Roland Denis y el "échenle bolas sin mi"

Roland Denis puede adjuntar a su "adiós al chavismo" años de pregón de ideas revolucionarias, y eso, como el mismo lo ha dicho, lo dejará vagando en la soledad. Pretende el Sr. Dennis llamar la atención y "servir en algo al alimento de nuestra conciencia colectiva", pero no, no es así, su retiro y consecuente aislamiento autoanunciado tiene una clásica explicación: a los cobardes nadie los quiere. Disculpen la crudeza.

El Sr. Denis ha acudido a la figura de "La muerte de Dios", de la que ahora todos somos sabedores luego del mágico discurso de Chávez anunciando su enfermedad, para envolver un discurso fatalista con la filigrana filosófica, como para salir bien parado, pero a mi entender "La muerte de Dios" es un mensaje muy simple: "debemos arreglárnoslas solitos y resolver",…Si Dios ya no existe y nosotros existimos entonces debemos seguir existiendo sin Dios.

Chávez al saberse en peligro de muerte acudió a la corriente filosófica, a los símiles de los abismos y al pregón "tu también eres Chávez" para delegar en nosotros, su pueblo, la continuidad del proyecto bolivariano. Chávez pudo haber dicho en buen criollo: "échenle bolas sin mí" pero no fue así, prefirió la parábola como método de enseñanza. Así que no se trata de terminar de matar al chavismo para volverlo a renacer, como lo dice Dennis…nada de eso, se trata de mantenerlo vivo sin Dios, es decir, sin Chávez hombre y con Chávez idea.

El cristianismo no murió con Jesucristo, por el contrario, su muerte es el origen del cristianismo, así que eso de que "el chavismo muere con Chávez" es una loquera, no se pueden matar las ideas. El Chavismo dejo atrás esas explicaciones, tipo consuelo, de movimientos de masas y partidos de cuadros y células y demás…el chavismo existe, está en el poder y debe conservarlo. Y si por la voluntad de la mayoría circunstancial pierde un espacio de poder, sea cual sea, el chavismo debe regenerarse, rehacerse y reconquistarlo.

Tampoco estoy de acuerdo con la afirmación de que el país está muerto. El saboteo es inclemente, y despiadado, la corrupción es un mal terrible, la inconformidad del ciudadano de clase media es infinita, pero el país no está muerto, el país está resistiendo. Sr, Dennis, los países, las naciones los pueblos no mueren…la historia está plagada de ejemplos

Sr. Denis, obedecer a un estado o en un gobierno es la esencia del socialismo. Es simple y llanamente acogerse a una idea colectiva, a unas reglas colectivas. Eso de andar negando la posibilidad del poder y creerse una intelectualidad política que tiende a la permanente desobediencia es una de las formas más camaleónicas que facilitan esconder la cobardía. O se es o no se es. Salirse por la tangente en la actual circunstancia de dificultad que vive esta revolución bolivariana es cobardía, es tratar de salvar el pellejo.

Claro que hay corruptos, pero al menos ellos son castigables. Grave es cuando hay ególatras o arrogantes, que por muy honestos que sean, destruyen la unidad y la moral por la simple malcriadez de no ver aceptadas sus planteamientos. Si en las filas del chavismo hay indicios suficientes para convenir en denunciar hechos de corrupción, la vía, el medio, el canal no es este, es una denuncia formal en la fiscalía o la contraloría respectiva.

¿Qué viene entonces después del chavismo? Simple, mas chavismo, Chavismos de sabores surtidos. Pues muy por el contrario de la tesis que plantea el Sr. Dennis, hay mecanismos productivos y organizativos de base, en las comunidades, en las universidades y hasta en lo militar.

En lo personal no le temo a la derrota, es más, muchas veces las derrotas son necesarias, según reza el dicho: "lo mejor es lo que pasa". Asi que a lo que se le debe tener repudio es a la "derrota anunciada", a la apatía, a la falta de convicción. De eso tenemos que liberarnos los venezolanos, hay que luchar hasta el final, y si después de ese final surge una derrota, pues habrá que reiniciar la lucha para buscar la victoria….es un ciclo infinito, que va dejando dividendos en cada vuelta.

Lucha, batalla y victoria son acciones….la unidad es convicción, es fe colectiva, es socialismo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1961 veces.



Manuel Gragirena

Profesor Universitario. Ingeniero Electricista. Especialista en Telecomunicaciones. Diploma de Estudios Avanzados en Educación. Ex Sidorista

 manuelgragirena1@gmail.com

Visite el perfil de Manuel Gragirena para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Manuel Gragirena

Manuel Gragirena

Más artículos de este autor