¿Y quién se esquiva de la codicia y quién de la ambición?

"La soberbia, la refinada soberbia, es la de abstenerse de obrar por no exponerse a la crítica. El acto más grande de humildad es el un Dios que crea un mundo que no añade un adarme a su gloria, y luego un linaje humano para que se lo critique, y se deja cabos que presten apoyo, siquiera aparente, a esa crítica, tanta mayor humildad. Y con esa humildad arrastró tras sí al pueblo, convirtiéndole la codicia en ambición y la sed de dólares en sed de rico, único medio eficaz de curare la codicia y sed de dólares".

Es fuerte cosa que por dondequiera que una vaya en nuestra Venezuela, derramando verdades del corazón, le salgan al paso diciéndole que no lo entienden o entendiéndolo al revés de cómo se explica. Y ello tiene su raíz, y es que van el pueblo a oír esto o lo otro o lo de más allá, algo que se les ha dicho ya, y no a oír lo que diga. Los unos son maduristas, y MUD los otros, y quieren que se les hable en uno de esos lenguajes. Ellos luchan unos con otros, pero luchan como es forzoso lo hagan los luchadores terrestres; sobre un mismo suelo, en uno, en un mismo plano y dándose cara, y si te pones a darles voces desde otro plano, por encima o por debajo del que ocupan, les distraes de su pelea y no comprenden a qué vas allá. Si estamos peleando —se dicen—, bien venido sea quien venga a animarnos con voces de ¡a ellos!, ¡adelante!, o bien a advertirnos de un peligro gritándonos: ¡ojo!, ¡atrás!; pero ¿Quién es ese que desde las nubes o desde dentro la tierra nos grita que levantemos la vista o que la hundamos en el suelo? ¿No ve que entre tanto nos degollarán los enemigos? Cuando se lucha no se puede mirar al cielo ni tratar de penetrar con la vista el seno de la tierra. Dicen así: no ven que les proponemos paz, alimentación, medicinas, y cada uno de los bandos nos cuenta en el contrario. Y no nos queda sino ir a hablar a los sencillos, y hablarles sin intentar siquiera ponemos a su alcance; hablarles en el tono más elevado, seguros de que sin entendernos nos entienden.

No nos apeguemos al miserable criterio jurídico de juzgar de un acto del pueblo por sus consecuencias externas y el daño temporal que recibe quien lo sufre; llegar al sentido íntimo y comprender cuánta profundidad de sentir, de pensar y de querer se encierra en la verdad de que vale más daño infligido con santa intención que no beneficio rendido con intención perversa.

—Necesitamos, desgraciadamente, en Venezuela, un "Boves", para cambiar de la clase (incapaces) dirigente, para revertir la política de estos malandros, corruptos, bachacos, LADRONES. Por ahora, sólo tenemos un gobierno, cuyo principal es intentar mostrar un éxito, ante el más completo fracaso, que vive nuestro pueblo venezolano. Él pueblo, se debate en la corrupción, entre el hambre, las drogas, la violencia y la muerte.

Sr. Presidente, Nicolás Maduro Moros. Bono para medicinas y alimentación, para jubilados y pensionados:

—El Comandante Chávez y Presidente. "Que llevo a la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, en el artículo 80: El Estado garantizará a los ancianos y ancianas el pleno ejercicio de sus derechos y garantías. El estado, con la participación solidaría de las familias y la sociedad, está obligada a respetar su dignidad humana, su autonomía y les garantizará atención integral y los beneficios de la seguridad social que eleven y aseguren su calidad de vida: la alimentación y las medicinas". Aprobado, por el Tribunal Superior de Justicia, (TSJ) y la Asamblea Nacional.

Sr. Presidente: En Miraflores tienen bastante comida y buena, por supuesto, también las medicinas que necesiten para todos ustedes. Uno pasa recorriendo el país, buscando medicinas y comida, para mal vivir.

¡Chávez Vive, la Lucha sigue!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 701 veces.



Manuel Taibo


Visite el perfil de Manuel Taibo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a242154.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO