El asesinato de Eliécer y los perros escondidos

Esta parece ser una noche que no concluye para mí, el sueño no quiere acudir en mi auxilio y es que una espinita no deja de acariciar mis sentidos y esa espinita me dice: “Mataron a Eliécer Otaiza de una manera artera, vil y cobarde, pero de igual modo la espinita me viene diciendo desde una ciudad llamada Barcelona: “Mataron al director del DIM” y finalmente la misma espinita acude a martirizarme y murmura en mis oídos desde Ciudad Bolívar: “También mataron al director del DIM aquí en ciudad Bolívar” y finalmente la espinita musita a todo mi ser: “Arturo están diezmando con absoluta habilidad, con absoluta precisión, con absoluta vileza y con absoluta cobardía, a los cuadros fuertes de tu comandante Chávez y sabes que ello se corresponde con una estrategia bien planificada, por uno o varios perros con disfraz de Caperucita Roja y que además están podridos de odio contra la Revolución en Venezuela, por esa Revolución Humanista por la cual tu Comandante, entregó la vida como una ofrenda sin pedir nada a cambio.”

Tornando a la realidad me olvido de la espinita y comienzo a atar cabos sueltos y concluyo en forma preliminar, que la espinita tiene toda la razón, estos tres asesinatos fueron muy bien planificados, no existe ninguna casualidad y no son casos aislados, todo obedece a una acción bien calculada, por perros inmundos con trajes de Caperucita Roja, que bien pueden estar dentro y fuera del proceso revolucionario venezolano.

Desde hace mucho, muchísimo tiempo lo vengo señalando al Presidente Maduro, luego de la sensible muerte inoculada de mí Comandante Chávez o mejoran la Inteligencia Social o los vuelven polvo y con ello decapitan definitivamente, la Revolución en Venezuela, para que muera a nivel latinoamericano, toda iniciativa humana y de equidad y se perpetúe por los siglos de los siglos, la maldad imperial.

El imperio contraataca no es una mentira es una absoluta realidad y ante los múltiples fracasos, para acabar con el proceso venezolano han acudido a las más diversas estrategias, entre ellas la guerra económica y sicológica contra el pueblo, para lograr el Reflejo Condicionado que produjese otro sacudón, para surgir como los salvadores del pueblo y llevarlo a su vil y asquerosa Democracia Representativa de nuevo, pero estas carroñas malolientes no volverán.

Siguiendo la trayectoria de vida de ese gran luchador que y será siempre Eliécer Otaiza Castillo llego a la conclusión que fue un revolucionario leal y sincero, que siempre se identificó con su pueblo, con su crecimiento, prueba de ello su actuación en Misión Robinson y ello si le duele a los miserables, que los pueblos se eduquen y destierren la ignorancia, porque entonces no los pueden manipular a su antojo, como si de bestias se tratara.

No pretendo adelantarme a los hechos repudiables del asesinato, pero considero que Eliécer fue víctima de una celada, fue víctima de una hábil trampa del enemigo que lo condujo a la muerte, no creo en falsos amigos y esos amiguitos me dan un mal tufito, quiera Dios esté equivocado, el crimen estaba montado, calculado, bien planificado, no se explica cómo estas ratas asquerosas le clavaron cuatro tiros y que además lo despojen de su documentación, me imagino que en Venezuela existen muy buenos policías, por cuanto evidencias criminalísticas debe haber por montones.

De nuevo surge la espinita y me dice: “Arturo la forma en qué matan a Eliécer es cobarde y sucia, pero además se corresponde plenamente con una acción militar, ni más ni menos y en consecuencia, el perro o los perros sucios, que planificaron el crimen pueden corresponder al ámbito militar, encárgate de buscar a esas basuras.”

 

¡ESTOS CRIMENES ATROCES NO PUEDEN QUEDAR IMPUNES!

¡GLORIA A LOS CAÍDOS EN ÁRAS DE UN FUTURO MEJOR!

¡LOS QUE MUEREN POR LA VIDA NO PUEDEN LLAMARSE MUERTOS!

¡PERROS SUCIOS NO VOLVERÁN!

¡ELIÉCER TU MUERTE NO QUEDARÁ IMPUNE!

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2053 veces.



Arturo Pradera


Visite el perfil de Arturo Pradera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: