Dificultades económicas y la vanguardia

La realidad nos golpea a la puerta y nos guste o no habrá que atenderla, en algún momento la sensatez empezará por reconocer que no hicimos lo que debimos hacer, que culturalmente nuestra dirigencia política no escapa a la cultura rentística que impone nuestro modelo de desarrollo de capitalismo de estado, que el incremento de la deuda externa, la disminución de nuestras reservas internacionales, la incapacidad para cumplir con la meta de producción de hidrocarburos de 4 millones de BD desde el 2008 y el poco desarrollo de las experiencias socio productivas nos colocan en una posición de minusvalía ante el brusco descenso del precio del petróleo que puede llegar por debajo de los 40 $ el barril.

La verdad es que ninguno de los grandes productores se ha planteado una estrategia para recuperar los precios aun cuando la realidad es que hay una sobre oferta de casi 2 millones de barriles día, ni los árabes ni los rusos han bajado su producción y a pesar del incremento de la demanda con la entrada del invierno y la guerra en Siria e Irak los precios no suben y continúan su descenso que hoy ronda el 55%, debido a que la proyección del bajo crecimiento de la economía mundial pesa mas. En el mercado energético que es preponderantemente regido por las reglas del capitalismo, históricamente los precios altos han permitido el desarrollo de nuevas tecnologías que incrementan su producción, hoy gran parte de esa sobre oferta se debe al desarrollo del crudo de esquisto en USA y Canadá y paradójicamente los precios bajos atentan contra estas nuevas tecnologías que necesitan un piso de alrededor de los 65$ el barril; por otra parte, estos precios bajos pueden dejar fuera del mercado a mas de 3.000 pequeños productores, ya hay importantes proyectos de explotación cuya ejecucion esta siendo postergada por las trasnacionales, tal es el caso de Ucrania donde se acaba de paralizar un proyecto de 10 mil millones de dolares para producir crudos de esquisto.

Ante esta dura realidad de precios bajos de hidrocarburos, la vanguardia de la revolución debe utilizar las enormes dificultades económicas que afrontaremos para convertirlas en una trascendente oportunidad, no podemos ni debemos seguir reproduciendo esquemas y practicas que solo afianzan nuestra dependencia de la renta petrolera y del modelo de desarrollo del Capitalismo de Estado.

A la vanguardia le corresponde utilizar esta crisis para deslastrarnos de la cultura de la renta y desarrollar la cultura del trabajo y de la productividad, colocar como prioridad ordenar y planificar el gasto, darle preponderancia al Sistema de Planificación y muy especialmente a los CLPP como órganos para empoderar al poder popular, es imperativo recuperar el cementerio de proyectos agroindustriales que son una verdadera ofensa a la memoria de Hugo Chávez, incrementar la producción en todas las empresas del Estado y predicar con el ejemplo, con la Ética, la austeridad y la honradez. No se puede seguir repitiendo lo que hizo CAP, es contrarevolucionario!

@williancontigo


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1653 veces.



Willian Rodríguez


Visite el perfil de Li Min Wu Rodríguez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: