Y su sucesor, el próximo presidente constitucional electo: Nicolás Maduro

Tenemos un Padre de la Patria Nueva: Hugo Chávez

Hoy estamos en una constante guerra de opiniones que verdaderamente dan un olor nauseabundo. Guerra propiciada por elementos de la oposición apátrida que en muchas de las veces ha sido producto de intereses oscuros, mezquinos, que solo tratan de entorpecer procesos constitucionales libres como lo es, el proceso que se avecina de las elecciones presidenciales. Hoy que estamos en el 19 aniversario de la salida, de la libertad de nuestro comandante Hugo Rafael Chávez Frías y de otros que participaron aquel 4 de febrero, de las cárceles de la dignidad como ellos mismos las identificaron

Al parecer el proceso histórico, en la generalidad de las veces, por no decir siempre, cae al olvido. Ese olvido es para tener una nueva posición y llegar a escalar por alguna ramita niveles de poder, tratando, con ese olvido, de que no se sepan cosas del pasado.

Digo esto para referirme a diversos personeros que han atacado a nuestro Comandante Hugo Rafael Chávez Frías, estando vivo y hoy, algunos siguen, con un ataque atroz, incluyendo ataques a otros que, como Nicolás Maduro Moros han tratado de destruir, sin la menor pisca de decencia y decoro.

Todos los de la oposición sabían que cuando nuestro Comandante Hugo Rafael, tomo la iniciativa de tratar de llegar al Poder aquel 4 de Febrero, lo hizo ajustado a la realidad que se vivía en esos momentos, muchos dieron sus opiniones, las que justificaban la conducta de esos patriotas militares y civiles que se fueron a las armas en búsqueda de la estabilidad y la salvación de la Republica, todos sabían, por lo que pasaba nuestra Patria y muchos opinaron y hoy se les han olvidado esas opiniones…pero se las recordare más adelante, con nombres y apellidos, en este articulo.

Yo humildemente he dicho, que mis gestiones pudieron ser aquellas para lograr la salida de nuestro Comandante Hugo Rafael Chávez Frías, por lo menos fueron un “algo” que enervo seguramente al presidente Caldera en aquella decisión de sobreseimiento. Como lo he dicho en otros artículos, una noche recibí en el Hotel El Conde a la madre de Hugo, fue en la época en la cual estaba preso, su madre que debe recordar aquel momento, la atendí, en mi carácter de abogado, con mucha deferencia y delicadeza, sin saber, a primera vista quien era, solo fue después que el Dr. Alejandro Gómez Silva, eterno candidato del perezjimenismo, que me informara que a quien atendería era a una señora que venía de lejos y fue ella misma quien me dijo, que era la madre de quien estaba preso por la actividad del 4 de febrero. Accedí a atenderla en aquel lugar, ya que allí se estaba gestando una actividad política y Alejandro era mi amigo y él sabía que yo mantenía gran amistad con el Dr Rafael Caldera, por ello su interés en que la atendiera. Debo decir que horas antes, yo estaba llegando de Portugal, país que visite en defensa de un cliente de esa nacionalidad que pasaba por un mal momento. Me recuerdo que llegaba en la noche después de unas dieciséis horas entre aeropuertos y viaje, cansado, le dije, a la llamada de Alejandro que era imposible que yo asistiera a esa persona, sin saber quién era, ya que estaba agotado, insistió y solo esa pertinaz insistencia de Alejandro, hizo que me desplazara desde el Aeropuerto de Maiquetía a Caracas exactamente a la esquina de El Conde donde opera ese Hotel.

Allí, me informa el Dr. Alejandro Gómez Silva, quien era para ese momento el Secretario General del partido político FUN, que atendería a una señora que venía de muy lejos, de Sabaneta, y que estaba pasando por unos ingratos y dolorosos momentos. Espere y fue cuando la Sra. Elena, se me identifico acompañada de otra señora con lagrimas en su rostro, producto del dolor que estaba padeciendo y me dice que ella es la madre de quien está preso Hugo Chávez, ello me impresionó de tal manera, que la atendí como se lo merecía una madre preocupada por su hijo. Así las cosas, conmovido por aquella desesperación de una madre, la oí en esos pocos minutos que duró esa entrevista y le dije que la ayudaría, que intercedería a favor de su hijo, ante el Dr. Rafael Caldera.

Se terminó la reunión y me desplacé a mi residencia con el fin de escribirle unas líneas a nuestro Presidente.

Le hice llegar al Dr. Rafael Caldera un escrito donde le pedía, en calidad de amigo y de ciudadano preocupado por la paz del país y en respuesta de la solicitud de la madre de Hugo Rafael Chávez, el sobreseimiento de la causa, la cual por mis conocimientos jurídicos sabía que podía darse, unido a ello el conocimiento que tenia del Dr. Caldera, un hombre apegado a la paz, e igualmente por las actividades profesionales de su defensa y todos los petitorios de leyes de amnistía y sobreseimiento que se esparcían, actividades de personeros de diferentes partidos, solo era de esperar que el Presidente decidiera y ordenara. En esa oportunidad exprese al Presidente, que perfectamente, en aras de lograr la paz en nuestro territorio, le otorgase a Hugo Rafael Chávez Frías el sobreseimiento aplicable de acuerdo al artículo 54, numera 3 del Código de Justicia Militar, que faculta al Presidente de la República a "ordenar el sobreseimiento de los juicios militares, cuando así los juzgue conveniente, en cualquier estado de la causa”

Igualmente recuerdo que en aquel escrito solicite que, por cuanto al Presidente no le asistía la posibilidad de inhabilitarlo políticamente no lo hiciera, no lo señalara.

Bueno, la actividad de los abogados, que asistieron al Comandante, quienes ejercieron su defensa hay que destacarla, fue una defensa técnica ajustada a las exigencias de la materia y por ello hay que darle la importancia debida, pero, no obstante, creo haber colaborado en aquella oportunidad, sin ninguna clase de interés, solo aquel que me motivo la desesperación de una madre en la búsqueda de la libertad, de su hijo, quien hoy por hoy, debe ser proclamado como el Padre de la Patria Nueva.

Debido a la actividad desplegada por mí, a favor de quien en la época estaba preso, producto, como se dijo arriba de la reunión con la Sra. Elena de Chávez, llegaron a mis manos dos folios, fechados en San Francisco de Yare, el 17 de Julio de 1.993, suscrito por varios de compatriotas que intervinieron en aquel pronunciamiento militar del 4 de febrero,, entre los que cito Juan A Freites R., Cap. Carlos Luis Duarte, Ronald José Blanco, Mayor Carlos Díaz Reyes, Mayor Pedro Alastre López, Mayor Carlos Luis Torres Numberg y el Comandante Hugo Chávez Frías todos del MBR-200, y donde se dirigían al Presidente del FUN Profesor Cesar Sánchez Leal a los fines de que se aprobara una Ley de Amnistía o Sobreseimiento, y cito uno de sus párrafos: “ Con la libertad de quienes nos encontramos en cada una de las “Cárceles de la Dignidad” como se ha hecho conocer ante el pueblo venezolano, es una fórmula para buscar la reconciliación, tranquilidad y paz social y así poder frenar la grave crisis política que hoy atraviesa el país, con el deseo de encaminar hacia la confianza colectiva y la normalidad de Venezuela”

Recuerdo que dicho escrito, lo fue plasmado en tipo carta, y con letras tipo cursivas impresas con maquinita de escribir portátil.

Hombres como Chávez, no mueren sino cierran sus ojos y están velando. Fueron también citas de Hugo Chávez al referirse a nuestro Libertados Simón Bolívar, en su comienzo en la política.

Recuerden igualmente quien permanecía al lado de Hugo Chávez en sus comienzos políticos, una vez que fue puesto en libertad, era precisamente Nicolás Maduro Moros, quien presento una alta confianza y seguridad para con nuestro comandante y por ello Chávez, en defensa de la Revolución, lo deja como el más sagrado legado a su pueblo, que permitirá seguir con los ideales patrióticos.

Bueno eso es historia que pido no quede en el olvido.

Ahora bien también hay historia de las actividades de quienes de alguna manera defendieron y justificaron la conducta de nuestro Comandante Hugo Rafael Chávez Frías, en lo relativo al 4 de febrero y hoy por hoy lo atacan inmisericorde y atacan a su familia y a quien le dejó el legado y la responsabilidad de proseguir con esta Revolución, Nicolás Maduro Moros.

Por ello me permitiré en este artículo reseñar algunas opiniones que ustedes mismos, por aquello del olvido histórico, sabían y no recuerdan.

Así tenemos que hay que recordar las palabras de David Morales Bello, no referida a la defensa: “Muerte a los Golpistas”, se recuerdan de eso en el Congreso de la República.

Bueno otra fue la de quienes participaban en aquellas elecciones Claudio Fermín, Oswaldo Álvarez Paz y Andrés Velásquez, principales rivales de Caldera en la contienda presidencial del 93, se pronunciaron públicamente a favor de una amnistía general para todos los golpistas del 92 y se comprometieron a ponerlos en libertad.

Posterior al 4 de Febrero de aquel año 1992, aun estando presos unos trescientos oficiales, los Tribunales Militares, dictaron solo treinta y cuatro autos de detención, por el delito de rebelión.

Ante el Congreso de la República se propuso el 30 de marzo un proyecto de amnistía a favor de los militares implicados en aquella actividad.

De otra parte tenemos que el propio Ministro de la Defensa, general Fernando Ochoa Antich, visitó personalmente a los detenidos en el Cuartel San Carlos “y prometió abogar para que sean puestos en libertad, siempre y cuando demuestren un sincero arrepentimiento por sus acciones en contra de la institucionalidad”.

También el Diario El Nacional hace pública con gran despliegue, una carta del gobernador del Zulia Oswaldo Álvarez Paz, quien había sido detenido en su residencia oficial por los que se pronunciaron el día 4 de febrero, en respuesta a los comandantes de aquel pronunciamiento, Hugo Chávez, Francisco Arias Cárdenas, Jesús Urdaneta Hernández, Joel Acosta Chirinos y Miguel Ortiz Contreras. Expresaba textualmente: “No tengo dudas en cuanto a la rectitud de propósitos que los animó a la aventura del 4-F”; y les anunciaba: “Las puertas de la prisión se abrirán para dar rienda suelta a los sueños e ilusiones que los alimentan”.

Seis meses después, el 18 de octubre, en el mismo diario y refiriéndose a las expresiones de Fermín, Álvarez Paz dice que “las declaraciones de Claudio Fermín en torno a la posibilidad de decretar una amnistía para los militares y encapuchados eran sorpresivas e interesantes, por venir de un alto personero de Acción Democrática”; y añadió: “la amnistía es necesaria, porque la democracia gana”.

Hay que recordar lo dicho por el ex presidente Luis Herrera Campíns en la prensa del 2 de noviembre de 1992, casualmente veinticinco días antes del segundo pronunciamiento, cuando dijo que “considera posible que los rebeldes de febrero puedan aportar ideas para salir de la crisis, por lo que reta al presidente Pérez a ponerlos en libertad y permitir que busquen sus votos en la calle”.

El gobernador, en aquella época, Andrés Velásquez, cuando lanzó su candidatura en Puerto La Cruz a comienzos de febrero de 1993, prometió liberarlos y lo ratificó días después en visita a Barinas, al declarar: “Si gano las elecciones, mis primeros decretos serán para indultar a todos los oficiales procesados por los intentos de golpe de Estado. Pérez es quien debería estar preso, no ellos”. Hoy por hoy atiende las exigencias de AD.

El mismo día de la toma de posesión del Dr. Rafael Caldera, Patricia Poleo publico en el Diario El Nuevo País una afectísima carta dirigida a Hugo Chávez donde decía: “ Caldera seguramente te abrirá las rejas de la cárcel donde estás. Ojalá lo haga y yo, insignificante venezolana, se lo agradeceré siempre”. Hoy se encuentra fuera del país atacando al líder de esta Revolución y a sus seguidores.

De otra parte tenemos que el propio Dr Rafael Caldera declaro: “la libertad de Chávez fue una consecuencia de la decisión que se había tomado con todos los participantes de los alzamientos del 4 de febrero y del 27 de noviembre… esos sobreseimientos comenzaron a dictarse en tiempos del propio presidente Pérez, que fue el Presidente que estaba en Miraflores cuando ocurrió la sublevación; continuaron durante el gobierno del presidente Velásquez y cuando yo asumí habían puesto en libertad a casi todos, por no decir a todos, los participantes de la acción… Sería contrario a todas las normas jurídicas que se hubiera sobreseído el juicio que se les seguía a los demás oficiales y se hubiera mantenido a Chávez en la cárcel por el temor de que pudiera llegar a ser Presidente. Temor que nadie compartía en ese momento…”. Llego, Hugo a ser presidente!

Otro de los personajes como Jorge Olavarría, escribió en El Universal del 3 de abril: “La semana pasada, la arrolladora corriente de opinión a favor de la libertad de los militares presos por las insurrecciones de febrero y noviembre del ’92, fue acertadamente interpretada por el Presidente. En ese gesto va el agradecimiento de muchos venezolanos, entre los cuales me cuento, por el sacrificio de esos hombres que rescataron la dignidad nacional y cambiaron el vergonzoso curso que llevaba el país en enero de 1992”.

De igual manera el propio Diario El Nacional en una de sus columnas expreso: “Comandante Chávez: un gran país que sufre y espera está integralmente contigo”.

Como podemos notar, estas declaraciones y opiniones hoy al parecer se olvidaron, pero es necesario recordarlas para que el pueblo construya las paredes de la dignidad que impidan que muchos traten de saltarla y entren sin mancha alguna con el objetivo claro de perturbar los logros alcanzados por esta revolución bonita, liderizada por quien no está entre nosotros, pero que vive en el corazón de cada uno de los venezolanos que queremos una patria solida, Patria Nueva que hoy tenemos. Como les pareció?

Son 19 años desde que a nuestro Comandante le dieron la Libertad para seguir los destinos que la Historia le había guardado.

He venido propiciando, que a nuestro Comandante Hugo Rafael Chávez Frías se le declare Padre de la Patria Nueva, que se le declare igualmente Libertador de la Patria Nueva, ya que es evidente que sus actividades permitieron una segunda Independencia.

Por ello pido que se me unan en esta cruzada de manera que con sus firmas podamos hacer un bloque patriótico ante la Asamblea Nacional, de manera que se promulgue la Ley que le confiera nuestra República al Comandante Hugo Rafael Chávez Frías, el titulo de Padre de la Patria Nueva. Querido camarada lector, si está en sus posibilidades, envíenme un correo con su nombre cédula y dirección para ir sumando y proponerla a la Asamblea Nacional, esta Ley, que en definitiva será el más alto agradecimiento patrio a quien fuera el líder absoluto de esta Revolución independentista.

Desde hoy me propongo a ello. No se olviden del legado: Maduro Presidente!


reveron.jose@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3643 veces.



José Agustín Reverón Orta


Visite el perfil de José Agustín Reverón para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a162231.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO