

Más artículos de este autor