No queremos una Venezuela potencia en base al extractivismo energético minero

No queremos los ejes de desarrollo que entran a Venezuela desde Colombia o Brasil ni mucho menos la integración ensamblada de kilómetros de enormes tubos trasportadores de gas y petróleo ordenado desde las cúpulas tecnocráticas de la IIRSA y el PPP o Mesoamericano. Si queremos una patria bonita inteligente viviendo en consultas apropiadas democráticas que reduzca el poder al Presidente de turno y a su Ejecutivo y lo compartamos con las miles de organizaciones sociales democráticas que hacemos vida políticosocial en el país, pues la democracia es plural o no es. No puede haber pensamiento único y partido único al servicio de la cúpula gobernante.

El modelo del Plan Patria propuesto por el Gobierno de turno nos acerca más al capitalismo salvaje y a la destrucción de la vida en el planeta, sigue el modelo de vida montado como el resto de los gobiernos de América Latina sobre la renta energética minera y el que hacer de las culturas y sociedades del país dentro de la lógica impuesta de una sociedad financiadas por las empresas imperiales comercializadoras del crudo y países potencias financistas como China o Estado Unido.

Complaciendo esa lógica no podemos aceptar la destrucción del río Orinoco, el Amazona, el Caura, la Sierra de Perijá y su piedemonte y sus zonas de vida aledañas para construir puentes, puertos en zona de interés pesquero como las aguas en Sucre o Apure, o Zulia vías ferroviarias, ciudadelas para albergar familias de obreros para sustituir la importación de tubos, válvulas y demás piezas fabriles petroleras, mineras, o petroquímicas y poder así cumplir con los convenios firmados con países asiáticos, europeos o de América toda que darán al traste con nuestros ríos, bosques y territorios indígenas. Si sacamos el petróleo pesado del Orinoco, o el carbón del piedemonte perijanero o Lobatera. Si hacemos navegable el río Apure y los empresarios brasileños  también construyen los dos modernos mega puertos en Araya, estado Sucre y Simón Bolívar o Puerto América en aguas del Golfo de Venezuela, así como la extracción de gas entre las aguas de los estados Zulia y Falcón nos quedaremos sin peses para el consumo interno y para exportar.

Quizás seremos un ?País Potencia? pero sin pueblos indígenas, con ríos y costas marinas sin peses, sin bosques originales, sino de filas de árboles para exportar madera, con mayor número de enfermedades ocupacionales y si agua. No queremos este país potencia socialista integrado a partir de la destrucción del suelo, del subsuelo y la atmosfera contaminada, integrado a partir de enormes tubos ensamblados con Brasil y Colombia, transportando en sus aviones repletos de empresario privados imperiales y de países pobres y ricos a firmar convenios. No queremos ver salir barcos de estos megapuertos hasta el papo llenos de hierro, plásticos, carbón, petróleo, fosfato, urea, llaves y tubos y vegetales y frutos levantados a fuerza de productos químicos. Digamos no a este tipo de desarrollo y ?País Potencia? propuesto en la línea estratégica u Objetivo histórico número tres. Esto es una falacia histórica.        



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5125 veces.



Sociedad Homo et Natura


Visite el perfil de Sociedad Homo et Natura para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Sociedad Homo et Natura

Sociedad Homo et Natura

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a154736.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO