En El Nacional se están volviendo locos

Definitivamente El Nacional está en crisis; en su desesperación por hacer que los venezolanos crean que Chávez es un monstruo que se alimenta de niños y viejecitas desvalidas, el bobolongo que lo dirige ha recurrido a toda clase de manipulaciones y mentiras, que no sólo no han logrado afectar la popularidad del Presidente; sino que han convertido el otrora diario más importante de Venezuela, en un panfleto dirigido a un grupo de lectores que creen cuentos como aquel de que el país se derrumbaría económicamente con la caída del viaducto.

Este aprendiz de articulista, que ha sido lector del diario por años y no ha perdido la costumbre, a pesar de la convicción que la falta de cerebro de bobolongo acabó con el trabajo de toda una vida de Miguel Enrique, comenzó por enojarse con el uso que en los últimos tiempos se le comenzó a dar al diario.
El enojo dio paso a la tristeza, cuando comenzó a vislumbrarse la muerte de la credibilidad y la apertura a las ideas de avanzada. Un poco más tarde sobrevino la lástima que dan los caídos; y hoy ya no puedo sino sonreír con desdén, ante tanta mediocridad.

¿Y a qué viene todo esto? De seguro estará preguntándose usted.
Bueno, la razón es que hoy (17 de abril) leí un artículo de media página que al “analista político estrella” de El Nacional (Armando Durán) le publicaron en la página A3.
“Para llegar a la verdad del 11 de abril” es el llamativo título del trabajo, en el que el “experto” intenta dar a conocer a sus lectores “lo que verdaderamente ocurrió en aquellos tristes días de 2002.
Es tan cómico el análisis de Durán, que no pude contener la tentación de comentarlo. De allí que usted esté leyendo esta nota.

Comenta Durán, que el inmenso río humano que salió a protestar aquel 11 de abril fue “una tentación demasiado grande para los oradores que tomaron la palabra en la tarima que los esperaba en Chuao. Carlos Ortega emplazó a la multitud a ir a Miraflores . Y a Miraflores se dirigió aquella masa a pedirle la renuncia a Chávez.”
Dígame usted si no es un chiste (de mal gusto por cierto) que a estas alturas se pretenda decir que el desvío de aquella marcha fue la consecuencia de una simple tentación y no un acto planificado.
Y qué pensar de la “inocente” afirmación de que la marcha se dirigía a Miraflores sólo a pedirle la renuncia a Chávez… definitivamente Duran es un chistólogo o piensa que los demás somos pendejos.

Pero no crea que esas fueron las únicas genialidades del “experto” del El Nacional. Lea esta perla que escribió: “Aún hoy se ignora el origen del primer disparo, pero como se vería después, resultaba imposible negar la responsabilidad oficial en el desarrollo del trágico desenlace de la marcha”
Definitivamente Duran debería dedicarse a escribirle monólogos al Conde del Guacharo.
Nada más se le olvidó mencionar la responsabilidad de quienes promovieron el desvió de la marcha a Miraflores, a pesar de que sabían que allí estaban concentrados desde dos días antes, miles de venezolanos afectos al gobierno. Tampoco comenta que siete francotiradores contratados por aquellos a quienes les convenían las muertes, fueron apresados por el gobierno de Chávez, pero liberados en menos de 24 horas por Carmona y sus amantes de la democracia.
Pero si esto no fuera suficiente para creer que Durán es tan gafo como bobolongo, o simplemente un escritor de chistes malos; adicionemos el hecho que inconcientemente parece olvidar. Hay videos y declaraciones de testigos (militantes de la oposición por cierto) que demuestran que militares golpistas grabaron un mensaje haciendo referencia a las víctimas de los francotiradores, antes de que se produjera el primer muerto y el primer disparo.

Ahora, donde si es verdad que Durán debe haber agotado lo que le quedaba de cerebro es en la tesis que esgrime al cierre de su nota. Según este genio de la comicidad, Carmona no le dio un golpe de estado al gobierno de Chávez sino a la sociedad sambil que había respondido masivamente a su convocatoria de marchar a Miraflores.
Agrega el genio que el pueblo nada tuvo que ver con el retorno de Chávez, sino que “las fuerzas políticas y sociales le dieron la espalda y los militares que no eran parte de la conspiración, sino que sencillamente habían reaccionado ante La gravedad de los hechos ocurridos, se negaron a acompañarlo en la aventura”.
Parecen locos ¿verdad?


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3750 veces.



Alexis Arellano


Visite el perfil de Alexis Arellano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alexis Arellano

Alexis Arellano

Más artículos de este autor