Elías Jaua: ¿Aplaudimos?

En una amplia información que fue recogida (entre otros medios) por el Correo del Orinoco y Aporrea, El Canciller de la República Bolivariana de Venezuela y Vicepresidente del PSUV para la región central, sugirió ni tan subliminalmente, que no deberíamos hacer críticas porque esta práctica, se convierte en un factor de desmoralización. Para que entendiéramos mejor lo no tan sublime del mensaje; Jaua echó mano a Chávez y lo colocó como un recurso de fondo para tranquilizarnos, porque se supone o se concluye que todo va casi exactamente como él lo hubiese querido.

Nos trata de convencer Jaua, de lo improcedente de la crítica, metiendo a Chávez de esta manera en el asunto:

“Hay compañeros que se desmoralizan con la primera dificultad, que viven llenos de pesimismo, de angustia, Chávez era enemigo de la crítica y la autocrítica para desalentar, no soportaba eso, que alguien criticara algo para hacer sentir mal, el comandante las usaba como un instrumento para avanzar y vencer, no para desmoralizar”[i]

Palabras más palabras menos, Jaua trata de convencernos, diciéndonos que si hay alguna debilidad con el proyecto y hay una pérdida de popularidad; la causa de esta ausencia de pueblo, no es por los errores cometidos, sino porque hay un equipos de críticos y críticas que tienen el firme propósito de desanimar.

Un ejemplo. Si nos prometieron una seguridad y soberanía alimentaria y hoy el proyecto sufre sus consecuencias por el incumplimiento casi total de este promesa; la culpa de un desencanto, no es el incumplimiento de un objetivo, sino la insistencia de unos críticos y críticas que se empeñan en tergiversar la realidad y hoy, no somos  como ayer,  una economía de puerto e importadora.

Si el proyecto nos prometió una economía endógena, sustentable y con un nuevo modelo productivo y si hoy  seguimos siendo tan capitalista como ayer; el asunto de esta lejanía entre objetivo y realidad, no está en el desempeño del gobierno, sino en la insistencia de los críticos en querer acomodar su discurso a una realidad que sólo cabe de los que hacen críticas.

Se institucionaliza la ida, según la cual, la crítica es inconveniente o por lo menos no hay que ventilarla públicamente, como si efectivamente dispusiéramos de un departamento de quejas, en el cual hay un buzón para recoger las críticas e inmediatamente se procesarlas.

Vale que ciertos funcionarios y funcionarias hagan críticas al capitalismo, pero si alguien es capaz de decir: ¡nos parecemos tanto al capitalismo!; ahí se aruga la cara y aparecen los que son capaces de plantearnos: salten a la oposición y ya. Esta es una de las prácticas en que se deja colar este proceso de institucionalización de un no a la crítica.

Hasta donde he podido observar; la crítica que viene surgiendo desde lo interno del proyecto no es infundada.  Existe toda una fundamentación de estos cuestionamientos que no se refutan. Esta especie de institucionalización a la “no crítica”, tiene una variante, que también se maneja con cierta sutiliza.

Este sábado por ejemplo, el presidente de la Comisión de Finanzas y Desarrollo de la Asamblea Nacional, Ricardo Sanguino[ii] ofreció unas declaraciones bien simpáticas. Reconoció Sanguino que el “gobierno no está contra la empresa privada”, lo cual no deja de ser cierto, pero se le “olvidó” decir que la empresa privada (toda) si está contra el gobierno y financia los golpes. 

Sanguino habló de una estafa,  lo cual supone que hay unos estafadores, unos estafados y otros proestafadores, pero esa situación para nada nos coloca a qué distancia estamos de la nueva ética que se nos prometió. Hay contrabandistas apátridas. Los Apátridas son los contrabandistas y unos guardias que caen después de  que el contrabando ha andado con plena libertad. Jamás se no habla del descuido o abandonó que ha sufrido  la nueva ética que se nos prometió, sin la cual, no podrá haber un nuevo estado de cosas.

La inconsistencia y los errores son primero y  las posibles causas de los desalientos. De estafa estamos full y con consecuencias. Ahí está Eligio Cedeño, que con dinero de los venezolanos y venezolanas, financia a la oposición fascista y no fascista.

Marcano.evaristo@gmail.com


[ii] Se dio una estafa al país en once años de control cambio http://www.aporrea.org/contraloria/n256850.html



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5005 veces.



Evaristo Marcano Marín


Visite el perfil de Evaristo Marcano Marín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Evaristo Marcano Marín

Evaristo Marcano Marín

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a194170.htmlCd0NV CAC = Y co = US