Como lo veo lo escribo N° 239

Más claro no canta un gallo, lástima que el PSUV no

Está claro que las buenas propuestas, ideas y reflexiones no llegan a todo el pueblo; mientras que las malas acciones, lo vacío de mente y la irracionalidad, traspasan el deber ser de un pueblo que dice amar a su Patria pero no la defiende o no sabe cómo hacerlo. Que se dice bolivariano y chavista e incumple sus postulados. Que sumiso ante la extinción de las virtudes, no puede sentir ni calcular el daño presente y futuro que se le está haciendo a nuestra hermosa Venezuela. Todo esto se puede comprobar simplemente, comparando nuestra situación personal del pasado con la del presente, y extrapolar esto a la gran mayoría del pueblo; esto nos demostrará y explicará porque nuestro país se encuentra en esta grave situación moral y económica.
 
La conciencia está siendo vencida, por la ignorancia y el desamor a lo nuestro, y esto impide la salida a la crisis. Pensándolo racionalmente podríamos concluir, que la responsabilidad de administrar con probidad los recursos del Estado, no se está cumpliendo y el respeto entre la gente se está perdiendo de forma acelerada; lo primero lo comprueba la falta de producción de alimentos y enseres; lo segundo el robo, el asesinato y la especulación del pueblo por el pueblo (bachaqueros). Mientras tanto la mayoría de la gente indulgente, que alivia su pesar respondiendo “que podemos hacer, hay que tener paciencia” es decir “hay que calársela” porque nadie sale adelante o tiene el empuje suficiente, para acabar con tantos ineptos e ineficientes en la Administración Pública,
 
La realidad se ve y se confirma con lo dicho y hecho por los funcionarios públicos. Realidad descrita en mil formas por los que escriben en Aporrea, allí encontrara al igual que en todas partes: sumisos, aduladores, irracionales, hipócritas, mentirosos, brabucones e ignorantes. Escribidores  donde algunos tratan muy seriamente la situación y otros concursan solo para ganar audición o quizás un cargo en el gobierno; sin embargo ni uno ni otro es capaz de leerse entre sí para trazar una estrategia que consiga enrumbar el camino trazado por Bolívar en su discurso de Angostura. Dispersas las luchas, dispersos corazones, así nunca lograremos defendernos ni crecer ni siquiera estar a flote ante los enemigos internos y externos de la Patria buena.
 
A medida que avanza la irracionalidad y la indolencia, se diluye la esperanza de la Patria Grande. Mientras los ciudadanos no reflexionemos, sobre lo dicho y hecho por quienes tienen a su cargo la administración del Estado, nuestro país se irá perdiendo en la nada. Qué triste es observar como una sociedad predestinada para ser un ejemplo ante el mundo, se pervierte por culpa de los incapaces e ineptos en tan poco tiempo. A pesar de tener todos los caminos abiertos y el poder en sus manos, desbarataron la oportunidad de lograrlo; pudo más el amiguismo, la adulancia, la ambición y la ignorancia que la responsabilidad encomendada por el presidente Chávez, para continuar su obra fecunda.
 
Es una lástima que se descubra el gran daño a que nos están sometiendo cuando lleguemos a cero, cuando las virtudes queden opacadas por el vicio: eso le paso al Comandante y lo expresó en su alocución llamada “Golpe de timón” que no ha sido explicado al pueblo por los que tienen el poder de comunicación y los que escriben en defensa de lo nuestro. Un misil, dijo, le mandaría a los que siendo sus colaboradores estuvieran atentando contra el proceso; lo que no sabía Chávez, es que los tenía a su alrededor, aplaudiendo como focas, diciendo “mande usted” o repitiendo en coro “así, así es que se gobierna” pero sin sentir aquello que pregonan “patria y socialismo, venceremos” por eso las siglas del PSUV, no se encuentran representadas por sus autoridades y voceros; otro estandarte del Comandante, que no responde ante la ruptura de sus sueños.
 
Los voceros del PSUV, se hacen cómplices de: La entrega del territorio nacional (Arco Minero). El cuantioso desfalco a la nación (empresas de maletín). Indolencia o incapacidad para evitar  destrozos, muertes y violencia entre la población (guarimbas y formas de enfrentarlas). Ineptitud para resolver el problema de la falta de producción de nuestros rubros banderas y satisfacer por ejemplo la alimentación. El irrespeto y violación de la constitución de 1999; al no consultar a todo el pueblo en materias fundamentales como la Constituyente o la entrega de patrimonios del Estado a empresas extranjeras. El abandono de la defensa de los derechos humanos; ahora una denuncia es suficiente para que te caiga el tun… tun…, y ponga en duda tu honorabilidad o tu fidelidad a la Patria y a su Pueblo, ahora vas preso sin haber comprobado tu culpabilidad y no te dan el derecho a la defensa, antes de exponerte al escarnio público.
 
Si a todo esto sumamos, que las Fuerzas Armadas, en donde debe existir conciencia de Patria y suficientes estudios de su historia y sus héroes, se queda inerme ante la violación de nuestra soberanía, traducida en la explotación de nuestro territorio en reclamación o no e indiferente ante la infelicidad de su pueblo; podemos concluir, que estamos a expensa de los depredadores del mundo y de la implantación de los vicios más aberrantes como la corrupción de sus miembros, que se hacen la vista gorda, quizás por fabulosas comisiones, y dejan que la Patria sea violada y mancillada. Quizás los garantes de la defensa de la nación se confunden con la defensa de los que detentan el poder; aunque estos sean los que con su ineptitud y deficiencia, atentan contra la Patria misma. La patria de Bolívar, la que juraron defender y ahora con mayor obligación en honor a su designación  como Bolivariana.
 
Lo expuesto anteriormente debe ser una reflexión para los que realmente quieren a Venezuela, dejando por fuera a las dos facciones que pugnan por el poder (PSUV y MUD), y que hasta el momento solo han dado muestras de incapacidad e ineficiencia en la administración de sus cargos, sean estos públicos o privados. Una de las herramientas con que cuenta el pueblo para expresar lo que siente, es el voto y considero que existen dos fórmulas para hacerlo 1.- Votar Nulo; si no le gusta ninguno de los candidatos o rechaza la forma en que fueron impuestos. 2.- Votar por candidatos que no pertenezcan a la cúpula y se muestren congruentes y coherentes en su discurso. Teniendo siempre presente lo que consagra nuestra Constitución,  revocar a todos aquellos, que no den la talla en la institución a su cargo.
 
Por tales razones reitero un llamado a todos aquellos amantes de la Patria que son escuchados y entendidos por otros compatriotas, para que echen su palabra donde quiera que vayan, y le den luces a ese pueblo que vive en la oscurana. Nunca es tarde para recuperar lo que Bolívar dejo siendo nuestro. No premiemos más la incapacidad y la ineficiencia, ni el talento sin probidad, ni dejemos que los manipuladores, organizados en partidos se apropien de la voluntad y de la conciencia del pueblo. Recuerden que Bolívar dice "Si mi muerte contribuye para que cesen los partidos y se consolide la Unión, yo bajaré tranquilo al sepulcro"

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1729 veces.



Luis Díaz


Visite el perfil de Luis Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a251291.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO