Una campaña insípida y sin altura

Son indescriptibles los argumentos de campaña que esgrimen los señores de oposición, algo nunca visto, algo extraído del realismo mágico hasta rozar el esoterismo político que de forma irracional tratan de hacer los asesores de campaña de la oposición, importados muchos de ellos, el argumento necrófilo, con la enfermedad del presidente sobrepasa lo lógico y razonablemente aceptado; aunque hay un dicho que dice “que en el amor y en la guerra vale todo” los señores de oposición sobrepasan lo humanamente imaginable, lo que da a esta campaña una matiz de idiotez funcionalmente instrumental y cada vez es más insultante, pero algo aun más grave es ver como se pretende seguir subestimando la capacidad de racionalidad y sentido común de los venezolanos, incluso insultando y subestimando a sus propios seguidores, muchos de estos asesores incluso el candidato “chayota” creen que los venezolanos son los mismos de hace 20 años, quienes se conformaban con las brillantes e inalcanzables promesas electorales que solo para eso sirvieron para promover campañas pero que nunca se cumplieron.

Algo aun más lamentable, es llevar una campaña que debería ser de altura a niveles gravemente subterráneos, tratando de usar la enfermedad del comandante como la única excusa o debilidad posible para usarlo como argumento político en su contra, sin embargo el presidente a pesar de esa enfermedad ha seguido laborando, esto es algo que NO lo ha detenido en sus funciones de administrador de la hacienda pública y muchas veces coordinando y dirigiendo personalmente los distintos planes y proyectos que la revolución lleva a cabo, siempre pensando en los más necesitados y en las mayorías.

Los asesores de campaña de la oposición cada vez más desesperados, al ver que el candidato no levanta ni polvo, se aferren a la única debilidad visible que pueda tener el presidente, es decir, su enfermedad la cual no es tan grave como ellos insisten en decir, incluso recurriendo a personas del exterior para crear matrices que “debiliten” la preferencia del pueblo por el comandante, ahora el candidato hace uso de su fuerza y juventud, para decir que esta es una condición necesaria para que un presidente pueda gobernar el país.

El candidato olvida que él y muchos de sus compañeros de formula apoyaron directa o indirectamente el último gobierno del Dr. Rafael Caldera quien a duras penas pudo terminar su presidencia, y si hacemos un poco mas de historia el Dr., Lusinchi fue conocido por sus gustos etílicos por lo cual fue tratado de alcohólico, el Dr. Luis Herrera fue considerado como goloso y el inolvidable CAP como un sátiro incorregible, sin embargo todos ellos gobernaron y fueron muy respetados y hasta admirados por muchos de los que ahora tratan de usar la enfermedad del presidente como una razón para decretar su incapacidad, a pesar de esto el comandante sigue al mando del gobierno y cada día dando mas y mas muestras de su recuperación.

Al presentarse como el más fuerte y joven, es decir el bravucón del barrio, me parece una ofensa para sus seguidores y para el resto del pueblo, el hecho de hacer un reto de poder caminar 10, 20 o 30 kilómetros por su fortaleza, los cuales supuestamente el presidente NO puede caminar por su condición de salud, este es un argumento en extremo fútil y estúpido, entonces podemos concluir que cualquier atleta o corredor de fondo podría ser presidente y si es así nuestro atleta disfuncional Maickel Melamed quien valientemente termino el maratón de Nueva York a pesar de su condición física seria según el Sr. Candidato un buen presidente pues el mismo concluyo el famoso maratón, por tanto estaría más y mejor calificado para ser presidente que el mismo y por cierto tampoco es gordo o gordito, otra cualidad necesaria según el candidato necesaria para ser candidato y por ende presidente.

Estimar su capacidad física y de salud como la capacidad necesaria sine qua non para gobernar haría a muchos venezolanos entonces aptos para ser presidentes, no podemos negar que la condición de salud es algo importante en una figura como la presidencial, pero comparar el camino a la presidencia de la republica con una caminata y asumir esto como un argumento válido en una campaña electoral es en extremo ofensivo, ridículo y estúpido, esto demuestra la poca capacidad intelectual y creativa de la oposición para dar un debate de altura, con argumentos validos y propuestas realmente convincentes que puedan arrastrar al pueblo y a sus votantes, para la oposición no existe hasta ahora un debate lo suficientemente serio, adulto y de altura que puede ser considerado como una verdadera campaña política , a pesar de toda la experiencia que la oposición ha tenido a lo largo de su historia queda demostrado que sus estrategias y las ofertas del pasado ya no causan el mismo efecto sobre una gran cantidad de venezolanos quienes ya NO caen en la seducción que por mucho tiempo surtió sus efectos pero que Ya no sirve de mucho.

Que no quieran aceptar que los venezolanos han cambiado es un grave error, ya los venezolanos no son los mismos, Venezuela ya no es la misma, el país ya tiene un rumbo trazado imposible de torcer o cambiar, su desespero los lleva a subestimar y despreciar al pueblo venezolano que ahora esta mas políticamente preparado y con más interéses, no morderá esa carnada insulsa y estúpida de “yo si puedo caminar y tú no puedes”. Este señor no muestra nada que políticamente este a la altura de la necesidades y deseos del pueblo que ya no es el mismo y que cambio para siempre. "En el orden de las vicisitudes humanas no es siempre la mayoría de la masa física la que decide, sino que es la superioridad de la fuerza moral la que inclina hacia sí la balanza política." Simón Bolívar. Momentos de reflexión.

Profesor

mcpacheec@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1434 veces.



Fernando V. Pacheco M.*


Visite el perfil de Fernando V. Pacheco para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Fernando V. Pacheco

Fernando V. Pacheco

Más artículos de este autor