El 1.1 es diáfano

El objetivo 1.1., del Plan de la Patria es claro y sencillo. Debemos "Garantizar la continuidad y consolidación de la Revolución Bolivariana en el poder", según el II Plan Socialista de la Nación, que nos presentó el Comandante Hugo Chávez, ratificado y ejecutado en toda su extensión, por el Presidente obrero, Nicolás Maduro.

En este sentido y de cara a las elecciones del próximo 8 de diciembre (8-D), elegiremos los próximos alcaldes y concejales, quienes determinarán si tendremos el Estado Comunal o si perderemos todo lo conquistado por el Pueblo en las tomas de decisiones locales y municipales.

Del lado del fascismo criollo, ya la derecha tiene sus candidatos, los hijos de la generación frigurt, los "niñoschic", las niñas de sonrisa de Mona Lisa (María Machado y el resto de tapamarillas), los señoritos de moral reprimida de día y travestíes en noches de lentejuelas, con algunas migajas para los dinosaurios, que otrora gobernaron según los designios de los padres de estos portentos, cuyo sumun es la trilogía del mal.

Del lado revolucionario, es decir, en el Gran Polo Patriótico, bolivariano, socialista y chavista, bajo el liderazgo de Nicolás Maduro, están nuestros candidatos.

Pero, como no se cansa de decir Don Perucho Conde, nuestro juglar y pensador revolucionario, "nunca falta un pero". Ahora, han salido los herederos que se sienten parte del testamento, imprescindibles y necesarios para cambiarle el curso a la historia. Éstos, agarrados de la imagen del Comandante, pero bravos con el Presidente obrero, al que lo sienten como poquito al lado de su estirpe revolucionaria (por lo de chofer), han desacatado toda línea y ante la escasez del papel toillette, por el desabastecimiento programado de la derecha, han decidido lanzarse en candidaturas, para desgajar del chavismo electoralmente, así sea, preñado de santas y nobles deseos, para darle paso o para que se cuele el fascismo en su más rancia expresión.

A esos iluminados, herederos sin testamento, pedirles que declinen o depongan su actitud, sería como "pedirle peras al horno", según el filósofo del Zulia, Rosalito. A estos quintacolumna, debe irles muy bien, puesto que nadie sabe cómo, ni de dónde han sacado para sus campañas. Quién paga el desgajamiento electoral que pretenden, a sabiendas de que cuando mucho, van de terceros? Algo es seguro: el que ahora abominan del gobierno nacional, regional y local, en espera de montarse en el autobús en retroceso de la burguesía aurinaranja, porque a ella no aspiran desgajarle un voto, ni pueden, porque alguien paga ese festín.

A los de a pie, al pueblo, a los desdentado que ahora tienen planchas, a los beneficiarios de las misiones, a los vecinos que hoy pueden reclamar en libertad, a todos los que cada día y cada noche se forman en las aldeas universitarias, a los pescadores y agricultores que hoy son tomados en cuenta, a nuestros viejos, a todos, nos queda una sola cosa: ganar con nuestros candidatos del Gran Polo Patriótico. Y, los que estamos con Chávez, vamos con Nicolás Maduro.

sipango60@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1234 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas