Se la comió el chofer...

Ya lo saben quienes han leído mis artículos, que no he sido proclive al presidente Nicolás Maduro y sus ministros y que no podía defender el hecho de que él hiciera concesiones inaceptables a quienes nos golpean y nos siguen golpeando. Pero, cuando se trata de medidas que benefician al pueblo venezolano, dictadas por él, éstas las apoyo irrestrictamente. Precisamente, la "desmonetización" de los ahora obsoletos billetes de 100 Bs es una medida en la dirección correcta. Y la califico de "correcta" porque, en una suerte de "golpe maestro" que no se esperaba por parte del ex-empleado del Metro de Caracas, C.A. los delincuentes cambistas de Cúcuta (hay quien dice que no todos son así, no me consta) y los otros delincuentes que trasladaron inimaginables cantidades de billetes allende nuestras fronteras con la complicidad de funcionarios del Estado y empresas privadas, quedan en una ruina ostensible de la noche a la mañana.

La lógica del mercado dice que todo empresario atrae clientela con buen trato y excelentes precios (algo que olvidaron en los automercados infames de hoy en día). Por eso, provocan risa o indignación (lo que ustedes prefieran) las palabras del senador del partido político del "Nobel de la Guerra" Santos, José David Name, cuando menciona que nuestro gobierno "les juega sucio" a los "abnegados" comerciantes de Cúcuta que quieren recuperar el dinero que recibieron cuando ayudaron a los venezolanos en meses pasados. ¿De que ayuda habla este caballero, si los comerciantes, sobre todo los informales, fuera de toda lógica al ver a los venezolanos les vendían a precios astronómicos bajo la mirada cómplice de las autoridades y de los "imparciales" medios colombianos como CARACOL, RCN y un largo etcétera?. ¿Será que soy tan olvidadizo que no recuerdo los insultos que, meses antes, le dirigieron unos ciudadanos desquiciados en una plaza de Bogotá al retrato del Presidente Nicolás Maduro en un acto repugnante calificado por una humorista colombiana como "Dolor de patria"?. ¿Cuantas veces, no escucharon mis parientes o yo como, al visitar Colombia, siendo venezolanos, nos reprimíamos al escuchar de ciudadanos colombianos denuestos denigrantes contra nuestro gentilicio?. Una ex-funcionaria policial, no afecta al gobierno actual, me lo dijo tan claro como mi papá: NO NOS PERDONAN que Simón Bolívar les diera también la libertad.

Por eso, no me duele que se les acaben los negocios a quienes han vivido del contrabando, a quienes en lugar de construir, destruyen riqueza ajena (y, encima, nos llaman "flojos") y a quienes lanzan mil maldiciones al "cucuteño" (¿?) que les ha permitido hasta ahora sostener su condición de pseudo-opulencia. Pero, el gobierno venezolano NO DEBE, NI PUEDE dormirse en sus laureles, si aspira entrar por la puerta Grande de la Historia. Se ha ganado una batalla que ha hecho, mejor que los "crackers informáticos" y los bufetes de abogados estadounidenses que podrían defendernos en tal nación, que se desplome el dólar del mercado ilegal que promueven los delincuentes de Dolar Today, aunque no se ha ganado la guerra. Casi que salto de alegría, como hacía tiempo que no lo hacía, cuando el inefable del Ministro Ernesto Villegas Poljak anunciaba nuevos "productos bancarios" beneficiosos, medidas para incorporar nuevos clientes a los bancos y reducciones en el IVA si se usan los canales electrónicos de la Banca Nacional. Pero aunque esta es una nueva batalla, quedan muchas por librar y entre ellas, la más importante: la congelación de precios de productos y servicios con la mano firme con que en su país y en su tiempo lo hizo Juan Domingo Perón, acompañada del castigo con el cierre de toda empresa delictiva sin posibilidad de nacionalizarla para que siga haciendo de las suyas y el encarcelamiento de todos los infractores y sus protectores, entre militares y policías. De paso sea dicho, ni siquiera tomaré en cuenta a tanto exburócrata como el señor Héctor Navarro quien ahora repite las sandeces de los opositores feroces que critican la decisión de retirar un billete, que ya no sirve de mucho. Allá él.

No se ha ganado aún la guerra, que se recuerde que la Independencia nuestra costó unos cuantos años. Mientras tanto, digo: "Se la comió el chofer". Si así llueve café en el campo, por favor que nunca escampe para poder decir "así ES COMO se gobierna".



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1562 veces.



Roberto Arenas


Visite el perfil de Roberto Arenas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Roberto Arenas

Roberto Arenas

Más artículos de este autor