Sentir Bolivariano

Revolución irreversible

Ya estamos en pre campaña electoral, camaradas, para la nueva etapa de la misma Campaña Carabobo, que como sabemos, nos llevó a la primera y contundente Victoria del 7-O. Ahora vamos a esta nueva fase, dándole continuidad y fortaleciendo el Plan de trabajo que hemos desarrollado de manera muy eficiente. Vamos, con mayor dedicación, planificación, organización y unidad verdadera, a la segunda gran victoria, la del 16-D, la cual debe ser igualmente “contundente y vigorosa”, para mantener el rumbo y acelerar el paso en esta ardua tarea de seguir conduciendo acertadamente la transición hacia el Socialismo Bolivariano.

Fue imposible para la campaña del 07 de Octubre, y lo es para esta del 16-D, por la misma lógica electoral, separar todo lo concerniente a la gestión de gobierno y los logros revolucionarios, de la contienda electoral. Nuestra gestión revolucionaria es la mejor carta de presentación que tenemos para seguir convenciendo a los pocos que aún puedan estar confundidos o molestos; pero otra arma muy potente y estratégica es nuestra ideología socialista y humanista, de igualdad y de interés colectivo. Somos gente buena, responsable y con una gran pasión patria que nos permite mantener nuestro ánimo en lo más alto y continuar la lucha para hacer esta nación verdaderamente libre, soberana e independiente, además de encaminarla con paso firme para que sea una gran potencia, en diferentes ámbitos. Con estas dos poderosas armas continuaremos nuestra labor revolucionaria con el despliegue, las visitas casa por casa, la divulgación de esos logros de la revolución, y mostrándole al pueblo en general, pero sobre todo a esa parte confundida y que no forma parte de la oligarquía, que al apoyar la contrarrevolución, como dijo Chávez hace poco: “… están votando contra ellos mismos…”

Continuemos, compatriotas, fortaleciendo el compromiso verdadero, el desprendimiento y la ruptura de viejos paradigmas o, como lo hemos dicho en otras oportunidades, sigamos destruyendo el viejo estado burgués para construir el nuevo estado socialista; debemos incluir con más fuerza el replanteamiento de las 3R (revisión, rectificación y reimpulso) para este nuevo periodo estadal 2013-2016, como ya se está haciendo a nivel nacional. Todos y todas, desde nuestros puestos de comando debemos cumplir nuestras misiones con real convicción revolucionaria. Deben quedar atrás las viejas prácticas cuarto republicanas, flagelos que aún siguen dominando espacios, incluyendo mentalidades que, quizás de manera inconsciente, se apropian de actitudes para entonces caer en malas prácticas. La lucha contra el burocratismo, el amiguismo, la corrupción, las prebendas, la ineficiencia y hasta la ineptitud en algunos casos, debe ser tenaz y frontal, para eliminar de una vez por todas esas mañas de larga data, heredadas de la vieja forma de hacer política.

En revolución la lucha incesante se hace premisa siendo nosotros los protagonistas de la época más dura: la transición; difícil pero hermosa y gratificante al ver como progresivamente los ideales se hacen tangibles. Seriamos demasiado básicos si pensáramos que la revolución se hace solo construyendo escuelas, viviendas, vialidades y todo lo que materialmente el ser humano necesita para vivir dignamente. Eso es muy importante, pero más aún es ir al mismo tiempo, fortaleciendo la conciencia revolucionaria en nuestro pueblo para poder romper con la lógica del capital y afincarnos fuertemente en la lógica del trabajo. Debemos seguir insistiendo en revolucionar los viejos esquemas; avanzar en la revolución cultural, para consolidar la Revolución Bolivariana verdadera.

El camarada Jorge Giordani, en su libro “La transición de Venezuela al socialismo”, hace un planteamiento interesante que puede complementar magistralmente el mensaje que deseo dejar con estas líneas. Hace referencia a la creación del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y considera gratificante que millones de venezolanos y venezolanas hayan manifestado concretamente su aspiración a militar dentro de esta organización política, advirtiendo por un lado, la importante carga histórica que tenemos entonces todos y todas, al convertirnos en una especie de guías en este proceso de transición; y por el otro lado, advierte sobre los peligros que se observan como: el clientelismo (acceder al partido para buscar posiciones de poder, dadivas o prebendas) y el personalismo e individualismo en detrimento de los intereses del colectivo.

El trasfondo de este proceso de transición se puede resumir preguntándonos de qué lado nos encontramos: del lado de la resistencia al cambio, el conformismo y la desidia al hacernos oídos sordos de la promoción que nos hace Chávez, casi que a diario, para trabajar por ese mundo mejor, que es posible; o estamos del lado de la lucha permanente, por las transformaciones verdaderas, aunque sintamos algunas veces que nadamos contracorriente. Los (as) revolucionarios (as) estamos en esta segunda opción; y por eso, yo los (as) invito a seguir en esta hermosa batalla por la patria buena que queremos, a seguir conquistando conciencias para la causa de Chávez, a continuar reflexionando sobre los peligros que aún se ciernen sobre nuestro proceso, a continuar luchando contra los oportunistas e infiltrados en la revolución; porque aunque una de las más importantes victorias fue conquistada contundentemente, seguimos corriendo muchos riesgos en el largo camino por transitar. De allí que esta segunda batalla es también de suma importancia estratégica para la revolución bolivariana, que necesita seguir replicándose y multiplicándose con mucha más fuerza en cada rincón del país. El proceso bolivariano necesita, hoy más que nunca, del trabajo de todos y todas en unión y articulación verdadera, con mucha conciencia revolucionaria…es lo único que garantizará que en un tiempo no muy lejano, la revolución sea irreversible.

Acá en Barinas, “estado simbólico de este proceso”, es fundamental que la victoria siga siendo perfecta, siga siendo “contundente y vigorosa”. Vamos, con mucha fuerza y convicción, a difundir los logros de la revolución en nuestro estado, “…de forma clara y precisa, socializándolos, bajándolos a las comunidades, misiones y demás organizaciones populares…”. Así será, camarada Popeye (Wladimir Ruíz); y no nos iremos por las tablas, será una vez más, Boche Clava’o para la oposición el 16-D en esta hermosa cancha geográfica y Bolivariana que es nuestra Linda Barinas.

¡Independencia y patria socialista!!

¡Viviremos y Venceremos!!

sentirbolivarianobarinas@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2102 veces.



Adán Chávez Frías


Visite el perfil de Adán Chávez Frías para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: