Coman mamey o del arzobispo de Barquisimeto

Vecinos del área este de la ciudad de Barquisimeto, según testimonios, se las han visto mal: 60 carros de un estacionamiento de la urbanización Patarata fueron dañados, dicen ellos que por presuntos colectivos y en la ciudad de Cabudare, municipio Palavecino también han construido barricadas, derribado árboles, postes del alumbrado eléctrico o semáforos han derribado los supuestos grupos afectos al oficialismo, también dicen; y creen que sean personas extrañas… (El Impulso, Barquisimeto, 23 de febrero de 2014., P. A 4 y A 5).
¡Embuste! … otros testimonios focalizados por la vía de la red social del facebook indican lo contrario: que han sido los mismos vecinos que, en sus delirios extremos, aliñados por el odio al rrrrégimen, que ellos mientan, se agreden curiosamente atrapados en su foquismo absurdo entre ellos mismos, en una locura sin parangón; luego admiten que las barricadas, que ponen ellos mismo son para defenderse de supuestos ataques, (El Impulso, Barquisimeto, 24 de febrero de 2014, p. A 5); verdaderamente deleznable y esquizoide esas actitudes entre sectores de la llamada clase media, “la personificación de una categoría económica vinculada al trabajo improductivo que deriva de un grado relativamente avanzado de desarrollo capitalista, que conserva su condición de asalariada y de dependencia con respecto al capital”, (como dice Sara Finkel en su libro La educación burguesa, P. 99).

Ellos mismo se “secuestran”, o como diría el hombre aquel: se auto secuestran y hasta pueden llegar, Dios no lo quiera, al auto suicidio. ¡Por las llagas de Cristo!, ¿quién podrá detenerlos en ese accionar tarambana? El Estado debe actuar y de hecho lo está haciendo y romper así lo que el Dr. Tulio Monsalve da en llamar “Dilema vandálico, (Correo del Orinoco, Caracas, 18 de febrero de 2014, p. 9) “¿Qué hacer? ¿Debe, como s su papel, el Gobierno, con el apoyo de la Constitución y la ley, dar inicio a un proceso judicial que determine y promueva las sanciones que está obligado a cumplir? O, por razones nunca justificadas, ¿voltear para otro lado y con ello evitar las críticas que sus actos puedan producir?”, (op cit, P. 9). Esto último fue la estrategia que usaron en Barquisimeto, municipio Iribarren y en Cabudare y sus urbanizaciones de reciente creación. Gobernador del estado Lara Henri Falcón y sus adláteres, los alcaldes de la mud, Alfredo Ramos y José Barreras, se hicieron los locos y hasta propiciaron la guarimba golpista. Luego hablan de la boca para fuera, como dice Trino Mora en una vieja canción, de amor y paz… Voltearon para otro lado y evitar así las críticas.

Digo, porque hasta Su Excelencia Reverendísima, el Sr. Arzobispo de Barquisimeto, Dr. (O Licenciado, como que es solamente, en Filosofía y/o Teología; que no demuestra, por demás, tales conocimientos abstrusos, ya que cuando habla suelta a penas algunas simplezas abrumadoras sobre antropología filosófica o algunas verdades de fe, semejante a mi amigo el cafetero; cuando no lugares comunes, esos mismo de los sectores de la oposición venezolana, esos otros universitarios de la mud y sus flamantes líderes); José Antonio López Castillo, así se llama este Arzobispo, ¡válgame Dios!, les hizo una misa en Catedral a los manitas blancas y soltó a ese, su rebaño de niños bien y la santurrona sociedad civil, a la calle. ¡Adelante, mis cuates! Les dijo desde el altar, tienen prohibido cansarse hasta que abatan a este rrrégimen…. Como un político más o como si fuera la reencarnación (¡herejía!) de Mons. Arias Blanco, pero olvida un detalle; la mollera no le da para escribir una pastoral como aquella de 1958 y al parecer tampoco sabe leer los signos de los tiempos, aunque me imagino que el abogado Joel Ramos le habrá sugerido, como lo hace constantemente en sus artículos en el querido diario El Impulso, que estamos en una dictadura. ¡Este Arzobispo es un remedo! ¿Cuándo será que el Papa Francisco lo envíe a evangelizar por esos mundo de Dios y logre tener una experiencia religiosa profunda, una conversión? Porque no se me olvida que hace ya algún tiempo el teólogo Dr. Pedro Trino en una conferencia les decía eso a los obispos y arzobispos de Venezuela: la necesidad de la conversión, algunos al parecer no trascienden a comprender que ellos no son príncipes y caen en el chismorreo de palacio, el favoritismo y la mediocridad de no servir a todos sino a un sector privilegiado, véase el discurso del Papa Francisco a los nuevos cardenales, (El Universal, Caracas, 24 de febrero de 2014, P. 1-12).

“Papa aconseja a cardenales evitar las intrigas de poder”, Francisco pidió este domingo a los 19 cardenales nombrados que aspiren a la santidad y eviten los comportamientos propios de una corte, como las intrigas, el chismorreo, los favoritismos, las preferencias… amemos a quienes nos son hostiles, (…). Ser santos no es un lujo, es necesario para la salvación del mundo”… (op cit., p. 1-12). Ergo, el Arzobispo de Barquisimeto debe transformar su ministerio, oír a todos, no servir a una parcialidad. ¡Sino que renuncia! Y se vaya por ahí, como un curita de pueblo, si es posible pa´ La Piedra del Cocuy, en la frontera Sur del país o a Baragua, a trabajar con los pobres…

Pero una misa cantada en la Catedral, para que marcharan por la paz grupos de la oposición; es una parte de ellos, porque los otros, los más violentos no van a misa (¿quién ha visto diablo en misa, dicen en mi pueblo?) O si van, son al revés de de los Diablos Danzantes del Chorpus Christi, que después de sus andanzas se arrodillan ante el Santísimo, yo no sé, algo así, estos primero casan destrozos, paralizan la ciudad en sus urbanizaciones, causan terror… Y luego van a misa, bueno, allá cada quien con sus conciencias, si es que las tienen; incluyendo al Arzobispo.

Siempre infundiendo temor al comunismo, (me hace recordar a un antiguo Arzobispo de Maracaibo, Mons. Roa Pérez, que frecuentemente hablaba por radio los sábados en la emisora La voz de la fe, en mi caserío El Hato de Baragua; un conservador integrista quien decía que votar por el PCV era pecado); pero López Castillo, el Arzobispo de la MUD olvida el ateísmo práctico con que viven muchos de esos jóvenes y la sociedad civil que se dicen cristianos; llamando a la conciliación pero constantemente parcializado…Como si estuviera en otro país, porque si algo distingue a la Revolución Bolivariana, con Hugo Chávez Frías a la cabeza y ahora su hijo, el obrero de largas luchas, Nicolás Maduro, es un espíritu cristiano; con mucha sensibilidad importante nunca vista antes hacia los grupos socialmente más vulnerables, que a mí me hace pensar que Dios estaba con Chávez.

Uno no sabe cómo es que un Obispo así, como este López Castillo, pueda ser alguien estimado por toda la grey, por toda la comunidad cristiana, que siempre es plural y diversa. Eso lo aprendí de un cura de la Parroquia de la Santa Cruz por los años de finales de los setenta y todos los ochenta, quien decía que él privadamente podía ser adeco, allegado a Doña Dori Parra de Orellana, pero en sus misas, que era muy carismático, nunca, nunca dejaba traslucir sus simpatías políticas.

Muchos años después, sería probándolo, lo pusieron a dar un discurso de orden, por no sé qué del Pbro. don José Macario Yépez; personaje famoso y polémico por estas tierras y vinculado a los eventos de los comienzos de la procesión de la Divina Pastora los sucesos que culminaron con la muerte del Gobernador Rierra Aguinagalde, por intrigas de poder; bueno, y entonces yo, que soy amigo de ese guaro, me dije: “Voy a ver qué va a decir el pendejo ese… que cayó en semejante trampa por vanidad será”… Me situé a oírlo donde no me viera. Y el hombrecito ese, que no tiene títulos universitarios sino sus estudios eclesiásticos y una inmensa biblioteca de temas teológicos y de la doctrina social de la iglesia; por aquellos años, pues, no sé si la habrá vendido. Un autodidacta, se podría decir, se ha mandado un soberbio discurso en defensa de la patria y la gesta heroica de José Félix Ribas y la juventud de 1814.
Después, al final, al verme me dijo y sabiendo que tengo alguna formación en Historia, me espetó: “coño, pensé que no ibas a venir, qué te pareció la vaina…” Machete, bery good, le dije yo… “Eso que yo dije, en realidad, lo aprendí fue en mi escuela, en tiempos cuando se enseñaba la historia romántica. Ahora eso se había perdido, hasta que vino Hugo Chávez a rescatar otra vez la nuestra historia heroica… Eso hay que reconocérselo, sin mezquindad. Aquí hubo un tiempo, el del neoliberalismo de los ochenta y noventa donde querían hacernos sentir vergüenza por nosotros mismo. Por nuestra gestas, porque ahora todos ser es científicos en las valoraciones del pasado, como si se tratara de una disertación en el Angelicum de Roma. Pues no, la historia hay que sentirla, atrapar el sentimiento del auditorio con la comprensión de la misma”.

Volviendo al tema central que aquí nos ocupa. Ahí, en la homilía de la misa a los escuálidos el Lic. Antonio López Castillo, convendría decirle así porque el Arzobispo no trata de las cuestiones de la fe sino de la política, dizque les dijo, no se me cansen, eso lo tiene prohibido, según la misma fuente (El Impulso, 23 de febrero de 2014); Su Ilustrísima López castillo, llamó a los jóvenes, de la mud, se entiende, porque como decía Jean Paul Sarte, los jóvenes son muchos y me imagino que ese Monseñor no los conocerá a todos, ni todos estaban ese día en Catedral e irían a marchar como blancas palomas por la Av. Venezuela hasta la entrada del Cardenalito… en la homilía les sugirió que no se cansaran, como una arenga política…. Por cierto, al final de sus caminata con cruces y otros adminículos religiosos como franelas y gorras con dibujos de la Divina Pastora, dizque sintieron mucho coraje, ay, los pobres, porque la policía y la Guardia Nacional Bolivariana, no los dejó pasar y empezaron a tomar posiciones… Entonces muchos miraban por todos los lados, sería buscando algo qué incendiar, basura, monte o árboles pero inmediatamente recordaron las palabras de su líder político, nada menos que el Arzobispo de Barquisimeto y se gritaron unos a otros, Nada de violencia. Tampoco fueron reprimidos. Sino que los conminaron y regresar a sus hogares a rezar el rosario, sería, y otros les dijeron: ¡Coman mamey!... (Y la verdad resulta al menos curioso que, como en el comercial de televisión muchos de la llamada clase media no entiendan que la democracia supone tolerancia y respeto para crear los acuerdos consensuados en función de la convivencialidad, ¿será por eso que el Arzobispo de Barquisimeto tuvo que meterse a político y mandar a los líderes de la MUD a comer mamey o avispa, porque, como decía el Tío Simón, cigarrón atora?). En realidad, hay toda una sociología pintoresca en todas estas manifestaciones de protesta y vandalismo, expresiones de la vida cotidiana mediadas por la anomia, la inobservancia de las leyes civiles y las normas morales o las reglas de oro más elementales presentes en cualquier sistema filosófico y religioso, para decirlo así, parafraseando un libro del antiguo cronista de la ciudad, el escritor larense den Germán Garmendia: Sociología pintoresca de Barquisimeto, referida a otro contexto, por su puesto: los hechos sociales hasta la medianía del siglo xx en esta comarca.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1571 veces.



Luis Saavedra

Docente, Trabajador popular.

 luissaavedra2004@yahoo.es

Visite el perfil de Luis B. Saavedra M. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis B. Saavedra M.

Luis B. Saavedra M.

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a182977.htmlCd0NV CAC = Y co = US