¡Con Vladimir Villegas no se metan!

Métanse en el río Guaire si quieren recrearse de emoción y ver sus
aguas correr, pero con Vladimir: ¡No y, no! Eso no es compatible con
la filosofía política del personaje en cuestión y, además de
entrevistador a diario de lunes a viernes a la una en Globovisión: su
parcela de expansión en donde se dirimen los grandes temas políticos
de Venezuela con fermentación sana dentro de su preocupación, donde él
se percata que anda en lo suyo en tiempos de tormentas con
constituyente en puerta que desgracia la anterior que, gracias al
presidente Chávez, quien lo llevó como constituyente a participar en
la redacción de la nueva Constitución que Luis Miquelana pinchó como a
él mejor le pareció y así se aprobó y, lo hizo a su visión de
estadista de toga y birrete a su manera de libre pensador en que
callar es patinar y aceptar que en política la mano del diablo no
escapa ni en lo constitucional que, Vladimir como buen alumno aprendió
que uno más uno son dos y, cero mata cero, lo que lo hace todo un
soñador de las causas justas que se mete a desahuciar y escudriñar
vapores de tormenta de lunes a lunes en ese canal y, después nos
aconseja cómo se debería hacer como en sus mejores tiempos, olvidando
que no todo se olvida y que algo queda en la conciencia de una parte
del pueblo cuando alguna vez fue comunista (cosa de muchachos), nada
pro imperialista ni oligarca como el matacuras lo fue cuando era de
Machado Globovisión.

Vladimir Villegas en el pasado -era de Chávez- fue embajador en Brasil
y México y, presidente del canal VTV y, no quiso ser como el
presidente Maduro canciller de Chávez, pero sí fue vicecanciller para
Asia, Oriente y Oceanía y con ese currículo de aprendizaje inolvidable
que lo resguarda y también lo proyecta y, que lo apartaba de su
profesión de periodista como reportero de muchos medios escritos: vio
a tiempo que no debía embarcarse en el autobús de Maduro como lo hizo
al razonar con motivos más que suficientes que Chávez le cambió la
ruta y, en el de Capriles no lo dejaron sentarse y, se quedó con las
ganas y como hombre competente e inteligente como periodista de doble
visión dentro de la dinastía de los Villegas que, juega con las
barajas del poder sabe muy bien, como lo sabe Hildegard Rondón que, si
le meten una puñalada a la Constitución con la nueva constituyente de
Maduro sabe lo que va a salir y, por eso se tapó a tiempo antes que
otros, la nariz, sin pensarlo dos veces y, lo más posible él pasaría
al olvido como constituyente en acción de medios y, eso le afea el
rostro de periodista veterano y, político que con mucha ética se
disfraza de opositor cuando le interesa en su transparencia personal
que, su propio hermano Ernesto lo desconoce ahora como principiante
seguidor que fue de él.

Entonces, tenemos o no tenemos razón al solicitar con paciencia
crítica que con Vladimir Villegas no se metan, que dejen las aguas de
la discordia correr por debajo del puente de la confrontación que,
Vladimir está en lo suyo y en Venevisión, pensando en grande por
Venezuela y, el que piensa vive, si nos atenemos al, pienso: luego
existo.

Sus razones preteridas tiene Vladimir cuando acosa con respeto al
presidente Maduro, a que reflexione y retire la propuesta de una
Asamblea Nacional Constituyente pues, considera que está generando un
"amplio rechazo" en el país y, -más afuera Vladimir- que parece
mentira que el colombiano Santos como un venezolano más no la quiere
ni en pintura, lo mismo que el canciller de Brasil, amén del
Departamento de Estado y, pare usted de contar, ya que no genera
consenso y más bien un amplio rechazo con ausencia de los factores
fundamentales de la política venezolana como son, la MUD (Capriles),
la CEV, Marea Socialista entre el montón que no quieren saber nada de
ella y, además -agregó, Vladimir-, las condiciones no están dadas y,
-¿cuándo estarán dadas?- quizás cuando el clima mejore, para seguir
adelante. Bien por Vladimir que como lengua larga no nos deja pasar
una, en este caso al presidente Maduro y, sólo nos resta decir con el
dicho, zapatero a tus zapatos, por Vladimir y por Nicolás que tienen
que ponerse de acuerdo como antiguos compañeros (¿de luchas?), tal
cual lo hace la oposición que todo le sale bien y sí es acción de
calle pacífica como nos tienen acostumbrados más ligero y, en el
exterior más rápido, por lo que ambos tienen que santiguarse con hojas
de adormideras o, con lo que caiga del cielo si es que algo bueno cae
que, los venezolanos como chavistas no pegan una. ¿por qué será...?



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3804 veces.



Esteban Rojas


Visite el perfil de Esteban Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Esteban Rojas

Esteban Rojas

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a245761.htmlCd0NV CAC = Y co = US