Binóculo Nº 183

"Con hambre y sin empleo, con Chávez me resteo"

Llevo tiempo preguntándome y les pregunto a mis invitados en el programa de radio, las razones por las cuales el gobierno no reacciona ante la evidente crisis del país. No es posible que no diga nada, ni anuncie nada, ni proponga nada. Todo se ha quedado en el fofo discurso de Maduro donde siempre dice las mismas frases: "los bachaqueros son enemigos de la patria" "el que critica es un resentido o un izquierdista trasnochado" y la más brillante de todas, casi épica, de antología, que sin duda entrara a la historia junto a las frases de Tagore o Gandhi, Krishnamurti, Bolívar o Chávez, "ya está bueno ya". Me asombra esa profundidad filosófica.

El tío Miguel decía que la dictadura del proletariado no estaba a la vuelta de la esquina, pero además, consideraba que necesariamente debía debatirse sobre el tema, porque ese concepto, hoy día, deja por fuera a importantes sectores de la sociedad. Sin embargo, insistía en que la lucha de clases era una condición sine qua non de las sociedades para poder avanzar. "Necesita muchos años –me decía- para que, una vez tomado el poder, se entiendan el valor de las transformaciones revolucionarias. Y hay dos cosas que son fundamentales: no detenerse nunca, aunque sea paso a paso; e involucrar a todos en la construcción de lo nuevo, no dejar por fuera a nadie. Hasta hay gente de derecha que simplemente está confundida, pero puede ayudar mucho en el proceso como técnicos o pequeños emprendedores con fábricas pequeñas. Esos son claves para motorizar todo".

Creo que tenemos claro que Socialismo del siglo XXI es cada vez más una expresión que no tiene nada que ver con el país y con este gobierno nuestro que ya no sabemos qué es.

Pero en una difícil encrucijada como esta, creo que no hay nada más inteligente que convocar a todas las fuerzas chavistas para debatir hacia dónde vamos y qué rumbo debemos tomar. Cuántas encuestas más necesita ver el gobierno para entender que el problema no es la oposición porque no es más que una ensalada sin sabor, y sin saber hacia dónde van. Porqué insistir en si Leopoldo López es o no es, cuando es un hombre reducido a la nada, preso e inhabilitado; o si Henrique Capriles puede o no puede controlar algo o nada. ¿Hay algún indicio en los movimientos de la oposición que supongan una preocupación para el gobierno porque está en peligro?

Y ahora sí creo que el gobierno está en peligro, pero no por presiones de la oposición, sino porque la presión en las masas lleva demasiado tiempo. Yo lo decía en un artículo anterior, el fracaso de las internas en la MUD y la victoria de las internas en el PSUV, hizo al gobierno y sus líderes creerse invencibles, cuando lo real es que ya tenemos el primer muerto por efectos del saqueo, un peligroso fenómeno social producto de la incompetencia de propio gobierno para resolver los problemas. Y la respuesta no puede ser el simplismo de que esos son enemigos mandados por la oposición. Es mucho más complejo el problema, comenzando por el hastío de la gente de hacer cuatro colas todos los días para comprar lo que necesita en la semana. Eso agota, cansa, desagrada, genera impotencia y termina por hacer explotar a la gente porque ve burlado sus derechos, cuando un funcionario se siente por encima del bien y del mal para arremeter contra los desesperados.

La turba del viernes en San Félix es una mezcla de muchas cosas, y es, ni más ni menos, culpa de políticas equivocadas del gobierno, que a final de cuentas no tiene ninguna política económica más allá de importar alimentos para distribuir en sus mercados, que de paso son el mejor caldo de cultivo para la corrupción. Y allí se aprovechan las redes sociales para decir que hay problemas donde no los hay, porque todos sabemos que un saqueo en el más peligroso de los efectos dominó que tienen las masas para desahogarse. Y eso tiene un agravante, no hay forma de detenerlo sino con una muy dura represión, lo que volvería impopular al gobierno por primera vez en 15 años. Ironías, un gobierno para salvar al pueblo que debe reprimirlo porque no puede controlarlo.

Los conatos de violencia se vienen produciendo desde hace un mes. En esa oportunidad lo advertí y me dijeron exagerado bajo el argumento de que si el pueblo tiene conciencia, que el pueblo es chavista y que todavía profesa aqueja frase "con hambre y sin empleo, con Chávez me resteo". Es como el cuento del lobo. Pues el lobo acaba de llegar con el primer muerto por estos hechos, lo que significa que la válvula explotó y aún no hemos visto los derrames, pero los habrá sin duda, porque en su soberbia, el gobierno no quiere entender que la situación en insostenible y que una inflación de tres dígitos, termina por enfriarle el guarapo al más arrecho.

"Una sola chispa puede encender la pradera", es una de las más célebres frases de Mao. Ahora estamos viviendo un proceso con varios ingredientes determinantes: 1) elecciones nacionales para designar el Parlamento, a las puertas, 2) un gobierno que sufre el síndrome de Shakira (bruto, ciego, sordo y mudo), 3) ausencia total de políticas económicas, 4) precios petroleros por debajo de lo calculado para el presupuesto 2015 y sin asomos de que mejoren, 5) un poder popular que ni es poder ni es popular y que no lo toman en cuenta, y 6) una crisis económico-social convertida en una olla de presión a punto de explotar.

Es por ello que vuelvo al principio de este artículo cuando pregunto ¿porqué el gobierno no reacciona? No dice nada. Y sin duda es que no sabe qué hacer, ni para dónde coger.

Esta situación expresada en este artículo, para mi camarada Nicolás, es la expresión de un trasnochado revolucionario que muerde los coqueteos de la oposición y que apuesta a la pérdida del proceso. Pero creo que quienes estamos comprometidos con esto, tenemos muy claro que si la oposición toma el poder, el Golpe de Estado contra Allende en 1973, será una fiesta con cotillón y todo, al lado de lo que vendrá en Venezuela. Eso, el enemigo lo tiene jurado. El mejor negocio será montar una fábrica de morcillas porque la sangre serán ríos en todo el país.

Nadie que se precie de revolucionario y que haya militado toda la vida en las filas de la izquierda, puede querer el fin del proceso. Porque sabe además que la primera víctima será el pueblo y por el pueblo se lucha siempre.

Pero es urgente reaccionar. Y es urgente declarar un gobierno de emergencia nacional y convocar a propios y extraños a debatir el problema y buscar respuestas, sobre todo a los grupos revolucionarios y al poder popular que son el eslabón que le falta a la cadena. Esto debe hacerse ya, antes de que llegue el lobo.

Caminito de hormigas…

Un sobrino de Cocciola fue detenido en Estados Unidos con un importante lote de armas, cosa que no sabía ni el Darfa, ni su par en ese país. Ahora enfrenta cargos federales, por lo que el alcalde voló de inmediato a ver cómo le resuelve el problema y al parecer no regresa por ahora… 46 Audiencias le han hecho al ex alcalde Edgardo Parra y no le han comprobado una sola acusación. ¿Cómo le parece?... Cargill producía 2.3 millones toneladas de arroz parvorizado cuando era una empresa privada. Ahora, en manos del Estado, produce solo 300 mil kilos… 400 trabajadores tiene Pdval central, allá en Flor Amarillo. Solo tienen un microondas para calentar sus comidas porque no tienen comedor. Es decir, que los que venden la comida. No tienen quien les dé un plato de ella a mediodía. Ironías… Recomiendo la película El Mundo según Garp. Creo que es la mejor cinta de Robín Williams



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4508 veces.



Rafael Rodríguez Olmos

Periodista, analista político, profesor universitario y articulista. Desde hace nueve años mantiene su programa de radio ¿Aquí no es así?, que se transmite en Valencia por Tecnológica 93.7 FM.

 rafaelolmos101@gmail.com      @aureliano2327

Visite el perfil de Rafael Rodríguez Olmos para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: