Hay una crísis de valores y el pueblo está más indignado

Lo que ya sabemos que no funciona

Una inmensa mayoría de los habitantes de Venezuela compartimos criterios sobre aquello que no funciona.

No funciona un sistema económico que no garantiza que las diferencias sociales sean cada vez menores y que no tiene como meta la Justicia y la igualdad.

No funciona un sistema que permite que cada día mueran de hambre en el mundo setenta mil personas, la mitad niños, mientras se gastan diariamente tres mil quinientos de dólares en armas.

No funciona un sistema que provoca crisis que siempre pagan los más desfavorecidos, mientras los ricos se hacen más ricos. Un sistema que no castiga con rigor a los corruptos y que ampara a la Jungla de los listos.

No funciona un sistema que adultera la voluntad popular a través del "embobamiento" del pueblo, contralando los medios de comunicación en poder de las oligarquías.

No funciona un sistema que permite la existencia de Paraísos Fiscales desde cuyos centros Financieros se desestabilizan vidas y haciendas.

Según el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, un 20% de los individuos más pobres del Planeta sólo tienen el 1,1% de la renta mundial. Las Cien personas más ricas del mundo reúnen un patrimonio de un Billón 900.000 millones de dólares, o lo que es lo mismo un Billón 400.000 millones de euros, según la lista de la revista Forbes de 2015.

Los últimos cien años de la humanidad han estado regidos por dos sistemas políticos y económicos con variantes coyunturales: el capitalismo y el comunismo. El capitalismo, que ha regido los destinos de nuestro mundo occidental, tuvo sus momentos más gloriosos tras la Primera Guerra Mundial en Estados Unidos, hasta que ocurrió el crack en octubre de 1929, con la quiebra de los bancos, el hundimiento de la bolsa, el cierre de empresas y un paro superior al 30% de la población. Sin embargo, todo parecía ir sobre ruedas, hasta el punto de que el presidente de Estados Unidos, Herbert Hoover, en el tradicional discurso a la Nación pronunciado en abril de ese año 1929, dijo: "Nunca nuestro país ha estado más cerca de la Prosperidad absoluta".

¿Qué ocurrió? El capitalismo imperante, heredero del liberalismo económico del siglo XIX, sin ningún control por parte del Gobierno, con un mínimo sistema impositivo corrector de la riqueza, había propiciado la acumulación de las rentas en manos de unos pocos. En 1929 el sistema productivo americano ya estaba a pleno rendimiento. Cuando los que acumulaban rentas satisficieron sus necesidades de consumo, la inmensa mayoría que carecía de recursos no pudo mantener una demanda sostenida y se produjo el colapso.

Todo parecía indicar que era el fin del sistema capitalista. Pero llegó un flotador en la persona de un inglés apellidado John Maynard Keynes. Este genial economista corrigió los defectos del sistema y sus teorías fueron puestas en marcha: intervención del Estado en la economía, un sistema impositivo para corregir las desigualdades, programas masivos de inversión pública en infraestructuras, etc.

Hoy el capitalismo ha vuelto a su aspecto más depredador. Es un capitalismo financiero. Las leyes del mercado manejadas por los especuladores han conducido a un mundo peor, que ha requerido el rescate de entidades financieras con un coste de miles de millones de dólares que hemos pagado los pueblos de a pie. Se han privatizado las ganancias y se han socializado las perdidas.

En resumen, el actual sistema capitalista nos ha llevado al desastre. La crisis no es sólo económica, social y política, es alimentaria, es de valores… El pueblo está más indignado. Está encabronado. Pero no se protesta de manera masiva. Hay una campaña de acojinamiento del pueblo, como si estuviésemos ante un fatalismo inevitable. Y se distrae al pueblo con béisbol, con futbol, carreras de autos, motos, programas de miserias humanas, etc.

Señor Presidente, ¿dónde estarán los 300.000 Millones de dólares, robados al pueblo venezolano? No cree Ud. que con esos reales los venezolanos no pasaríamos tantas calamidades.

No tenemos medicinas, no tenemos leche, no tenemos café; todos los alimentos aparecen por "cuentagotas", si antes no lo rasparon los bachacos.

¡Gringos Go Home! ¡Pa’fuera tús sucias pezuñas asesinas de la América de Bolívar, de Martí, de Fidel y de Chávez!

¡Chávez Vive, la Lucha sigue!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1698 veces.



Manuel Taibo


Visite el perfil de Manuel Taibo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Manuel Taibo

Manuel Taibo

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a226835.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO