Día cincuenta y cinco: La Liga Socialista en el Poder por el Filo de la Navaja del 2018

En los años de 1976-80 tuve mucha afinidad política con los camaradas de la Liga Socialista quienes eran mis colegas gremialistas, grandes revolucionarios y extraordinarias personas. Por esa vía conocí a seres humanos, dignos del mejor recordatorio, miembros de su dirección tales como a Carmelo Laborit quien me distinguió con su confianza. Por esos tiempos tuve contacto en el Cuartel San Carlos con otro de esos cuadros dirigentes, con quien Venezuela tiene una deuda histórica por su entrega y valentía en defensa de la Patria, el camarada David Nieves. A Jorge Rodríguez y a Julio Escalona no los conocí personalmente pero yo formaba parte de la muchachada entusiasta que escuchaba apasionado sus discursos, llenos de esperanza, en la UCV gloriosa de la década de 60. No en vano es Julio Escalona en este momento la pluma política más esclarecida del momento. Otra figura leyendaria, en la década del setenta, era Fernando Soto Rojas quien junto con Julio Escalona le daban a la Liga Socialista un signo indoblegable, de mística y de conspiración revolucionaria. A Delcy Rodríguez la conocí más recientemente, en los primeros años de este "proceso" como le gustaba a ella decir, entonces nos reuníamos con diferentes agrupaciones políticas, diferentes al MVR, en la búsqueda de una mayor participación democrática y protagónica del pueblo. Ya dejaba ver aquella muchacha aguerrida su garra política que ahora todos conocemos.

Esa relación humana y política con la gente de la Liga Socialista era también de lealtad y compromiso porque además de los afectos personales existían convicciones profundas fundamentadas en una misma ideología. Todo esto lo digo porque en algún momento de mi vida revolucionaria llegué a tener interrelaciones políticas y conocí lo mejor de nuestras organizaciones de izquierda a las cuales rendí devoción y respeto: El PCV, el MEP, La Causa R , la Liga Socialista y el PRV Ruptura organización con la cual estaba casado desde 1965. A finales de la década del setenta la gran rivalidad, sobre todo en el ámbito estudiantil universitario, era entre La Liga y Ruptura, pero no pasaba de ser una disputa superficial por el liderazgo en los centros de estudiantes. Se reproducía la vieja competencia entre la Juventud Comunista y el MIR de la década anterior.

Mucha agua ha pasado debajo de los puentes y si alguna cosa puede decir hoy la gente de la Liga Socialista es que entre quienes engrosaron sus filas no hay personajes de dudosa reputación por las cuales tengan que sentir pena y vergüenza. Entre los cuadros políticos formados por la Liga Socialista está, nada más y nada menos, que Nicolás Maduro apoyado por sus excompañeros de la Liga: Fernando Soto Rojas, Delcy Rodríguez, Jorge Rodríguez, Julio Escalona, y David Nieves. Sólo falta que Maduro ponga en práctica la vibrante consigna de la Liga ¡El socialismo se conquista peleando! Y comprobaremos que no se perdieron aquellos años de militancia revolucionaria.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 904 veces.



Sergio Briceño García

Profesor Universitario de Filosofía de la Educación Jubilado de la UPEL. Autor del Poemario "Porque me da la gana" y de la obra educativa "Utopía Pedagógica del Tercer Milenio". Ex Director Ejecutivo de la Casa de Nuestra América José Martí.

 sergiobricenog@yahoo.com

Visite el perfil de Sergio Briceño García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a259802.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO