Los bodrios de "Caprichito"

Analicemos esos bodrios, su contenido y las amenazas que “caprichito” nos lanzó a los revolucionarios por los medios de comunicación. No debemos analizar esta “disección” con el mismo criterio que si se tratase de un discurso baladí; caprichito “rebuznó” y lo consideramos, fundamentalmente desde el punto de vista de esa fascista “democracia burguesa”; pero precisamente, desde esa perspectiva el “diserto” tiene grandes ambiciones.

“Caprichito”, nos da a entender que los imperialistas son guardianes de “nuestra libertad”, los consideramos el peligro más inmediato y, en una perspectiva histórica, el más amenazante. ¿En qué sentido se puede calificar a los imperialistas de “guardianes de la libertad” de los mismos pueblos que explota? Sí cada uno de estos actos de “defensa” implica la sumisión total del país “defendido”. Las correrías ejemplares del imperialismo demuestra que a los “guardianes” no les interesa lo más mínimo la “libertad”. La razón reside en que Washington considera a las democracias de nuestra América un instrumento más dócil y seguro de sus intereses. Debido a la tremenda decadencia del imperialismo, nuestra América no será óbice para que los “guardianes de la libertad” nos apliquen una nueva invasión.

De las vagas formulaciones de “caprichito” se puede concluir que espera convencernos de que nos unamos voluntariamente... a favor de la oligarquía fascista y los restos de los partidos del puntofijismo para seguirnos saqueando. Notamos además que esta “deserción” programática no dice una sola palabra sobre los Estados Unidos, “es su aliado”, o concuerda con nosotros en que representa un gran peligro para nuestro país y los gobiernos latinoamericanos débiles y atrasados que están lejos de haber logrado su independencia total. Tampoco el señor “caprichito” especifica el modelo de país que nos está ofreciendo a los venezolanos. Analizando su discurso, tal parece que lo que nos ofrece es un gobierno servil y pelele.

Cuando la justicia no preside a la armonía entre el pueblo y las clases, el patriotismo de los privilegiados ofende el sentimiento nacional de las víctimas. El culto mítico de la Patria, como abstracción ajena a la realidad social, fue siempre característico de tiranuelos que inmolaron a los pueblos y deshonraron a las naciones. Aunque invoquen la Patria para cubrir su bastardía moral; son enemigos de la nacionalidad los que no presienten el devenir de su pueblo, los que lo oprimen, los que lo engañan, los que lo explotan. Enemigos, también, los que sirven y adulan a los poderosos y a los déspotas: histriones o lacayos, cómplices o mendigos.

Maldiga el pueblo a los envejecidos tartufos que conspiran contra la paz, encendiendo regueros de intrigas internacionales en la diplomacia secreta. Mil veces maldiga a los que hacen correr en el mundo una sola gota de sangre, que no es la de sus propias venas.

¡Tiene bolas que hable de sobrevivencia del más apto más de un bolsa que aparte de asesino, se robó varios millones de dólares del erario público!

El Libertador dijo: Primero el suelo nativo que nada, él ha formado con sus elementos nuestro ser, nuestra vida no es otra cosa que la esencia de nuestro país; allí se encuentran los testigos de nuestro nacimiento, los creadores de nuestra existencia y los que nos han dado alma por la educación; los sepulcros de nuestros padres yacen allí y nos reclaman seguridad y reposo; todo nos recuerda un deber, todo nos excita sentimientos tiernos y memorias deliciosas; allí fue el teatro de nuestra inocencia, de nuestros primeros amores, de nuestras primeras sensaciones y de cuanto nos ha formado. ¿Qué títulos más sagrados al amor y a la consagración?

¡Sigamos siempre juntos –con– Chávez

¡Patria socialista o muerte!

¡VENCEREMOS!


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1838 veces.



Manuel Taibo


Visite el perfil de Manuel Taibo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a169594.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO