El legado de nuestro héroe

“Por consiguiente, un cambio estructural solo resulta factible si se desafía al sistema del capital en su totalidad como un modo de control metabólico social, y no mediante la introducción de ajustes parciales en su estructura.” István MNészáros en El desafío y la carga del tiempo histórico: el socialismo del siglo XXI.

A casi doce semanas de la partida del héroe que nos despertó de la pesadilla del capitalismo, convertido en líder supremo de la revolución cruzó como un cometa errante durante cincuenta y ocho años y siete meses el cielo de nuestra nación pariendo Patria. Antes de él había sólo nación. No había identidad patriótica defendiéndose del imperialismo. Sólo existía Venezuela en el juego de fuerzas en el club de naciones organizadas bajo el yugo del neoliberalismo más radical. La identificación patriótica que le dio nuestro héroe a la nación fue convertirla en lo que somos y hemos sido siempre, una patria rebelde, religiosamente libre y en eterna lucha por su soberanía e independencia. Para nuestro héroe fue natural descubrir en la justicia social una causa de lucha por la soberanía y la independencia del alma criolla ante los embates del sistema capitalista más salvaje que nunca. Volvió a soplar sobre los semiolvidados gritos revolucionarios de la raza taina sobreviviente y fluyendo por su propio torrente escarlata volvió a oír los cantos originarios señalando la libertad. El viento llevó a sus oídos los ritmos serpenteantes de tambores sagrados anunciando a Dios en la selva gritando liberación. Con el agua indígena y el fuego africano nuestro máximo líder vio en Bolívar el arquetipo del padre revolucionario capaz de señalar con dos siglos de antelación al entonces invisible enemigo imperial bastión del capitalismo herido de muerte hoy gracias a su espada.

No sabemos dónde nos llevarán estas aguas tormentosas que han dejado once familias de luto gracias a la desequilibrada y psicótica mirada del fascismo local aupado por un liderazgo sionista que ha traído la guerra de Palestina al país. El apartheid que Uribe y Capriles y Santos pretenden imponer con siete bases militares gringas nada más que en una sola nación con salida a los dos océanos lo estamos enfrentando con las instituciones de la unidad nuestra americana como lo son UNASUR, ALBA, CELAC, PETROCARIBE, ahora próximamente BANCO DEL SUR, y muchos más. Todas ellas unidas bajo unos principios de solidaridad y justicia social, verdadera democracia y sin exclusiones determinando así las doctrinas que surgirán para la defensa del Sur y de este modelo protagónico y participativo contra del sionista.imperialista. No sabemos o no queremos saber lo que vemos en Siria aplicándose en Venezuela lentamente. El agua se va calentando y la rana dentro de la cazuela no cree que no podrá de un salto liberarse. ¡Qué cómoda se siente en esa tibieza paradisíaca…! Silencioso el pueblo revolucionario ve cómo el sistema capitalista implementa sus dispositivos para intervenir física y territorialmente en naciones rebeldes y en países que aún tienen patriotas vivos y combatientes. Desde esta tribuna hemos señalado cómo el capitalismo ha ido interviniendo cada uno de los niveles de la vida humana y sobre todo de su mentalidad. De cómo el sistema ha penetrado nuestros estados de ánimo más básicos determinando así nuestra zombieficación ante la red que todo lo vigila y controla sometiendo al planeta a un nuevo orden mundial donde sólo existirán amo y esclavos, a menos que triunfemos sobre este sistema y sobre la elite siniestra que lo domina.

En Agosto de 1791 en el Bosque Caimán en la colonia francesa de Santo Domingo herederos del Dahomey africano en Haití celebrando y ofreciendo tributos y honores a Dantor divinidad conga encontraron la salida del laberinto del infierno capitalista. Los vínculos entre Petion y Bolívar sólo confirmarán lo que hoy es irreversible. El fuego revolucionario que nuestro héroe vino a darnos es el mismo que nos dio Bolívar luchando por nuestra libertad. El sentimiento patrio de nuestro vencedor eterno proviene de ese linaje libertario de los palenques y quilombos convertidos en consejos comunales y comunas bolivarianas hoy. Pues no hay diálogo posible entre estos dos mundos sino guerra a muerte. De cuarta generación y de todas y permanente. La revolución vino a despertarnos para esta lucha permanente que damos y seguiremos dando contra el capitalismo donde quiera que se encuentre. La guerra a muerte es entre ricos y pobres y nosotros estamos del lado de los pobres. Ellos tienen todo el poder de la tecnología y de las armas, han convertido el alimento y nuestra salud en armas de destrucción masivas, usan y abusan de la geoingenieria para imponer una guerra climática sembrando huracanes, terremotos, inundaciones y tsunamis, envenenan el aire con metales pesados que luego aparecerán en nuestros cerebros lleno de plomo, bario, stronium…Nuestra agua podrida con sus venenos radioactivos. Todo ha sido contaminado con la muerte, y sólo el fuego revolucionario socialista y chavista resiste desde nuestra Patria contra los ataques que cada día desenmascaran mas a los personajes que unidos en diferentes niveles configuran al único enemigo.

Es indudable que ante el golpe de timón que está dando el gobierno los gritos de dolor se oyen más del lado de los pobres que siguen de luto por nuestro Comandante y por los mártires cuyos crímenes siguen impunes y nos duele ver como el sionismo muestra sus dientes sobre la Patria y se prepara para un próximo referéndum revocatorio pero mientras tanto hará imposible el gobierno de Maduro a fuerza de huelgas universitarias, guarimbas, usando el terror y mercenarios igual que en todas partes lo hace la CIA y sus hermanas. Somos leales a la revolución y al pueblo bolivariano y socialista, sabemos que resistimos en un combate que es mundial. Para nosotros no es una lucha sólo electoral ni se trata tampoco sólo de una guerra mediática en donde cambian La Hojilla por Buenas Noches y Alo Venezuela, no sólo tiene que ver con el virus AH1N1 (guerra bacteriológica), y los acuerdos entre la alta burguesía y el alto gobierno (guerra política) no sólo se trata de traiciones y corrupción, desenmascarándose a diario quien es quien es esta guerra, se trata de vencer al capitalismo o morir.

El legado de nuestro héroe revolucionario está a nuestro alcance siempre que seamos leales a sus principios. Eso significa unidad doctrinaria. No habrán traiciones ni escándalos que nos distraigan, ni enemigos todopoderosos que nos quiten el coraje de vencer en el nombre de la revolución y de nuestro líder Hugo Chávez y en el de nuestros ancestros libertadores y en el nombre de la Patria Socialista y Bolivariana al capitalismo como un modo de control metabólico social.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1163 veces.



Mario Forti

Astrólogo, filósofo, músico, tatankisi, escritor, poeta, critico, ddhh, tarotista, taoista, lector, meditación, yoga, sanación, terapias shamánicas integradoras

 mforti9@gmail.com      @mforti9

Visite el perfil de Mario Forti para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a167065.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO