Apátridas, ya lo de ustedes es sadismo

Hoy nuevamente decido escribir motivada por la tragedia sucedida a una ciudadana venezolana muy querida en el medio artístico y a su compañero, el cual todos hemos lamentado.

El tema lo han tomado de bandera política, más que por el dolor que se puede sentir, cuando alguien muere en manos del hampa. Los medios afines a la oposición le han sacado provecho a esta situación para buscar lo que no se les ha perdido.

Particularmente soy de las que opina que la delincuencia se le ha escapado de las manos al gobierno, y como leí en uno de tantos mensajes por las redes “La delincuencia no se acaba quitándole el arma a los delincuentes” Reconozco que el gobierno ha buscado por todas las vías controlar el alto índice delictivo, pero definitivamente no ha podido con este flagelo.

Quienes hemos sido víctima del hampa vivimos atemorizados, amen de las practicas fascistas por la que hemos pasado quienes asumimos responsablemente una postura radical en defensa de la revolución. Hay un miedo que nos invade cada vez que salimos a las calles o dentro de nuestras casas, pues ni allí sentimos tranquilidad por escuchar a diario, “asaltaron a los vecinos que estaban sentados en el porche de su casa o a fulano le acaban de robar su carro” y como estos ejemplos hay muchos más.

Pero resulta que las cosas van más allá, desde que Chávez llego al poder busco la manera de integrar a quienes fueron excluidos, dándoles la oportunidad de prepararse a través del estudio, becas, se crearon misiones que los favorecían, para ver si así, salían de la miseria y se integraban a la sociedad productiva y dejar los vicios aun lado. Pero nada ha valido, la mayoría de estos seres no quieren salir del mundo donde están, a muchos les cuesta salir de esa vida delictiva, es allí donde digo, que el problema radica en acabar y romper con el sistema que ha logrado desarrollar bandas organizadas, donde son utilizados la mayoría de estos jóvenes, viven a merced de la droga y la vida fácil de robar y matar.

Con este caso tan politizado, quiero decirle a la otra parte de los venezolanos a los que no les gusta el gobierno Chavista y que desahogan su arrechera despotricando de la patria, que dan vergüenza ante el mundo. La actitud asumida por una parte de los artistas raya en sadismo, y los medios han utilizado ese sadismo para disfrutar del morbo que genera este lamentable suceso.

Como leí en otros artículos, para el resto de las personas del planeta, su País es respetado. Hemos visto como en México artistas y músicos han muerto en manos del hampa, de igual manera en Colombia no nada más han sido víctimas del hampa organizada, sino de los paramilitares y guerrillero. Pero nadie ha salido a decir que su País no sirve, y mucho menos a decir la cantidad de sandeces que se han dicho por las redes, porque la Patria esta primero. ¿En que nos hemos convertido los venezolanos?

Así como se sienten los familiares de esta venezolana, así se sienten los familiares de aquellos que han muerto de manera inesperada en manos del hampa o sicarios contratados como por ejemplo el caso de los muertos que se suscitaron a partir del 15 de Abril cuando personas drenaron su arrechera y mataron a otros venezolanos entre ellas niños por salir a celebrar la victoria de las Elecciones Presidenciales.

Cierro estas líneas, diciendo que a diario mueren muchas personas en manos del hampa, somos víctimas de robos, atracos y secuestro. Todas estas situaciones deben sentirse por igual y que este caso tan polémico debe ser utilizado para buscar de una vez por todas una solución drástica para frenar tanta delincuencia.

elivaldivizol-66@hotmail.com
@chavez_2021



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4955 veces.



Elizabeth Valdiviezo


Visite el perfil de Elizabeth Valdiviezo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Elizabeth Valdiviezo

Elizabeth Valdiviezo

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Oposición