Los parásitos dueños del capital “Se comen el corazón de la patria”

Señala Edgar Perdomo Arzola (EPA): La inflación por demanda está ocurriendo porque la demanda de los productos sube más rápido que la oferta, y el sector productivo acorralado por el burocratismo ‘soviético-venezolano’ no los deja producir con rapidez…”. Estamos consciente que el gobierno ha venido aumentado de manera sostenida los sueldos y salarios de los trabajadores, se puede decir que el gobierno de Nicolás Maduro sale en defensa del poder adquisitivo de la clase obrera y profesional, no creo que exista al menos un trabajador que ante la situación descontrolada de precios, la anarquía de la fijación de precios en el mercado no esté interesado en que se le aumenten por vía contractual o por decreto el nivel de los salarios o los sueldos.

La situación de la inflación es tal según EPA que “la descontrolada inflación (también llamada hiperinflación). Esta temporada de hiperinflación que vivimos, donde los precios suben tan rápido, donde lo primero que hace la gente al cobrar el sueldo es comprar comida para el resto del mes, puesto que si ahorran el dinero, en unos días no les sirve para nada” para comprar, óigase bien,  el valor de los precios sube más rápidamente que el valor de los salarios, quiere decir que los precios de los bienes ofertados por las empresas capitalistas crecen más rápido que los salarios pagados y dada esta situación la demanda de los bienes principalmente “comida” crece más rápido que la oferta, optando los empresarios elevar el nivel de ganancia, subiendo los precios y deprimiendo el poder adquisitivo.

Nos preguntamos si es así, siguiendo la idea de EPA, porque entonces, este caballero afirma la inflación de demanda es producto del acorralamiento que sufre el sector productivo capitalista por el burocratismo soviético-venezolano?. Primero debemos aclarar que llama por burocratismo soviético venezolano el señor EPA, pensamos que tal categoría para calificar la forma de gestión del estado, sin embargo al parecer dicha categoría usada después de la guerra fría, paso al desuso, este señor usa el término soviético para amalgamarlo a la forma de gestión de los venezolanos, pero eso significa que está desfasado, que su uso denota odio, ese mismo que acuña con el termino para descalificar a la revolución bolivariana y sus funcionarios.

Creo que Epa alimentado por el odio antisoviético, antistalinista, eso que sobrevalora criticando la revolución socialista es producto de sus reiteradas críticas, su capacidad de odio al socialismo es ilimitado, su odio al Estado es perverso, corre el riesgo de errar en sus juicios al evaluar a la clase dirigente de la revolución bolivariana, su papel hegemónico y consolidación defendiendo el poder frente a la burguesía venezolana.

¿Cuál burguesía?, se pregunta EPA, al parecer este caballero todavía anclado en la postguerra fría, no se ha dado cuenta que existe una burguesía comercial, industrial y otra financiera. Así dice EPA, doliente de la burguesía “y los estragos de un cliché ideológico  que corrompe la condición de ciudadanos  del pueblo venezolano. Donde se aplica el principio: “Si la burguesía me odia, yo la odio”, yo me pregunto ¿Cuál burguesía?” Termina diciendo.

Parece que el señor EPA no sabe de dónde surge la inflación, porque si se pregunta por la burguesía debe referirse a los que ofertan bienes al mercado, los que compran la mano de obra, los que la explotan, lo que llama sector productivo que ofertan bienes y servicios a los trabajadores consumidores, incluso los nque aumentan los precios de los bienes y servicios que ofertan ¿estamos claro?. Son los mismos que como “parásitos” se comen el salario de los trabajadores, devoran los aumentos de los sueldos y salarios, los mismos que odian la humanidad, los mismos que siembran miedo a los consumidores cuando estos acuden a comprar comida, medicamentos y padecen los estragos sociales del empobrecimiento por causa de la subida de precios, llevándonos del miedo al terror del mercado, “puesto que si ahorran el dinero, en unos días no les sirve para nada”.

Esto es el terror del mercado, la violencia con que desatan los precios, descargando una crisis del sistema capitalista, tales como la “Especulación  y carestía, violencia en los supermercados, frente a los anaqueles vacíos. Dos años después a  Nicolás Maduro, le ha tocado algo imposible: ver la parálisis de la economía en uno de los países más ricos en recursos naturales de la América Latina, y alienando al pueblo con subsidios que paran en manos de grupos de mafiosos parásitos corruptos, causantes de la inflación que vivimos, y aplicando una ideología del resentimiento” señala EPA, esa especulación con los precios, esa baja de producción que crea carestía, y esa transferencia de la riqueza de los bolsillos de los trabajadores que ni siquiera les permite ahorrar y pasan a las arcas de los grupos mafiosos causantes de la inflación, los empresarios capitalistas.

Pero es que no se trata simplemente de odio de la burguesía, es la propia naturaleza inhumana del capitalismo, impide el acceso a los bienes de primera necesidad, su producción es limitada, el consumo limitado, a causa de precios hiperinflacionarios, entonces vemos que según EPA, “el valor del bolívar fuerte ha menguado, debido a que para un mismo servicio, hay que pagar con más más bolívares”, a quienes, al sector privado,  a los empresarios capitalistas, la causa la explica EPA, responde a la inflación estructural, tanto de oferta como de demanda.

En el primer caso, EPA señala que es producto de una “…mayor cantidad de monedas emitidas se junta con una menor demanda de bolívares, con la huida del dinero, y cada vez menos bienes ofrecidos, actualmente se produce menos, y hay menos importación de bienes. Es un parasito letal, que se come el corazón de la patria. Más bolívares en circulación que la gente no quiere, y aunado a esto, menos bienes ofrecidos esto no puede terminar de otra manera que con una hiperinflación. Que continuará según los expertos en la medida que el Gobierno no tenga disciplina fiscal, con el BCV  emitiendo para financiar al tesoro y, además, cada vez con menos bienes ofrecidos en la economía por la cadena de errores de una política económica desfasada (ejemplo el control de  cambio) que han paralizado el sistema productivo nacional”.

Detengámonos aquí; no creo que existe una menor demanda de dinero, al contrario existe una gran demanda en bolívares, la inflación por supuesto no es que hace huir al dinero, al menos del ahorro si, procura su inversión para crear rendimiento, la gente quiere más bolívares, aumento de sueldos y salarios para contrarrestar la subida de precios, y en este contexto, el gobiernos e ve obligado aumentar los sueldos y salarios ya sea por la vía ordinaria o crédito fiscal, a cuenta del Tesoro, ¿Pero que pasa si el aparato productivo no está preparado para la subida de la demanda?, se produce una presión de demanda sobre la oferta de bienes, luego estos escasea, y se sirven los parásitos de los bolívares en elevar los precios para beneficiarse de la misma, sangrando el alma y corazón de la patria, los trabajadores.

Por el contrario; cuando se produce la inflación de la oferta, por la vía de los costos empresariales del capitalismo, “La inflación de costos se debe porque  los costos de la producción suben aceleradamente, por el encarecimiento, y la escasez de las materias primas, y las empresas mantienen sus márgenes subiendo el precio de sus productos”, aquí juega un importante papel la compra de dólares al gobierno, ya sea para comprar materia prima, equipos o herramientas, y si estas escasean recurren a comprarlas en el mercado negro, “el dólar paraco”, el mismo producto de lavado de dólares, que entran al país de manera subrepticia, confrontado con las leyes de la República, desafiando las normas y las leyes, entonces es cuando se genera un precio marcado por las actividades especulativas, “el dólar today” donde las mercancías se vende a precios arbitrarios, anárquicos fijados por los parásitos de los dólares que se comen el corazón de la Patria.

Así pues la hiperinflación tiene profundas raíces, ella es alimentada por el juego del mercado, la apuesta política a la crisis de la revolución bolivariana, a la política de la confrontación, a las políticas de odio al Estado, a la idea de desmantelar los controles, para continuar con una política de menosprecio por el nivel de vida de los trabajadores, menosprecio por el bienestar social, el odio de la clase burguesa de la igualdad social, pretendiendo sostener la desigualdad social, de consolidar su posición privilegiada en el orden capitalista.

Fuente:

1.-Edgar Perdomo Arzola “Seguimos con el lenguaje del odio de: ¿Hitler y Stalin?”, Aporrea, 15/05/2015


2.-Edgar Perdomo Arzola, “Un parasito se come: ¿El corazón de la patria? “, Aporrea, 31/05/2015



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1630 veces.



Alexander Kórdan Acosta R.

Economista. Magíster en Gerencia de Servicios Administrativos. Doctor en Ciencias Estratégicas para el Desarrollo. Profesor de la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV). Instructor de Cooperativismo Comunitario.

 kordankovki@gmail.com

Visite el perfil de Alexander Kórdan Acosta R. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a208635.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO