¿Dar, dar y dar..?

No sé si San Vicente,

pero felizmente Nicolás, el coach

de los rojo-rojitos,

parece ya haber encontrado

el camino..!

El Tano

Uno puede tener excelentes delanteros, pero si fallamos en la táctica, por ejemplo, desgastándolos en una estrategia defensiva, de nada servirá cuán buenos sean atacando, porque los desperdiciaremos en un planteo errado, ya que los tipos son buenos a la ofensiva, pero no son muy eficientes defendiendo, lógico, si son delanteros.

Es decir que si fallamos en la táctica o la estrategia, o en ambas dos, todo lo demás saldrá mal, por mucho empeño que le hagamos.

Y no lo digo por Chita San Vicente, que ya verá él cómo arregla el rollo que tiene con la vinotinto, yo lo digo por Nicolás, porque para sus rojo-rojitos veo con alegría que encontró y está corrigiendo el punto de quiebre, el dedo en la llaga, el quid de la cuestión o como se llame la vaina desde donde los esfuerzos darán resultados, si acertamos, o por el contrario, caminaremos hacia el abismo si erramos, repito, aún si le ponemos nuestros mejores esfuerzos.

No desconozco que hay otros asuntos, digo que si no resolvemos esto, las demás soluciones no servirán para nada.

Es un asunto sobre lo cual llevo años hablando, desde cuando a nuestro querido Comandante Eterno, la Asamblea le pasó la carta de un chamo que le pedía, para ese referendo que perdimos, el derecho a voto para los 16 años… En la noche, el Comandante, siempre generoso, dijo que sí, que había incorporado la propuesta del joven al referendo.

Y no.

Así no debió ni debe ser la cosa jamás, porque si los jóvenes quieren el derecho a voto a los 16 años, que junten firmas, que hagan marchas, fogatas, conciertos, que pinten murales, es decir, ¡que luchen! que lo conseguido salga de su correcta información, esfuerzo y organización, que eso les cueste lo suficiente como para agarrar sentido de pertenencia y todo lo necesario para que luego sientan ganas de defender lo conseguido. Los jóvenes y las mujeres y los campesinos… ¡y todos..!

Sin dudas que de este estilo, de esta ¿estrategia? de dar, dar y dar, el Comandante conocía sus peligros, pero a la velocidad que necesitaba las cosas, sin dudas que él esperaba por ahí agarrar un atajo y arreglar eso, con su carisma y ascendiente sobre su pueblo, solo que no contaba con que se tendría que ir, y nosotros tampoco… quedando mucha gente acostumbrada a que le den, den y den, y nosotros dándole y dándole, en un peligroso tour, porque, si bajaba el petróleo, por ejemplo, algunos seguirían exigiendo y si no le dábamos querrían colgarnos de las patas, o lo que es peor, votarían por el enemigo.

Ya en la era Maduro, vi con angustia que el compañero presidente ofrecía que por mucho que bajara el precio del petróleo él seguiría manteniendo los beneficios sociales, contra viento y marea. Contrario a compañeros que aprovechan aporrea.org para despotricar más que criticar al presidente, yo publiqué un dibujo, criticando el resultado y no la incitación, y así se veía un tipo que, tendido en un camastro, tomaba cerveza y miraba tele, tranquilo ahí, total, para qué preocuparse si total Maduro le mantendría los beneficios, no importa cuánto él no luchara ni participara, cuánto él flojeara. (Al final de estas líneas se reproduce el dibujo).

Dándole esa vuelta, hice pues el dibujo para manifestar el alerta, la advertencia, porque creo que la forma de decir eso debió ser "yo quiero mantener los beneficios sociales, y por eso pido tu apoyo, tu ayuda, para que con tu respaldo y lucha junto a mí, yo intente ver cómo mantener, pese a la baja del petróleo, la construcción de viviendas y todos los beneficios sociales que te ha dado la revolución…"

Porque la cosa es cortar a el dar, dar y dar, buscando que la consecución de beneficios exista, pero dejándonos, de paso, un crecimiento en la conciencia personal de los compañeros, además de participación, organización popular y espíritu de lucha.

Por eso me dio tanta alegría ver a Nicolás hablar de esto, el martes 8 de diciembre 2015 "En Contacto con Maduro", ahora con el punto de vista correcto, no por acomodación política, sino por la cruda realidad, porque es imposible que mantengamos esos beneficios sociales si el pueblo no derrota a los enemigos de ese bienestar popular.

Nicolás dijo, mirando a la cámara, que él haría su mejor esfuerzo para cumplir con las 500 mil viviendas de 2016, pero que eso no sería posible hacerlo si no le ayudaban, si no lo acompañaban en esa lucha…

Y ese es el camino, porque evitar que la cosa se entienda como dar, dar y dar, como quien le echa a un saco roto, evitar eso impide además que nuestros mandos medios malentiendan su función, porque lo nuestro no es el asistencialismo sino la conquista del Poder Popular, es decir, que los beneficiados no son nuestros receptores de caridad ni limosnas, sino compañeros de lucha incorporándose a la inclusión y la justicia social.

En estos días hemos visto, oído o escuchado abundantes críticas, muchas de ellas, aunque importantes, no dejan de ser anecdóticas, si no corregimos esto que el presidente ya parece haber tomado firmemente por los cuernos, ya que si lo que estamos corrigiendo se hace dentro de esa ique "estrategia" de dar, dar y dar, a pesar de las cosas corregidas, el resultado final será igual de negativo, como cuando vimos a estudiantes de un colegio universitario riéndose porque "agarramos la tableta, pero votamos por la manito, jeje…" o los indígenas, el sector de más trascendente atención por el Comandante y la Revolución, eligiendo los tres diputados pero para la derecha, es decir, si seguimos con el dar, dar y dar, este terminará embasurándo todo lo demás, por muy bueno que sea o por muy bien que lo hagamos o lo hayamos corregido.

De igual manera, desechando el dar, dar y dar, necesitaremos apurar una mejor política comunicacional y cultural, porque todo esto tiene que ver con la creación, con el echar a andar el hombre y la mujer nuevos. Porque los beneficios deben ir acompañados del buen cantar, ese que tiene sentido, entendimiento y razón, es decir, que el pueblo reciba beneficios, pero acompañados de contenidos, de la sustancia revolucionaria que le da enjundia a todo esto, que si no es así, pasa como cuando a un compa lo invitaron a constituir un Consejo Comunal y él preguntó "¿…y qué van a dar ahí..?" lo cual es una ofensa para cuánto compatriota que se incorpora a instancias como esa con honestidad y espíritu de entrega.

Más de alguna vez escribí que podríamos cumplir todas las metas del proyecto, pero si no ganábamos la Batalla Comunicacional, igual todo podría perderse, irse todo por el bajante… Igual Pascual con la cultura, porque en ambos casos corremos el peligro de ir tras el "pan y circo" o de aplicar las fórmulas del capitalismo, evitando o ignorando las formas revolucionarias de interactuar con las masas. Incluso, algunos llegan a burlarse de uno porque seguimos haciendo y enseñando a pintar pancartas a lo que es brochazo, o porque insistimos en hacer impresos que nos obliguen al contacto directo con la gente, a la entrega mano a mano, a la marcación cuerpo a cuerpo ¡por las rechuchas! a todo lo que nos obligue a ejercer el trabajo de masas..!

En cuanto al otro tema, no son nuevas las dificultades de hacer cultura desde el gobierno, para quienes se criaron construyéndola contra el sistema y sus gobiernos. En cuanto a las comunicaciones, la izquierda del mundo entero parece tener serios problemas para asumir con éxito este ejercicio, y aunque lo repetimos en todos los idiomas, nadie le pone el cascabel al gato, salvo que inventemos espacios donde discutir con transparencia sobre esto, es decir, en eventos donde se escuche y se busque con sinceridad la verdad, y no esos eventos donde las conclusiones se escriben el mismo día cuando se mandan a imprimir las invitaciones, que seamos capaces de discutir para encontrar la verdad, y no solo para ver quién es más vivo a la hora de ganar un debate, jugando vergonzosamente con los tiempos asignados, dándole o quitándole el micrófono según sea si el que habla es o no amigui de los organizadores. Qué vergüenza. O, que sigamos haciendo eventos para demostrar los malos planes que los malos tienen contra nosotros, como si fueran una novedad, como si no los conociéramos, gastando en pasajes, viáticos y hospedajes, en vez de buscar temas donde usemos los recursos para robustecer nuestras respuestas, el qué hacer y cómo hacerlo, a ver si algún día tenemos agenda propia y nos dejamos de andar detrás de los acontecimientos que crea el enemigo…

Dicho sea de paso, en esta administración de cultura, es la primera vez que se me presentan dos compañeros y me dicen "yo soy Friesky y ella es Isabel, nos mandó el ministro Reinaldo, para que seamos sus enlaces, y sepamos así como está su salud, qué está haciendo, qué necesita..." ¡Na'guará!

En este punto, y tratándose del tema de dar, dar y dar, debemos dar el reconocimiento que sí se merecen los que completan el 43 por ciento que contiene nuestro voto duro y rojo-rojísimo, tremendo capital político, conformado por gente que sin dudas no solo aportó su voto, sino que anda a diario cumpliendo esfuerzos, tareas y metas, convencidos de que no vinieron a este mundo para explicar la vida, sino para cambiarla, como dijo don Carlitos Marx, con todo el quehacer personal, familiar sociayl que eso significa. Nuestro homenaje es poco, porque ellos son el Bravo Pueblo de las dificultades y victorias de Simón Bolívar y Hugo Chávez. En un sector popular, patá en el suelo, como la Carretera Vieja Caracas - La Guaira, por ejemplo, hubo un comportamiento de elección presidencial, nadie arrugó en nada, nuestra votación fue la histórica, salvo una extraña alta cantidad de votos nulos, que alguien debería analizar, que algún técnico explique eso por favor, porque derrotados y todo nuestros votos son un monumento de orgullo, dignidad y amor.

Pero ahora, rematando el tema y exigidos por el "por ahora", si somos capaces de esquivar el asistencialismo y por el contrario, el asumir la justicia social lo hacemos parte de nuestra gran tarea de movilización popular, no será el gobierno repartiendo esto o aquello, sino el pueblo construyendo su revolución, y de bolas que defendiéndola. Es decir que ese planteo, esquivar el asistencialismo, por correcto, por incorporar conciencia y organicidad, hará que todo lo demás funcione mejor, no solo jugaremos un mejor partido, sino que por supuesto lo ganaremos y listo el pollo.

En tanto, no sé cómo saldrá Chita San Vicente de su embrollo con la vinotinto… Por lo pronto, digamos que no me gustó que le aceptaran la renuncia al Arango, y menos que se haya terminado yendo de la selección así, como que sin pena ni gloria, ni siquiera un homenaje, una plaquita al comenzar un partido, donde se juegue, por ejemplo, la Copa Juan Arango… Apenas tenga la cosa más clara, escribo otro artículo y le digo cómo tiene que jugar…

¿A Nicolás o a Chita San Vicente..?

A los dos, pana, a los dos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4604 veces.



El Tano

Poeta inurbano, diseñador gráfico. Integró el equipo de comunicaciones de La Moneda cuando el presidente Allende en Chile. En Venezuela, diseñador de los empaques de los productos Casa, que se venden en Mercal. Coordinador de Abrebrecha-UCV. Del Colo-Colo en Chile y del Zamora en Venezuela.

 abrebrechaucv@yahoo.com      @eltanoyea

Visite el perfil de El Tano Yea para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas