Maduro convención el 23, cumplirá el 24...

  Al César lo que es del César. Maduro se conectó con la audiencia en un hermoso acto bien concurrido este  23 de Enero. Vimos a gente conmovida con su discurso y la masa se mantuvo atenta hasta finalizar el acto, cuidadosamente organizado, en un ambiente apoyado con las imágenes de los mártires de la lucha contra la dictadura de Pérez Jiménez   y del puntofijismo.
   Remendaron el capote que ellos mismos  pusieron el 23 de enero del 2014 cuando la consigna central, en aquellos actos,  fue reivindicar “el espíritu del 23 de enero”  con lo cual se trastocaba el verdadero significado de la gesta emancipadora cumplida por la  Junta Patriota encabezada por Fabricio Ojeda. Cosa de locos, pero ese fue el contenido de los discursos del gobierno y del PSUV el año pasado. Ante la “salida” de la derecha  respondieron con el concepto político utilizado por las fuerzas contrarrevolucionarias después del 23 de enero del 58.
  La esencia del acto este año pareciera que hubiese sido concebida por otro partido y otro gobierno. Fue una digna conmemoración revolucionaria, sin enredo ni confusiones, del 23 de enero del 58 y de sus consecuencias en las décadas siguientes.
   La rectificación ideológica es un paso positivo, valiente y plausible. En todo caso se corrige una torcedura histórica. Podremos esperar lo mismo en tiempo real? Eso sería lo deseable y es lo que la política revolucionaria reclama.
   Maduro dijo que su gobierno le había dado un ultimátum a las grandes empresas distribuidoras de alimentos. Entendimos que el Presidente  ha querido comunicarle al país la percepción acertada de un gobierno que ha llegado al límite de tolerancia con los sectores privados responsables del acaparamiento y pidió el apoyo popular para lograr vencer la guerra económica. Me parece  haber escuchado esto antes por lo cual tengo mis dudas.
   Vimos  una manifestación combativa y de respaldo convencido a las medidas socialistas que el gobierno pudiera tomar en contra de los acaparadores que buscan con sus acciones tumbarlo. Por falta de un pueblo en la calle parece que no está desarmado el Presidente, el gobierno tiene la última palabra.
   Lo bueno sería, aunque es mucho pedir, que la táctica política frente a  los acaparadores y todos los de su calaña partiera de la  idea y la práctica que tenía Fabricio Ojeda con esa clase de granujas con quienes la confrontación  es inevitable e irreconciliable.
   En todo caso fue un acto bonito y propicio para el encuentro de los revolucionarios sin perder de vista el contexto existente pues mientras transcurría el evento, con el discurso encendido del Presidente y los cantos revolucionarios de los grupos culturales, no muy lejos  en los supermercados, de la urbanización “23 de enero” y del todo el país, la gente hacía colas inhumanas  para beneplácito de la burguesía apátrida que asesinó a Fabricio Ojeda y  a los demás caídos.
     Las colas no derrocan gobiernos pero sí derrumban la credibilidad de las masas en sus gobernantes y en el voto que les sirve de sustento.
 
   *Profesor de Filosofía jubilado de la UPEL.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 948 veces.



Sergio Briceño García

Profesor Universitario de Filosofía de la Educación Jubilado de la UPEL. Autor del Poemario "Porque me da la gana" y de la obra educativa "Utopía Pedagógica del Tercer Milenio". Ex Director Ejecutivo de la Casa de Nuestra América José Martí.

 sergiobricenog@yahoo.com

Visite el perfil de Sergio Briceño García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a201594.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO