¡Qué los mezquinos digan lo que les venga en gana!

Erradicar el analfabetismo en todo un país es un logro que por si solo
justifica la existencia de cualquier gobierno en el mundo. Si en una
nación esto se ha hecho realidad y adicionalmente se le ha brindado la
oportunidad de asistir, gratuitamente, a una universidad a todos los
jóvenes; resultaría por lo menos mezquino, no reconocer que se está ante
una realidad nada común, en un mundo donde el capitalismo ha sembrado en
la conciencia que los problemas de la sociedad se resuelven a partir de
la acción individual de cada ciudadano.

Esa realidad la vivimos en Venezuela, pero aún estamos por ver logros que
eran inimaginables en el pasado reciente. Basta con observar la tendencia
que tiene la construcción de viviendas en el país, para soñar con la
solución de un problema que en el mundo entero representa un drama… la
carencia de una vivienda digna.

Todos sabemos que aún en los países industrializados se cuentan por
millones los que viven en condiciones precarias por falta de una
vivienda. Ni que decir de la realidad que sufren los pobres de los países
pobres. A ellos se suman los que hoy pueden pagar una renta, pero
esperan su vejez con terror, ante la imposibilidad de obtener a la
tercera edad, un empleo que les permita pagar el alquiler.

En Venezuela marchamos por un sendero diferente. El gobierno
revolucionario tiene como objetivo inaplazable el convertir, a corto
plazo, la nación bolivariana, en el primer país del planeta en el cual
todos y cada uno de sus habitantes tengan casa propia y digna.
No sabemos si en Júpiter o Neptuno habrán dado solución a este problema
que en la Tierra es una vergüenza, pero Chávez los solucionará y eso
pueden darlo por cierto.

Trescientas cincuenta mil viviendas construidas en menos de dos años (la
Gran Misión Vivienda Venezuela se inició en marzo de 2011) hablan
claramente de la eficiencia y del compromiso asumido por el gobierno
venezolano de enfrentar y resolver un problema que afecta a doce millones
de ciudadanos, la mayoría pobres.

Chávez afirmó al inicio de su gobierno, que para el año 2021 Venezuela
saldría de la era de plata para entrar a la era de oro y todo indica que
no le fallará a sus compatriotas.
¿Cuál es esa época de oro de la que habló el Presidente? La respuesta
esta dada por los sueños de la mayoría de los ciudadanos del mundo: un
país sin analfabetas, con educación gratuita y de calidad garantizada
(incluso a nivel de postgrado), con amplia cobertura en su sistema de
salud pública, con la alimentación asegurada, con empleo y con sus
ciudadanos habitando casas dignas.
Ese país no existe, pero en Venezuela se está construyendo, gracias a la
Revolución Bolivariana..

Hay, sin embargo, quienes se niegan a ver esta realidad y andan por el
mundo maldiciendo y despotricando de nuestro país. La historia los
condenará, mientras tanto, qué los mezquinos digan lo que les venga en
gana.

arellanoa@pdvsa.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1594 veces.



Alexis Arellano


Visite el perfil de Alexis Arellano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alexis Arellano

Alexis Arellano

Más artículos de este autor