Los odios históricos de la izquierda venezolana

La derecha se levanta en un solo estandarte (la defensa de los intereses del capitalismo y de la burguesía), en tanto que la izquierda históricamente se ha se desenvuelto en un archipiélago de grupos, grupúsculos, partidos y movimientos que, en nombre del socialismo y de la revolución intentan por vías distintas, hacerse con el poder en nombre del pueblo, de las clases oprimidas y/o explotadas.

En la izquierda internacional se era marxista con apellido de leninista, stalinista, trostkista, maoísta, cristiano, fidelista, cheguevarista, etc.

Las polémicas entre estas corrientes, tendencias, teorías eran de antología, casi rayando en las discusiones bizantinas sobre el sexo de los ángeles. Sin embargo, en la propia izquierda se han dado casos extremos de fanatismo, como el asesinato vil de León Trotsky, a manos de un enajenado comunista catalán (en una historia no del todo clara aún). De allí que el peligro de los fanatismo de izquierda o de derecha no es un asunto baladí, sino muy serio que hay que atender a tiempo.

Los insultos y descalificaciones en la izquierda, o entre los izquierdistas intentaban, e intentan la eliminación discursiva del otro, en aras de un supuesto purismo revolucionario, por tanto, tenemos que parte del arsenal contra el proscrito es el siguiente: tránsfuga, revisionista, reformista, socialdemócrata, fascista, contrarrevolucionario, derechista, traidor. Calificar a alguien de pragmático, era implicarlo como un oportunista y/o como traidor a los principios revolucionarios, algo que cuestionó ampliamente V.I. Lenin en su texto: "LA ENFERMEDAD INFANTIL DEL "IZQUIERDISMO" EN EL COMUNISMO", para contextualizar el porqué de algunas medidas tomadas en el marco de un proceso revolucionario inédito.

En Venezuela han existidos los partidos históricos de la izquierda: PCV, MIR, MEP, MAS, los llamados grupos de ultraizquierda bandera roja, OR, CLP, Liga Socialista y otros. Los enfrentamientos entre estas corrientes, sobre todo en el ámbito universitario de las universidades "autónomas" que era el más dominado por la izquierda, eran de antología. Enfrentamientos que trascendían de lo teórico-ideológico, a lo físico.

Incluso, hubo una vez en que la izquierda, en 1978, que no pasaba de un 6% del electorado nacional, lanzó 4 candidatos presidenciales: José Vicente Rangel por el MAS, Héctor Mujica por el PCV, Prieto Figueroa por el MEP y Américo Martín por el MIR. Era algo alucinante, disociado de la realidad, puesto que en los momentos de mayor polarización hacia la derecha, la izquierda lanzaba tres y 4 candidatos en varias oportunidades.

Para que veamos un ejemplo de lo paradójico de las relaciones "infantiles" en la izquierda, al interior de un mismo partido, el MAS había dos tendencias que se odiaban y parecían irreconciliables y se etiquetaban como los "Patriotas" que aupaban a Teodoro Petkoff mientras se estigmatizaba a quienes apoyaban a José Vicente Rangel, calificándolos como "los perros". Vaya relación inusual entre compañeros de un mismo partido.

Anécdota: a finales de los años ´70, en La Universidad del Zulia, había elecciones estudiantiles y cada grupo de izquierda tenía candidatos. En una refriega en FACES, un militante de la Liga Socialista, discutiendo con otro joven del MAS, le estrelló una botella de refresco de vidrio en la cara, hiriéndole de extrema gravedad, dejándole profundas cicatrices para toda la vida. En la tarde, los militantes y dirigentes del MAS recorrieron toda la universidad buscando a los de la Liga para vengarse, afortunadamente no los encontraron pues ha podido haber muertos. Sin embargo, destruyeron todo rastro de participación de la LS: carteleras, afiches, murales, locales donde hacían vida. Todo lo que encontraron a su paso fue arrasado por las huestes iracundas del MAS en un deseo rencoroso de retaliación. De esa forma, hay muchas historias hasta de sangre en nuestras universidades de un pasado no muy lejano y vergonzante para la izquierda nuestra.

La convicción de que la división de la izquierda no abonaba a la causa revolucionaria fue lo que llevó al padre cantor Alí Primera a cantar Dispersos con aquellas estrofas: "Pregunto, pregunto ¿por qué nos dividimos? si sólo alegramos a nuestros enemigos.

¿Por qué nos empeñamos en aislar nuestras luchas? las luchas que nos deben llevar a la victoria final"

Esas diferencias luego llegaron a convertirse en odios irreconciliables. Muchos de esos izquierdistas, con el proceso chavista-bolivariano sufrieron una reconversión y hoy son dirigentes de la derecha más rancia. Bandera Roja, con Puerta Aponte, Américo Martín, Macario González, Pompeyo Márquez, Teodoro Petkoff, entre muchos otros y otras hoy son los abanderados de los postulados de la derecha y del capitalismo. Hacia allá se fueron ellos con sus odios, pero entre los chavistas de ahora, aún se mantienen los resquemores del pasado.

Esas divisiones y enfrentamientos eran acicateados por la clase dominante en Venezuela y en otras sociedades donde las distintas formas de conformarse la izquierda tuvieron esas características divisionistas. De allí que fue fácil para los organismo de inteligencia norteamericanos y las burguesías nacionales infiltrar los movimientos de izquierda.

Por ello, Tuvo que llegar Chávez para unificar, desde afuera a la izquierda y nuclear las esperanzas de transformaciones en alguien que no venía de la izquierda histórica, sino de la Fuerza Armada. Incluso. Chávez dio un paso fundamental para pasar del MVR a construir un nuevo partido (el Partido Socialista Unido de Venezuela), tratando de unificar a todas las fuerzas de la izquierda y no lo logró. Intereses particulares, personales y de franquicias partidistas lo impidieron.

Parte de las dudas que asaltan a muchos izquierdistas asociados al chavismo es la crítica que hicieron al militarismo que los persiguió, torturó y masacró durante la llamada IV República, en la que murieron miles de venezolanos bajo la política de liquidación hasta física del adversario.

Hoy después de Chávez, muchos siguen desconfiando de los militares y viceversa, pues ambos mundos tienen horizontes hermenéuticos muy particulares que sólo el férreo liderazgo y la visión estratégica del Comandante, pudo congeniar.

Pero también en los distintos espacios donde se encuentren los chavistas de hoy y de supuestos izquierdistas que no comparten el rumbo de la revolución bolivariana, aparecen los denuestos, descalificaciones y diatribas contra quienes se desea apartar de algún cargo, de algún liderazgo, o de alguna ejecución de política. De tal manera que el proceso revolucionario debe lidiar contra el enemigo histórico del chavismo que es la derecha, el imperio y la burguesía local e internacional y los "revolucionarios" puros, inmaculados, incontaminados que se creen o pretenden hacerse creer más marxistas que Marx, más chavistas que Chávez y/o más revolucionarios que la palabra misma.

Probablemente abordemos otras aristas de este tema en otro artículo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3933 veces.



Cécil Gerardo Pérez


Visite el perfil de Cécil Gerardo Pérez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: