¿Sacudón o palmadita?

El camarada Presidente Maduro nos dejó a todos esperando el gran sacudón pese a lo imperativo de hacer cambios profundos en el alto gobierno y en la forma de conducir el proceso bolivariano; realmente lo que hubo fueron ratificaciones, enroques y sólo 6 caras nuevas, siendo lo único relevante la salida de Rafael Ramírez de PDVSA y del Ministerio de Petróleo y Minería.
El camarada Nicolás tomó una decisión sobre la propuesta de conformar un Gobierno del Gran Polo Patriótico, decidió que su gobierno no sea la expresión de la diversidad de los partidos, movimientos y frentes sociales, de los trabajadores e intelectuales que han logrado las victorias electorales desde Hugo Chávez, decidió negar la propuesta que planteaba ampliar la base social del gobierno que le serviría de contrapeso para mejorar los controles y apalancar la contraloría social, colocando a los mejores, más competentes y más capacitadosprofesionales para asumir el desafío de superar el modelo rentístico y capitalista. Decidió repetir la práctica sectaria de nombrar un gabinete que sólo lo conforman el Psuv y los militares.

Es claro que mantener el equilibrio de las distintas corrientes y tendencias en las luchas por el poder dentrodel Psuv y los militares no le dejan mucho margen y debe priorizar la unidad interna para mantener el compromiso histórico de avanzar en la construcción del Socialismo Bolivariano con el Plan de la Patria, pero para esto es indispensable la unidad política y programática de todos los revolucionarios.Pero persistir en la práctica del sectarismo, negando los argumentos teóricos y las estadísticas, no contribuye con ese objetivo. No estamos en tiempos de vacas gordas, todo lo contrario, la escasez, la especulación, el acaparamiento y la alta inflación son elementos que debemos evaluar diariamente en la correlación de fuerzas.

Los revolucionarios seguimos en deuda con la imperativa necesidad de avanzar en la construcción de una dirección colectiva, estamos convencidos que se agotó la práctica mediante lacual el gobierno es la dirección.Después de 15 años sabemos que construir un modelo que desmonte la estructura social, productiva, política y cultural de nuestro capitalismo rentístico para construir el Socialismo Bolivariano, Ético y Productivo, no es tarea de un solo partido y el Psuv no ha podido avanzar en este objetivo estratégico, así como no ha podido contener ni reducir la corrupción.

Aspiramos desde la militancia revolucionaria que esta nueva alineación de ministerios con seis vicepresidencias permitan obtener victorias económicas y estructurales a la brevedad para resolverel déficit fiscal, la escalada de la inflación y el desabastecimiento, la deuda del Gobierno con el sector privado por importaciones no liquidadas y los desequilibrios en materia cambiaria que amenazan con hacer crónica y generalizada la escasez en todos los ámbitos y alcanzar las metas de producción tanto de PDVSA como en las empresas públicas y privadas que requieren medidas de incentivos, estabilidad económica y acompañamiento.
No habrá victoria política sin victoria económica. @williancontigo


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2343 veces.



William Rodríguez


Visite el perfil de Li Min Wu Rodríguez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social