Sentir bolivariano

Revolución consciente

Se hace imperativo en esta coyuntura histórica, acelerar la consolidación de la conciencia revolucionaria, en lo individual y en lo colectivo. El CHE Guevara lo planteó de la siguiente manera, refiriéndose al individuo “… Creo que lo más sencillo es reconocer su cualidad de no hecho, de producto no acabado. Las taras del pasado se trasladan al presente en la conciencia individual y hay que hacer un trabajo continuo para erradicarlas”. El proceso es doble, por un lado actúa la sociedad con su educación directa e indirecta, por otro, el individuo se somete a un proceso consciente de autoeducación. “Y más hacia el colectivo:…La nueva sociedad en formación tiene que competir muy duramente con el pasado. Esto se hace sentir no solo en la conciencia individual, en la que pesan los residuos de una educación sistemáticamente orientada al aislamiento del individuo, sino también por el carácter mismo de este periodo de transición con persistencia de las relaciones mercantiles. La mercancía es la célula económica de la sociedad capitalista; mientras exista, sus efectos se harán sentir en la organización de la producción y, por ende, en la conciencia”. Es decir, para terminar de desmontar el viejo estado burgués, necesitamos acciones transformadoras conscientes; una revolución muy consciente, de su papel en la sociedad para poder ser irreversible como lo decía en el artículo anterior: “El proceso bolivariano necesita, hoy más que nunca, del trabajo de todos y todas en unión y articulación verdadera, con mucha conciencia revolucionaria…es lo único que garantizará que en un tiempo no muy lejano, la revolución sea irreversible”.

Este mensaje es una constante en mis discursos, en estos artículos y en mí día a día con la gente, con el pueblo. Qué importante es para la revolución la conciencia revolucionaria. Sabemos que no se consigue a la vuelta de una esquina, y lamentablemente no se puede comprar en una bodega, ni en Mercal ni en PDVAL, se va construyendo y elevando poco a poco, recibiendo lecciones de vida y experiencias gratificantes pero sobretodo, formándonos ideológicamente, estudiando a cada instante, conociendo profundamente nuestros preceptos socialistas y humanistas, escuchando atenta y analíticamente a nuestro líder, Hugo Chávez, debatiendo y discutiendo…Es una recomendable manera de elevar nuestra conciencia revolucionaria.

Tenemos una gran responsabilidad compatriotas y camaradas, para que nuestra revolución sea realmente una revolución consciente no podemos quedarnos en la mera construcción material y físico que converge en el proceso de transición que vivimos hacia el socialismo. El Ché Guevara fue franco y muy claro al respecto: “"El hombre debe transformarse al mismo tiempo que la producción progresa; no realizaríamos una tarea adecuada si fuéramos tan sólo productores de artículos, de materias primas y no fuéramos al mismo tiempo productores de hombres…Por que el socialismo…no se ha hecho simplemente para tener hermosas fábricas, sino se ha hecho para el hombre integral."

La revolución consciente se fortalecerá a medida que se siga impulsando el dominio del conocimiento. Debemos proponernos elevar a niveles de excelencia la educación, la formación de nuestros cuadros revolucionarios, seguir liquidando el analfabetismo e impulsar una verdadera revolución cultural, es el gran desafío que seguimos afrontando y en el que estamos avanzando con la inserción intensiva de la ciencia y la tecnología, del estimulo por la lectura y de la investigación en todas las etapas de la educación, formando generaciones de innovadores, de hombres y mujeres con verdadero dominio consciente del conocimiento; con criterios bien fundamentados, que podrán aplicarlos al desarrollo de las fuerzas productivas del país para seguir avanzando en el socialismo del siglo XXI y al mismo tiempo, contar con la solidez ideológica necesaria, para defender nuestra revolución en el terreno que sea necesario.

En el tiempo específico que estamos viviendo, de lucha frontal y de batalla electoral, la conciencia revolucionaria de nuestros cuadros se hace imprescindible. Es necesario asumir estas contiendas con amplia madurez política, con verdadero desprendimiento, en unidad verdadera y articulando perfectamente todas nuestras estrategias. No podemos asumir esta segunda etapa de la campaña Batalla de Carabobo con ligerezas y desvíos porque seguimos jugándonos la continuidad y profundización de la revolución bolivariana, en todo el país. La fortaleza de la conciencia revolucionaria es la garantía de la unidad y la disciplina en la fuerza revolucionaria; es lo que asegura la lealtad a los camaradas, al proceso, al líder; es por tanto, la que frena el individualismo, el egoísmo, el divisionismo.

Por cierto que, el pueblo nos ha dado una lección de lealtad y de amor revolucionario. El contundente triunfo del 07 de Octubre fue sinónimo de convicción, de esperanza y de optimismo. La gran mayoría del pueblo venezolano mantiene sus puertas abiertas para que el socialismo siga construyéndose en sus hogares, en su entorno social, en su parroquia, municipio, en todo el país, incluso más allá de nuestras fronteras... y no podemos defraudarlo. Por ello, continuemos llevando el mensaje necesario, terminar de abrir esas puertas que aún se mantienen cerradas al cambio profundo que estamos viviendo, demostrando que Venezuela se sigue encaminando hacia la verdadera independencia y soberanía, hacia el desarrollo pleno e integral y que entonces, el triunfo en todas las regiones del país el próximo 16 de Diciembre es un vértice sumamente importante que complementará la victoria ya alcanzada del pasado 7-O.

No podemos darnos el lujo de sesgar nuestros objetivos ya que el enemigo se mantiene sigiloso y no descansa en sus pretensiones invasivas e interventoras. Como se ha dicho, la unidad verdadera basada en convicciones firmes, la lealtad al proceso revolucionario y al líder indiscutible, la valentía que caracteriza a un verdadero revolucionario, deben sobresalir en esta coyuntura politico-electoral para saber y poder defender nuestro camino ya recorrido en estos 14 años; y logicamente, defender el que nos queda por recorrer, concientes de la linea estratégica: “acelerar al maximo la construcción socialista”. No seamos "moderados" en esta lucha. Siguiendo al CHE, recordemos que: "Son moderados todos los que tienen miedo o todos los que piensan traicionar de alguna forma. El pueblo no es de ninguna manera moderado."

Unidad, unidad, unidad y seremos invencibles... sigamos formándonos y elevando nuestra conciencia...en el grado que esta revolucion sea cada día más conciente... En ese mismo grado estaremos sellando el no retorno, el nunca jamás al pasado nefasto..

Independencia y patria socialista!

Viviremos y venceremos

Sentirbolivarianobarinas@gmail.com

Barinas, 29 de Octubre de 2012


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2088 veces.



Adán Chávez Frías


Visite el perfil de Adán Chávez Frías para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: