En PDVSA la MUD puede encontrar su muerte

El quemar ciudadanos vivos es una práctica, al más puro estilo del Ejercito islámico, que ha hecho suya la oposición venezolana y que lamentablemente algunos, incluso altos funcionarios del gobierno, han definido como expresiones fascistas individuales incentivadas por la rabia y el consumo de drogas, por parte de los asesinos.

Nada más errado que el considerar estos horrendos crímenes como acciones individuales. Todo, absolutamente todo, lo que está ocurriendo en Venezuela forma parte de un plan milimétricamente calculado. No es que ayer atacaron a Venezolana de Televisión porque a dos o tres hampones les vino en ganas. Ese ataque estaba calculado, sus autores previamente escogidos y sus objetivos claramente definidos.

La quema de ciudadanos y vehículos y el saqueo de comercios tienen como objetivo doblegar a los ciudadanos por medio del terror. Ya algunos resultados se vieron en el mal llamado paro nacional. No fueron pocos los venezolanos prefirieron quedarse en su casa o cerrar sus negocios, y asumir las pérdidas de un día de paro, antes que correr el riesgo de ser quemado vivo.

Cada persona quemada viva, muy probablemente no fue seleccionada con nombre y apellido, pero sus asesinos tenían la instrucción de quemar a alguien ese día.

Documéntense y observarán que ninguno de los asesinos que ya han quemado a once personas ha sido atrapado… cuidan muy bien los detalles, para evitarlo. Sus crímenes no son consecuencia de hechos fortuitos; pueden tener por seguro que estaban planificados.

Pero ¿Qué esperan lograr con una práctica tan horrorosa?

Permítanos, amigo lector, antes de dar respuesta a esta pregunta, hacer una observación.

Ayer, durante el paro obligado, fueron atacadas salvajemente varias sedes de PDVSA, en diferentes partes del país. Cierto es que esos actos no impidieron que los trabajadores petroleros se mantuvieran firmes en sus puestos de trabajo, pero los hechos no pueden ser tomados a la ligera. De ellos puede inferirse hacia donde quieren ir los terroristas.

Ellos saben que para poder amenazar seriamente al gobierno venezolano necesitan paralizar PDVSA y saben también que los trabajadores de la petrolera estatal no responderán a su política fascista y vende patria. No les queda, entonces, otro recurso que intentar sembrar miedo.

Todo lo que ha venido ocurriendo tiene ese objetivo. La MUD junto a asesores del departamento de Estado elaboran los planes de la política del crimen y el terror para luego ir por PDVSA. De hecho, es muy probable que en sus planes esté el quemar vivo a un trabajador.

Nosotros conocemos a los trabajadores de la industria petrolera venezolana y podemos asegurar que están equivocados los terroristas de la MUD si creen que lograrán acobardarlos. En PDVSA la MUD puede encontrar su fin, como lo encontró la Coordinadora Democrática. Sin embargo, esta alerta no creemos que esté de más. Hay que estar listos para la batalla.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1899 veces.



Alexis Arellano


Visite el perfil de Alexis Arellano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alexis Arellano

Alexis Arellano

Más artículos de este autor