Manifiesto ecosocialista en el día del Ambiente

Hoy 5 de junio la minoría del planeta Tierra, celebra el glorioso Día Mundial del Medio Ambiente, siendo una de las últimas fechas internacionales con cierto tinte "comercial", que sobresale en el olvidado calendario ecológico de nuestro polucionado Mundo.

Por desgracia, ya se fueron las efemérides claves para rescatar el sentido conservacionista de la Humanidad, abarcando el 26 de enero "Día de la Educación Ambiental", el 3 de marzo "Día de la Naturaleza", el 22 de marzo "Día del Agua", el todopoderoso 22 de abril "Día de la Madre Tierra", el 17 de mayo "Día del Reciclaje", y el 22 de mayo "Día de la Biodiversidad".

Cuando nos conviene, todo pasa sin pena ni gloria. Cuando no nos conviene, nada pasa sin pena ni gloria.

Pero por fortuna, hoy ya nacieron más de 350.000 muchachitos analfabetos alrededor del globo, quienes NO se cansarán de malgastar litros de agua potable, para seguir abusando de los recursos naturales contaminados, por las toneladas de basura que prenden el switch del irracional consumo eléctrico, y se encargan de exterminar la flora, la fauna y los sagrados ecosistemas de la Pachamama.

No hay duda, que la clásica apatía ecológica por parte de la sociedad civil, de los organismos públicos, de la empresa privada y de los entes gubernamentales, nos mantiene presos en el majestuoso Carnaval del Ecocidio, para que siempre paguen justos como yo por pecadores como usted.

Por eso, los colores de la rebelión existencial arden con el dióxido de carbono, con la pulpa de celulosa, con la semilla transgénica, con la ola radiactiva, con la fractura hidráulica, con la mancha de hidrocarburos, con el aserrín tabacalero, con el oxígeno cancerígeno, y con los sembradíos de narcotráfico que desfiguran el rostro de las selvas, de los bosques, de las junglas, de los manglares, de los humedales y de los océanos que confluyen en la biosfera del planeta Tierra.

Yo soy un ciudadano anormal porque cometí el gravísimo pecado, de pensar un poquito en el bienestar holístico de la Madre Naturaleza. Un tipo miserable que navega contra viento y marea para incentivar la Cultura del Reciclaje, el Ahorro del Agua Potable y la Eficiencia Energética. Quiero que tus familiares, colegas, vecinos, amigos y enemigos, se transformen en seres tan miserables y anormales como yo, para que juntos logremos erradicar tanto consumismo, materialismo y capitalismo salvaje del Tío Sam, que viene convirtiendo a la Pachamama en una codiciada prostituta de uso y desuso masivo.

Precisamente, la ONU promueve el Día Mundial del Medio Ambiente en su edición del 2015, con el lema: "Siete mil millones de sueños. Un solo planeta. Consume con moderación", pretendiendo que la Sociedad Moderna reflexione sobre la necesidad de alcanzar un desarrollo ecológicamente sostenible y sustentable, el cual permita acortar la extrema desigualdad socio-económica visualizada en el planeta Tierra, debido a la nefasta Cultura del Derroche que es practicada a mansalva por los terrícolas del orbe.

Esa difícil situación que cotejamos a diario, ha menguado la capacidad regeneradora de nuestra hermosísima Gaia, quien ya no dispone de suficientes horas, minutos y segundos a su favor, para intentar recomponer el sistemático desastre ambiental, causado por obra y gracia del maldito Homo Sapiens.

Cabe destacar, que Italia fue elegida como la nación anfitriona en el año 2015, para conmemorar el mencionado Día Mundial del Medio Ambiente. Si pensamos en Italia, también pensamos en su capital Roma. Si pensamos en Roma, también pensamos en la Ciudad del Vaticano. Y si pensamos en la Ciudad del Vaticano, entonces nos preguntamos ¿Qué ha hecho la Iglesia Católica para ayudar a conseguir la sustentabilidad del planeta Tierra? Aparte de esconder a curas pedófilos y pederastas ¿Qué ha hecho la Iglesia Católica para que sus millones de ovejas en el Mundo, reduzcan, reutilicen y reciclen la lana que cubre al cegado rebaño? Aparte de sacarle plata a la gente con el diezmo ¿Qué ha hecho la Iglesia Católica para que la limosna dominical, se transforme en jugosas limonadas para los sedientos niños africanos?

Cuando herimos a los demás, somos incapaces de pedir perdón. Cuando los demás nos hieren, somos capaces de rechazar el perdón.

Vemos que las grandes franquicias del catolicismo a nivel global, conocidas tradicionalmente como "Iglesias", no tienen nada que envidiarle a otras exitosas franquicias de origen anglosajón, como los McDonalds, los Starbucks, los Walmarts, los Disneylands o los Blockbusters. En todos lados se cumple con la misma fórmula capitalista. Pagar para comprar un producto o servicio, a cambio de obtener satisfacción 100% garantizada. Por lo general, la gente compra carne de hamburguesas, cafés capuchinos, electrodomésticos, montañas rusas, películas hollywoodenses y una alta dosis de espiritualidad, de paz interior y de falso sosiego.

Un mismo diablo capitalista, personificado por los mejores actores del celuloide. Así se narra la historia sangrienta de la Humanidad. Una historia que para unos, es plástica, frívola, superficial, andrógena, ficticia, alienígena y demencial. Una historia que para otros, es injusta, dolorosa, arrecha, sangrienta, perversa, complicada y triste.

Sin embargo, nos preguntamos ¿Qué culpa tiene el Medio Ambiente de nuestra idolatrada ignorancia? ¿Qué culpa tiene la Madre Tierra de nuestra necesidad de crear dioses, para no sentirnos tan vacíos espiritualmente? ¿Qué culpa tiene el Oso Panda de tantas guerras, muertes y lágrimas derramadas por los más inocentes?

Dígame ¿Qué culpa tiene usted en todo este Carnaval del Ecocidio?

La verdad, usted es el gran protagonista del desfile fúnebre que enluta al planeta Tierra. Eres muy sumiso, pasivo y conformista. Sabes que el Mundo se está cayendo a pedazos, y solo piensas en revolcarte el sábado por la noche con una buena hembra o con un buen macho. Por eso la ONU escogió el lema de "Siete mil millones de sueños. Un solo planeta. Consume con moderación". Es consabido que nuestro egoísmo, se mezcla con la presión social del entorno y con la inagotable estupidez humana, para que todos repitamos el mismo cálculo matemático que oprime al porvenir del Mundo.

Casarnos, tener hijos y desgraciarnos el alma.

Todos repiten la inevitable fórmula sexual durante las 24 horas del día. El erotismo de la gentuza, hace que cada día nazcan más de 350.000 muchachitos analfabetos en el planeta Tierra, que continuarán con el caótico pan y circo eyaculado por sus padres en el siglo XXI. Lo peor, es que ni siquiera piensan en adoptar a un niño de la calle, para reducir la tasa de natalidad global.

La ambición de procrear hijos biológicos genera mayor sobre-población, porque las calles no dan abasto para tanto pañal desechable atorado en las alcantarillas. Se produce mayor sobreexplotación de los recursos naturales, porque hay más bocas que alimentar a costa de quemar más combustibles fósiles (petróleo, carbón, gas). Y se levanta una mayor infraestructura urbanística, que arremete contra la integridad de las especies de fauna autóctona, las cuales terminan siendo una plaga invasora dentro de sus propios hábitats de vida.

Nuestra maldad es tan grande, que no hay cabida para un corazón humanitario, altruista y solidario, capaz de proteger los aguerridos latidos de Gaia.

Los venezolanos tenemos la fortuna de contar con el espectacular "Salto Ángel", que es la cascada más alta del Mundo, que se encuentra enclavado en el Parque Nacional Canaima del estado Bolívar, y que fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. No necesitamos pasaporte, visa y traductor bilingüe, para que nos ayude a disfrutar de su inigualable belleza 100% venezolana.

Gracias al Salto Ángel, podemos armonizar nuestro sentido de pertenencia. Aprendemos del legado indígena heredado de los pemones. Nos sincronizamos con la paz celestial de la Naturaleza. Mejoramos nuestro nivel de autoestima, visitando un lugar de trascendencia histórica mundial. Y nos permite tomar una chorrera de fotografías, que ni el Alzheimer podrá borrar de nuestra legendaria psique.

Pero como buena ovejita del rebaño capitalista, yo estoy seguro que usted prefiere irse de vacaciones a los centros comerciales de Panamá, de Miami y de Aruba, para comprarse un vendaval de laptops, tablets, teléfonos celulares, cámaras digitales, y demás porquería metálica que venden en los mercados de pulgas internacionales.

Usted prefiere ser tratado como un bicho de uña extranjero, antes que gozar del privilegio de zambullirse en el salto de agua más alto del Mundo. Si el Salto Ángel lo vendieran en Amazon o en Ebay, usted fuera capaz de comprarlo por Internet, antes que disfrutarlo en vivo y directo con sus seres queridos.

Seamos sinceros, estamos inmersos en un agresivo proceso de transculturación, que NO nos deja estimar el arraigo cultural, la idiosincrasia y la soberanía territorial de Venezuela. Sin darnos cuenta, terminamos siendo borregos esclavizados al sistema Made in USA, manipulados por la hiperactiva cotización del dólar, e hipnotizados por los ojos punzantes de la carroñera águila calva.

Basta con analizar la escena virtual representada por las redes sociales. Majunche que se respete, tiene su cuentica en Facebook, Twitter e Instagram. ¡Qué barbaridad! Es increíble observar toda la payasada que se habla y se escribe en las adictivas redes sociales. Sinceramente, ya yo perdí mi fe en la Humanidad. Cada día se escriben auténticas gansadas en la Web, y lo más lamentable, es que mientras más idiota te comportes, pues más seguidores tendrás en tu muro.

Tenemos el caso reciente del juego "Charlie Charlie Challenge", que se popularizó en las redes sociales en mayo del 2015. Dicho mecanismo de adoctrinamiento de masas, juega con la salud mental de los niños y adolescentes del planeta Tierra, quienes se sienten tentados por la curiosidad, por lo prohibido y por lo desconocido. El Nuevo Orden Mundial crea el "trending topic", que será consumido por los títeres del show circense, para tantear el grado de obediencia que tienen los jóvenes de hoy, en aras de aceptar la futura carrera armamentista estadounidense.

La cruz, el lápiz y el viento, jamás señalan las terribles consecuencias éticas y morales, ocasionadas por la descomposición social que producen esos mensajes subliminales, dentro del proceso elemental de discernimiento en las colectividades.

Mientras menos te ocupes por el bienestar del Medio Ambiente, más likes, más caritas felices y más pulgares levantados, te mantendrán en la cima del cielo. Lástima que todas esas horas desperdiciadas en el vicio del egocentrismo socio-tecnológico, no las utilizan para atreverse a ver la luz del Sol, y preguntarse para qué carajos siguen vivos en este polucionado Mundo.

Una vez más repitamos el lema de la ONU: "Siete mil millones de sueños. Un solo planeta. Consume con moderación" Ahora surge la interrogante ¿Es realmente posible alcanzar un Consumo moderado, responsable y consciente? Hoy por hoy, es simplemente imposible que la Humanidad se comprometa a conseguirlo.

En vez de celebrar el Día Mundial del Medio Ambiente, deberíamos festejar cada 5 de junio el "Día Mundial del Ecocidio". Sería una efeméride mucho más realista, y acorde con la demoledora aniquilación ambiental, que se enfatiza en los cuatro puntos cardinales del globo terráqueo.

Todo lo hacemos mal, y lo haremos peor durante las próximas décadas. Por ejemplo, de los 20.000 osos polares que actualmente habitan en el Círculo Polar Ártico, se teme que dos tercios de la población total desaparezcan para el año 2050, debido a que los dueños del Cambio Climático, del Efecto Invernadero y del Calentamiento Global, solo desean que las agujas del reloj junto con las capas de hielo, sean rápidamente perforadas, manchadas y asesinadas con el aguacero de lluvia ácida, que empapará cada rincón del caluroso orbe.

¡Hasta el Führer era mucho más ecológico que tú! Más allá de la pesadilla genocida del holocausto, el supuesto Diablo nazi mostraba claras señales de veganismo en beneficio de la vida de los animales, y le preocupaba la contaminación del aire a causa de los gases tóxicos liberados por las industrias germanas. Puedes llamarlo loco, chiflado, esquizofrénico, epiléptico, o emplear cualquier otro calificativo negativo que sin duda se lo merece, pero aunque a muchos les duela reconocerlo, en su gobierno se asumía una política de respeto ambiental y una visión ecológica a futuro, muchísimo mayor que la ostentada por los politiqueros del siglo XXI.

Entendamos que el Medio Ambiente es el mejor aliado en la lucha conservacionista mundial, y NO es un enemigo que deba ser destruido por toda la Humanidad.

En la actualidad, Alemania es líder global en el uso de la energía solar, por ser utilizada como la principal fuente renovable para el crecimiento del país. La diversificación de la matriz energética, permitió que los germanos alcanzaran niveles casi ilusorios de sustentabilidad. No es casualidad que para el histórico 9 de junio del 2014, Alemania llegó a cubrir el 50,6% de la demanda total de electricidad, mediante la producción de energía a cargo de nuestro amado astro rey.

Recordemos que Alemania NO posee el incandescente Sol que resplandece en los estados venezolanos de Zulia, Lara, Nueva Esparta, Anzoátegui, Barinas, Monagas o Falcón. No obstante, la gran hazaña conservacionista de los teutones, se consolidó gracias a la instalación de paneles fotovoltaicos en los tejados, que amortiguan la demanda eléctrica de la población germana, y demuestran que en los rayos renovables y amigables del sol, se unifica la salvación ambiental para las nuevas generaciones de Seres Humanos.

Por el contrario, Venezuela se halla totalmente derrotada en términos de sostenibilidad ambiental. Utilizamos la energía solar solo para saber con exactitud, dónde caerá la saliva del escupitajo lanzado por la arrechera de los venezolanos, quienes dejan sus charquitos de agua en el asfalto de la soleada carretera. Así NO creo que lleguemos ni al 5% de la sustentabilidad ambiental con energías renovables (solar, eólica, geotérmica, hidráulica).

Sin Educación Ambiental obligatoria en las aulas de los colegios públicos y privados, en los cálidos hogares criollos y en las frenéticas calles venezolanas, pues será imposible generar cambios ecológicos importantes en Venezuela.

Para muestra un simple botón. ¿Ministerio de Ecosocialismo y Aguas? ¡Por favor! ¿A qué bestia se le ocurrió ese rebuscado nombrecito? ¿Será que ni siquiera saben qué es el Ecosocialismo? Vamos a explicarles en pocas palabras. El Ecosocialismo es una doctrina que busca el desarrollo endógeno de los pueblos, incorporando a las comunidades y a sus habitantes dentro de la gestión pública ambiental, con el fin de utilizar responsablemente TODOS y cada uno de los recursos naturales provistos por el Medio Ambiente.

Obviamente la praxis del Ecosocialismo engloba la planificación, el acceso y el aprovechamiento del agua, del aire, de los suelos, de los minerales, de los ecosistemas y del resto de las potencialidades naturales que posee un territorio. Por eso, es absurdo, redundante e ilógico, que seres analfabetos de procedencia venezolana, invoquen con total displicencia al Ministerio de Ecosocialismo "y Aguas", pese a que simplemente debió ser nombrado Ministerio del Ecosocialismo.

Esa letal incongruencia, demuestra la falta de conocimiento técnico de los compatriotas pseudo-revolucionarios, y deja un macabro signo de interrogación en el futuro ambiental de nuestro país.

Si bien todavía contamos con el memorable Quinto Objetivo Histórico del Plan de la Patria, no sabemos si esa propuesta vanguardista, bien intencionada y factible de llevar a cabo en Venezuela, pueda ser honrada por el casi extinto Ecosocialismo del siglo XXI. Cada día nuestro Ecosocialismo se va transformando en una arcaica letra muerta, en una utopia de vagos y en el sacrilegio de los maleantes.

Es cierto que no se puede tapar el Sol con un dedo, pero tal vez si se pueda tapar con un puño cerrado.

¿Por qué lo afirmamos? Porque en Venezuela no se recicla ni el 10% de las 8 millones de toneladas de basura que se producen al año, porque seguimos siendo el país con más alto consumo eléctrico per cápita de Latinoamérica, porque el agua sigue siendo una mercancía privatizada al servicio de la corrupción centralizada, porque la minería ilegal en Áreas Verdes Protegidas sigue comiéndose el destino de los pueblos originarios, porque el maltrato animal se incrementa con tanto gemido de dolor que desangra a las orquídeas, porque los guarimberos talaron y quemaron más de 5000 árboles sin recibir castigo, y porque las leyes ambientales que se aprueban, son a prueba de palabras, pero nunca a prueba de hechos tangibles en el tricolor patrio.

Quizás es un reflejo de la vagabundería que sufre el Mundo. La gente buena con buenas ideas muere pronto. La gente mala con malísimas ideas gana rapidito.

Aquí en la Tierra siempre gana Monsanto, Coca Cola, Nestlé, BP, Cargill, Bayer, Bimbo, Shell, Ford, Colgate-Palmolive, Nike, Apple, Sony, VIT, Microsoft, Gillette, y demás engendros corporativos aplaudidos por la tonta Sociedad Moderna.

Cuando aprendes a vivir, la vida vuela. Cuando aprendes a volar, la vida vuelve.

De todas formas, el 5 de junio es una fecha que invita a la motivación, al compromiso y a la preservación del Medio Ambiente. Dejemos la tristeza, la depresión y la confusión, dentro de una polvorienta agenda de 1985. Nosotros los anormales que pecamos de ignorantes por querer amar a la Tierra, te ofrecemos consejos ecológicos para que no sigas siendo un ecocida a sueldo.

No malgastes el agua potable. Evita dejar encendidos los equipos electrónicos por capricho. Al imprimir o fotocopiar documentos, hazlo por ambas caras de la hoja de papel. No abuses del consumo del aire acondicionado, ya que es uno de los grandes culpables de los apagones y fallas repentinas, que revientan al sistema eléctrico venezolano. No tires basura en las calles, en las plazas, en las playas o en los parques. Piensa antes de hablar, antes de escribir y antes de escuchar. Reutiliza las cajas de pizza, las botellas de refrescos, los periódicos viejos, y cualquier otro material inorgánico (plástico, vidrio, cartón, metal, papel), que pueda ser recolectado y trasladado hasta los centros de reciclaje en tu localidad.

Desde mi cibermedio Ekologia.com.ve te pido que hoy despiertes de la pesadilla del Carnaval del Ecocidio, y te rebeles en contra del sistema neoliberal de turno. Quiero que conviertas los aforismos de mi lectura ecológica, en una bonita realidad compartida con tu familia, con tu comunidad y con tu espíritu. Yo sé que NO lo harás por voluntad propia, pero igual te seguiremos aleccionando por siempre.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2136 veces.



Carlos Ruperto Fermín

Licenciado en Comunicación Social, mención Periodismo Impreso, LUZ. Ekologia.com.ve es su cibermedio ecológico en la Web.

 carlosfermin123@hotmail.com      @ecocidios

Visite el perfil de Carlos Ruperto Fermín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas