La vida es bella: El drama ambiental en el Limón (Aragua)

Jamás, puedo jurarlo, había visto tanta basura junta en una ciudad. Se apila en los parques, en las islas de las avenidas, debajo de frondosos árboles que estornudan de la podredumbre. Donde mires hay basura, moscas, caracoles africanos, ratas, cucarachas. De todo consigues en el Limón y Caña de Azúcar, otrora emporio chavista. Allí el Comandante Eterno llegó a sacar 78 % de los votos escrutados, y cuando caminaba por las avenidas, hoy llenas de mugre, no cabía un alma más, entre la multitud que le adoraba. En los buenos tiempos, claro está. Pero, nadie vio la caída vertiginosa hasta que finalmente las gestiones sucesivas convirtieron al Municipio en un vertedero. Nadie hizo nada, salvo una vez que se le dijo a Carlos Escarrá: ¡Si crees que es un chisme ven al Limón y a Caña de Azúcar y mira las cosas con tus propios ojos! Al día siguiente comenzaron a recoger miles de toneladas de basura. No sé cuál fue su magia, pero la extraño.

La basura, el descuido, el saqueo nos condujo al descalabro político. Perdimos las elecciones y el basurero sigue creciendo. El Alcalde opositor posiblemente invirtió mucho tiempo aprendiendo política en las canchas deportivas municipales, buscando adeptos a su proyecto político, pero no se preparó para la gestión municipal y fracasó.

Temo, que en Caña de Azúcar y el Limón se desate una epidemia grave. Las pestes europeas fueron resultado del desaseo ambiental. Hay un peligro evidente, una amenaza real. Ya se han incrementado los padecimientos respiratorios y algunos niños han sufrido amibiasis porque las moscas contaminadas se han incrementado exponencialmente. Esta es la razón por la cual considero que el problema se le escapó al Alcalde de sus manos, pero también se le escapó al Protector que dista lejísimos del trabajo que en esos menesteres de protección hace Elías Jaua por Miranda. Juntos, Alcalde y Protector, no hacen el mérito que requiere el proceso revolucionario para que el Poder Popular se integre a la solución de los problemas locales.

Entonces ¿Cuál es la solución? Hay que declarar la emergencia ambiental frente a al caos, pero también se requiere políticas públicas bien delineadas para la deposición y el reciclaje. Nuestro Municipio carece de espacios para mantener un vertedero, pero tampoco cobra y tampoco tenemos conciencia de pagar por el servicio. Esa emergencia ambiental debe producirse desde los ministerios del gobierno central competentes para atender la educación, la salud y el hábitat.

Entretanto, no hay explicación que valga para los niños que se crían en El Limón y Caña de Azúcar. Las clases sobre el cuido ambiental en sus colegios no sirven para la realidad que tienen frente a sus ojos; tampoco los lineamientos del Plan de la Patria se dejan ver. Porque parece que por estos lados ha comenzado la destrucción del hábitat que nos hará sucumbir como sociedad y especie.

Hemos pasado de la rabia al desgano, del asombro a la costumbre, de la planificación a la suerte. Y en mi caso, me aborda la nostalgia porque recién llegado a estudiar agronomía en la UCV, los profesores izquierdistas de finales de los años sesenta comentaban entre ellos que había que conseguir parcelas en el Limón porque la naturaleza, en los bordes del Parque Henri Pittier, era una bendición para la vida. Tarde en mi vida pude venirme al Limón, no estoy arrepentido, solo estoy consternado. En los amaneceres cuando los pájaros cantan despertando con sus sinfonías a los habitantes, pareciera que dijeran en sus trinos: ¡desespérate pero no te frustres! También es posible que en sus trinos estén clamando para que el Ejecutivo del estado Aragua y las autoridades legislativas le pongan orden al caos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1874 veces.



Miguel Mora Alviárez

Profesor Titular Jubilado de la UNESR, Asesor Agrícola, ex-asesor de la UBV. Durante más de 15 años estuvo encargado de la Cátedra de Geopolítica Alimentaria, en la UNESR.

 mmora170@yahoo.com

Visite el perfil de Miguel Mora Alviárez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas