Auditoría Pública. Está el Cascabel ¿Ponen al gato?

Seguramente, muchos hemos leído en algún momento de nuestra vida, la historia que hizo célebre la frase: ¿Quién le pone el cascabel al gato?. Habiendo observado toda la discusión que ha generado la propuesta de la Auditoría Pública y Ciudadana, y también los silencios que se han dejado oír, me vino a la mente esta historia, pero de una manera particular. La historia o fábula cuenta, que lo complicado era arriesgarse a ponerle el cascabel al gato.

II

Es muy probable que el desempeño de los órganos y entes del Poder Público (Nacional, Estadal y Municipal) se esté haciendo bajo la lógica de "como vaya viniendo vamos viendo". Es probable también, que el desempeño institucional de estos órganos y entes, no sea objeto de un exhaustivo y regular control. Estas "deficiencias" en el ámbito de los planes y de los controles, es una puerta abierta para fomentar hechos de corrupción.

A finales del año 2014 se aprobó y entró en vigencia el Decreto con Rango, Valor y Fuerza de Ley de Reforma de la Ley Orgánica de Planificación Pública y Popular (LOPPP) y el Decreto con Rango, Valor y Fuerza de Ley Orgánica de la Administración Pública. Estos dos instrumentos normativos que fueron parte del paquete de leyes aprobadas por mandato de la última habilitante se complementan y en ellas se establecen un conjuntos de dispositivos para que ese desempeño no transcurra con la lógica de "como vaya viniendo vamos viendo". La Ley Orgánica de de Planificación Pública y Popular existía y los planes brillaban por su ausencia.

Ni el sistema de planes, ni los planes han sido considerados y respetado dentro de la administración pública. El sistema de planes se mantiene en la nueva norma, pero por ahora, no existen en la realidad.

El Plan Estratégico Institucional (PEI) por ejemplo, es una herramienta que ya estaba en la anterior versión de la ley de planificación, que nadie atendió en el tiempo de vigencia de esa ley. Este PEI de ahora, que es el mismo de la ley anterior, debería haber llevado a los órganos y entes públicos a estructurar de manera transparente lo que quieren lograr, considerando por supuesto, la razón de su existencia como entes.

Suena lógico o debería sonarnos lógico. Pienso primero en lo que hago como institución, reviso mis capacidades institucionales, establezco "mis brechas" entre lo que debería hacer y mi capacidad institucional y fijo mis ajustes. Una vez precisada esta situación, se ofrece la posibilidad de establecer mis prioridades. Determinadas estas prioridades, justifico en función de lo que "naturalmente" debo hacer como ente; los recursos que requiero, que generalmente se asumen en el ámbito financiero pero que efectivamente tienen un alcance mayor. Para producir resultados, no es necesario sólo el recurso financiero. Es muy importante el recurso humano y esto hace posible otro aspecto que no aparece con regular frecuencia en una gestión: La articulación, coordinación y cooperación. En la LOPPP y en la Ley de Administración Pública, cobra mucho sentido estos términos que generalmente son dejados a un lado. En solitario es más fácil apropiarse de los recursos públicos.

En el Decreto con Rango, Valor y Fuerza de Ley Orgánica de Administración Pública contiene también importantes normas que complementa el alcance de la LOPPP. Existe en la ley el principio de control de gestión, pero sin plan y evitando el control, la situación se complica.

En función de estos dos instrumentos y del espíritu de la resolución sobre normas de formación de cuenta; los entes pueden gastar y crear expectativas informando que para tal o cual cosa se invirtieron cantidades de recursos. Eso es bueno que salga a la opinión pública, pero lo que tiene sentido para los organismos y para la sociedad más especifica mente, es el control del desempeño y los resultados. Se puede decir, que el Estado Venezolano ofreció al sector privado y a entes públicos, miles de millones de dólares para importar, pero el asunto va más allá de los montos de miles de millones que se ofrecieron. La finalidad no era ofrecer miles de millones de dólares. No hubo control o las autoridades de desentendieron del control y hoy pagamos un costo político muy alto porque privaron intereses personales y de grupo. "Nadie" se dio cuenta de la fuga de capitales y de las estafas. Esto sucedió con leyes perfectas que detectan las estafas, cuando ya el estafador disfruta de su súbita riqueza en paraísos en otros mundos. Otros y otras continúan aquí porque tienen sus otras leyes que son muchas más efectivas que las reales.

Las leyes han estado ahí, pero sin un sentido práctico porque para controlar y realizar auditoría es necesario afincar la cultura de la planificación que no se resuelve sólo con una buena norma o ley.

Como se podrá observar, desde hace ya algunos años, se tiene un marco normativo ideal para que los órganos y entes del Poder Público tengan un buen desempeño. Hay cabos sueltos que están sueltos por todas partes. Están sueltos en las cabezas de las máximas autoridades y continúan sueltos porque los entes con competencia en el control no pueden o no quieren realizar su trabajo.

La plataforma de auditoría pública que vienen ofreciendo varios colectivos bajo la coordinación de Marea Socialista, pudiera ser, una manera de colocarle el cascabel al gato. Ya el problema no es legal. Tenemos muy bonitas y preciosas leyes; el asunto es ético, que tampoco se resuelve, colocando la palabra ética en un documento que conocimos como: Proyecto Nacional Simón Bolívar. Esto es un esfuerzo y una posibilidad, que reclama de una planificación participativa (transparente) y de unas organizaciones comunitarias con garantías y competencias para hacer controlaría.

En esto último, hay que romper con la versión que muy vivamente han implantado, según la cual; el Poder Popular se reduce sólo a los Consejos Comunales y organizaciones comunales. El Poder Popular también puede y debe ser profesionales, técnicos y trabajadores organizados con facilidades para ofrecer su concursos en muchas áreas y tener la oportunidad de salir de este Estado que continúa intacto. La auditoría pública y ciudadana es participación patagónica y es el cascabel. Se espera que el alto gobierno ponga el gato en el sitio adecuado para que el cascabel haga su trabajo y meta en cintura al gato que tiene la intención de acabar con este proyecto.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1503 veces.



Evaristo Marcano Marín


Visite el perfil de Evaristo Marcano Marín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Evaristo Marcano Marín

Evaristo Marcano Marín

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a209011.htmlCd0NV CAC = Y co = US