Maduro tumbó a Chávez y la izquierda no madurista

Por supuesto, no apuesto a la caída de Maduro pero la gravedad existe. No tiene que caer con un golpe, pero hay señales que uno no puede dejar de darle su lectura, aunque no se tenga interés en leer este tipo de hechos.

Si vemos retrospectivamente la crisis por lo menos desde 2016, no cuesta mucho entender, que se tiene un galpón lleno de motores económicos y que esos motores han tenido como interlocutores fundamentales a los empresarios con su respectiva carga de dólares. Las medicinas no apareen y los alimentos están por lo cielos. El peso de los motores con dólares y manteniendo la escasez es un cuerpo con mucha masa.

Estamos justo aplicando las líneas que la MUD y Fedecámaras hace ya muchos años reclamaban: Liberación de precios y el dólar como un diablo suelto. Si entrar en profundidades, Maduro tumbó a Chávez

Con unos motores arrumados, ya estamos como en la fase de Maduro dándose una caída, después de haber tumbado a Chávez. Desde una perspectiva de las intenciones del proyecto original, es una forma de caer.

Este martes 20 de junio en horas del mediodía, oía al presidente Maduro en cadena aprobar una cantidad de miles de millones de bolívares. Si la memoria no me falla, oí una cifra muy cerca a los 42 mil millones de bolívares para financiar una tarjeta para la juventud. Oí ese anuncio y el inmediato ¡aprobado! Me quedépensando, intentando no llegar a una conclusión que no quería ni pensarla.

"El fin justifica los medios". Al final uno va visualizando dos estrategias pero cada uno con sus costos y con un fin que no pone reparo en los medios. Una peor que la otra, pero al fin de cuentas dos estrategias que nada bueno aportan al futuro del país.

Una utiliza a los jóvenes venezolanos, muchos de los cuales son pobres para instalar la violencia. Ver eso y lo he visto, es observar el golpe a Chávez. Los líderes de ese "proyecto" ven los hechos desde la barrera y se han tomado el cuidado de mantener a sus familias fuera de la refriega.

La otra estrategia tiene un costo menos maligno, pero que acontece en un país que no logra desatarse del rentismo y para trasmitir la sensación que no está caído desde la perspectiva del proyecto de país que Chávez fue dándole forma, tira a la calle una parte del dinero que queda de los que reparten a los motores económicos, pero que no se tienen. Esto es también, como ver a Maduro tumbando a Chávez.

Es evidente que el proyecto de Chávez ha venido cayendo. Chávez lamentablemente es hoy una "calcomanía" que pegan con publicidad y mucha propaganda. La constituyente sólo me está garantizando o me ofrece como problema y nudo crítico a la fiscal y otros detallitos. Para la constituyente la fiscal es el nudo crítico y así se le he oído por lo menos a Diosdado, cuando lleva la cuenta de los días que le quedan a la Fiscal. Nada he oído, sobre una constituyente que busca alterar el aparato productivo del país, que 18 años después; el 90% está en manos de los privados. Aun estando como una propuesta de la constituyente; no hay fuerza para tal propósito. Esta r en este punto hoy, es ver la caída de Chávez.

En lo que toca a la fiscal, no hay que ser un gran erudito para entender que en algún momento -ayer u hoy-, esta señora se equivocó y hoy se ve "simpática" con esa cara de "yo no fui". Hoy puede decir cosas que suenan como a Vivaldi con sus cuatro estaciones, pero es la fiscal que permitió que tumbaran a Chávez y no me inspira confianza ni como presidenta de una junta de condominio.

La "salida" está en manos de los polarizados. La izquierda no madurista-psuvista, no se ve como una fuerza. No veo que en esta agónica situación, una izquierda con posibilidades de estar en una "junta patriótica". No se asoma entre las opciones, una posible "junta patriota" que sea muy distinta a la que se dejó trapear en 1958.

En aquella oportunidad, la izquierda parecía tener fuerza y fue echada a un lado por una junta apátrida. En esta coyuntura con la caída del proyecto original de Chávez; la izquierda no psuvista está o medio llena o medio vacía, pero sin posibilidad de imponerse o dejarse sentí, frente a una situación que pudiera estar en mano de otra "junta apátrida". Entiendo que frente al fenómeno de la polarización, la izquierda no madurista no la tiene fácil, pero puede estar un poco distraída.

Muchos camaradas en Anzoátegui que me conocen, se dirán que estoy siendo deshonesto y no lo cuestiono por eso.

dominguezclaudio@gmail.com

@ClaudioElcuaco



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1441 veces.



Claudio Dominguez


Visite el perfil de Claudio Dominguez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a248054.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO