Reflexiones ortodoxas sobre preguntas y respuestas en el espejo del capital

Piensan los propietarios de empresas hasta sus personal de confianza, gerentes y administradores que ellas, las empresas, las corporaciones, no existirían sin los recursos humanos, ellos dicen son invaluables, hasta razón tendrán, sin trabajo humano, las maquinas no se activan, las materias primas no se transforman por sí mismas, el dinero, el que llaman erradamente el capital tampoco se multiplicaría, las inversiones no se acrecentarían, y todo porque el factor humano, ese que llaman recurso o medio de trabajo, es el principal medio que dispone las empresas para crear valor agregado, por eso es invaluable, pero aquí viene la pregunta principal, ¿qué hace el capital para valorar lo invaluable, mejor dicho que hacen las corporaciones para valorar la fuerza de trabajo, aquella que genera beneficios para la empresa, cómo hacen para no ver, la caída de su salario, la pérdida de su poder adquisitivo por acción de los precios en el mercado, que hacen para brindarle calidad de vida a una población laboral, ella con su familia?.

Creo que muy poco, prefieren que se la engulla el mercado, optan por la súper explotación del trabajo, paliar la crisis a costilla del trabajador, envilecer su salario, redoblar el trabajo, potenciar técnicamente su capacidad a la par que ella se abarata por hora, pese a que sin el trabajador, las empresas no existirían, ¿pero en realidad, las empresas han cambiado para modificar tal situación de sobreexplotación del trabajo? El capitalismo no ha cambiado en siglos, la explotación del trabajador se ha intensificado con la técnica, ha creado sobrantes de mano de obra, el Estado pese que ha creado instrumentos para paliar la crisis laboral, no ha resuelto el problema, la desposesión del trabajador de sus medios de vida, ni la empresa capitalista ni el estado a su servicio han resuelto el problema de la distribución de la riqueza, lejos de ello se profundiza la brecha de los ingresos tal cual dictaminó Marx en su tiempo, la ley de la polarización.

Significa la polarización de la riqueza en un extremo concentración de la riqueza en manos de pocos ricos, y en otras, muchos que disponen de tan poco para vivir, ese ambiente no ha cambiado en siglos, ni tampoco el modelo de gobierno al servicio del capitalismo, no ofrecen condiciones dignas para la familia del trabajador, para que el pueda lograr sus objetivos personales y la de suyos, la felicidad, ese derecho está conculcado por el mercado, por las leyes de oferta y demanda. Aunque no les agrade hablar de explotadores y explotados, descorrer el velo del trabajo, la postmodernidad prefiere no hablar como en el pasado, de dirigentes y dirigidos, prefieren flexibilizar el discurso en el trabajo, ahora procuran hablar de líderes, de inclusión, de empoderamiento, excepto de la propiedad a la que contribuye el esfuerzo laboral, de ese espacio es excluido.

Para subsistir son muchas las cosas que hacen las empresas en el mercado, por ejemplo desfiguran el concepto de plusvalía, la ven como diferencia entre lo que se paga al trabajador y lo que se gana el empresario, ella hay que aclarar no nace de las esfera de los servicios, del comercio ni mucho menos, solo de donde emana la creación del valor, del producto material y es trasferida al resto de las áreas del trabajo, la plusvalía es la parte del producto que los empresarios no pagan al trabajador, las horas del trabajo que crea gratuitamente el trabajador a la empresa, es apropiada por el capitalista y no cancela ese esfuerzo al trabajador.

Podemos pensar a simple vista que las empresas tienen muchos costos, muchos gastos, no es una simple relación costo de trabajador menos ingreso. Además, el empresario toma en cuenta los gastos fijos, variables, costos de venta, impuestos, etc., todas las transacciones de negocio, todos los costos más los gastos, e inversiones máquinas, equipos, amortización, depreciaciones, y con todo y ello, la empresa produce ganancias, repone el capital, lo recupera muchas veces, en cada rotación, acrecienta su patrimonio gracias a ese invaluable, el trabajador, y sabe porque, la fuerza de trabajo no tiene valor, ella produce un valor superior a su paga, a su mantenimiento, ni el salario mínimo compensa dicho valor, el capital lo sabe, pero no calla, no dice nada, prefiere guardar silencio y ver como sus ganancias se acrecientan y cuando invierten en investigación y desarrollo, multiplican su valor, el capital.

Ciertamente manejar una empresa no es nada fácil, competir en el mercado, con la globalización, además de manejar personas no es nada fácil, ellas tienen necesidades diferentes, hay quienes dicen "termina siendo madre, sicólogo, policía, y muchas cosas para que esto funcione", en un escenario de rivalidades, de competencia, que lleva a desaparición de muchas empresas, por la rapacidad feroz del mercado, la depredación de ellas, aparte de los manager "no supieron adaptarse y competir". Por eso, tal dinámica del mercado capitalista convierte las empresas en vez de un instrumento de creación de valores, es un instrumento de competencia depredadora en constante movimientos, muchas veces el Estado se coloca en aliado de ellas, cuando éste ha sido conculcado a la sociedad.

Estamos pues ante dilemas, de la fórmula adecuada entre mercado y Estado, de simbiosis y articulación entre Estado y empresas, solo que ellas no pueden dirigir la sociedad, como el Estado no puede dirigir empresas, eso solo le compete a la sociedad, empoderarse de tales instrumentos, servir al Estado, cooperar con él, en la producción social, crear un modelo de simbiosis, de mutación empresarial, de transición, donde vayan modificándose los valores de las empresas, la responsabilidad individual pasa a ser corresponsabilidad social, los principios de la misma deben colocarse al servicio del bienestar social. Debemos encontrar la fórmula del bienestar, Estado-sociedad-empresa y solo es posible por erradicar la explotación del trabajo, hacer copartícipe al trabajador en la creación de los bienes materiales.

Dejemos ser egoísta, disfrutemos la creación, el fruto del trabajo, vivamos para compartir el beneficio colectivo, que no es sino la empresa un esfuerzo colectivo, por tanto el beneficio ha de ser colectivo, los medios de vida social deben ser compartido, compartamos el fruto del trabajo social, de lo contrario tendremos, "una persona infeliz, frustrada, y luego otra, y a la final vas a tener un colectivo infeliz". Además; "Hay que ponerse en el zapato del otro para juzgar. El bien individual no puede tampoco menoscabar el bien de la persona y menos del colectivo.

Sin embargo, en este mundo capitalista, "hay mucha gente que se ha hecho Rica y ha explotado a las personas, las ha esclavizado etc….", y eso no ha pasado, está vigente, hay personas sin escrúpulos, no tuvo principios, fue egoísta, educada en el capitalismo, la exclusión social, el racismo, la discriminación de clases, de allí que emprenda un proyecto en su vida, apropiarse del trabajo ajeno, privatizar los medios de vida, en monopolizar los medios de producción, subordinar el Estado, subordinado a una plutocracia, quien dicta la pauta, los roles, las competencias por encima de la ciudadanía, el capital no cambia, conculca los derechos y la democracia, inclusive los derechos económicos.

Así pues; la cultura organizacional del trabajo no se ha modificado en siglos, la explotación del trabajo no cambia, el salario sigue de hambre, la inflación, la artillería de los precios revienta al trabajador, los empobrece, enriqueciendo el trabajo lo sobrexplota, más y más tareas por el mismo precio del trabajo, más competencias pero sin mejorar la calidad social de vida, ni se esfuerzan en políticas públicas para mejorar su condición social, el capitalismo neoliberal es así, su cultura y sus valores son los de la muerte, la guerra, los estados Unidos son sus espejos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1579 veces.



Alexander Kórdan Acosta R.

Economista. Magíster en Gerencia de Servicios Administrativos. Doctor en Ciencias Estratégicas para el Desarrollo. Profesor de la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV). Instructor de Cooperativismo Comunitario.

 kordankovki@gmail.com

Visite el perfil de Alexander Kórdan Acosta R. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a225130.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO