¡Vamos comandante, carajo!

La luz del ALBA es tu creación
y con ella el renacer de esta América mestiza.

La fuerza de los sueños que hoy guía a mi pueblo
se agigantó con tu ejemplo y espíritu rebelde.

Aquella muchachada alienada por el enemigo
es hoy garantía de que el sueño de Bolívar se hará realidad.

La sonrisa de aquellos niños, en otrora, millonarios en lombrices
brilló de nuevo, gracias a tu amor y trabajo por ellos.

Los jóvenes ambulantes “sin cupo”
son hoy esperanza concreta, gracias a tus misiones

El rancho miserable al que habían condenado a mi gente
se hizo vivienda digna bajo tu dirección

La patria que perdimos tantas veces en los rincones donde habitan sus
indignos
la trajiste de regreso, envuelta en bandera de ocho estrellas,
y la hiciste grande, nuestra… la hiciste patria.

Cómo entonces no amarte
Cómo entonces no llorar ante tu dolor
Cómo no abrazarme a la esperanza por tu recuperación
Cómo no serte leal hasta la muerte
Cómo no hacer revolución mientras esperamos tu regreso
Cómo no gritar con toda la fuerza de mi alma:
¡Pa´ lante Comandante, carajo! ¡Fuerza Chávez!

arellanoa@pdvsa.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1857 veces.



Alexis Arellano


Visite el perfil de Alexis Arellano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alexis Arellano

Alexis Arellano

Más artículos de este autor