Soy leyenda…. mi nombre es multitudes

Yo, ya no me pertenezco. Soy la familia de todos, de los pueblos pobres, de los condenados de la tierra. De esa cantidad de mujeres, hombres, niños niñas, a quienes les asiste el derecho de ser protagonistas de su propia historia. Chávez es un pueblo.

Es el pueblo que rebasa expectativas protocolos, liturgias al  tomar posesión del cadáver de su soldado presidente, del cantor del pueblo que entró a sus corazones con la esperanza de su frase “por ahora” pronunciada con coraje y determinación, advirtiendo que para siempre, harías, e hiciste realidad el sueño del Libertador Simón Bolívar en dar a los venezolanos (..) “la mayor suma de estabilidad política, la mayor suma de seguridad social y la mayor suma de felicidad posible.”

 Sueño de Bolívar que había sido marginado desde hace 200  años…

Ahora, comandante, a coro contigo de la mano de ese pueblo sigues la historia entre montes y esperanzas en nombre de mi patria sigo aquí, sigo aquí. Labraremos la tierra, y en paz acompañados de un canto de libertad juntos. Seguimos juntos.

Del poeta revolucionario Miguel Hernández, tomo al calco pero siempre en combate, que “no hay extensión más grande que mi herida, lloro mi desventura y sus conjuntos y siento más tu muerte que mi vida”

Temprano llegó tu muerte anunciada.

Temprano se levantó la indetenible llamarada…

Temprano se soltaron con amorosa desesperación las fuerzas vitales de tu pueblo, para decirte: guerrero de los tiempos, no morirás nunca de tu propia muerte.

En la pragmática política, todos son necesarios y nadie es imprescindible… pero en la vida, son imprescindibles: Jesucristo, salvador de la humanidad. Mahatma Gandhi, amoroso pacifista, Bolívar, Libertador y constructor de Naciones. Hugo Chávez, carismático líder  concientizador  de pueblos para su liberación.

Comandante del alma…Comandante.

Frente a los canallas que pretendan enlodar tu pura, sin igual presencia, los enemigos de adentro y de afuera, que son los enemigos del pueblo a quienes has combatido y combatirás eternamente, todos invocaremos al Huatzipothli, Dios de los Aztecas con su serpenteante espada de fuego para incinerar las gargantas de estos babiecos hipócritas, grandes traidores de la Patria, y traficantes de la miseria humana.

Comandante del alma… Comandante

Volverás al camino desandado por la ruta de los pasos de tu pueblo, y tu alma como guía irreverente hará que crezca como tormenta desatada toda la furia sabia y rebelde de tu pueblo, en el cual, convertiste en energía huracanada las generaciones del presente que exclaman con orgullo: ¡Vivimos  la época  de Chávez!

  ¡Chávez vive! ¡La Lucha sigue!

carmentravieso@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1646 veces.



Carmen Castillo Travieso


Visite el perfil de Carmen Castillo Travieso para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas