Crónicas de la era imperial Obama

De Sur a Norte, la clase media entre el Socialismo del Siglo XXI y la barbarie; una visión apocalíptica del programa de gobierno de la MUD

Todos los que habitamos este planeta y especialmente los que alcanzamos un nivel de madures en las décadas finales del siglo XX y comienzo del XXI, hemos sido testigos de cómo la clase media, mundial, en toda su amplitud fue y es golpeada por las políticas neoliberales y falta de controles de los gobiernos de turno.

Así, a finales del siglo XX, Argentina y su clase profesionalmente activa fue víctima de las privatizaciones fondomonetaristas con las que se buscaba disminuir el tamaño y control del Estado. Como resultado de estas medidas se llegó a cambiar dos o tres presidentes en una semana debido a la gran presión por las protestas callejeras. En los EE.UU., para 2008, se destapa el gran fraude hipotecario con lo cual muchos deudores perderían sus propiedades e incluso llegaron hasta el suicidio. Se crearon por todas partes las llamadas “Ciudad Carpa”, hoy son innumerables e invisibilizadas las protestas contra el sistema de gobierno y la falta de control sobre los entes financieros mundiales. No lejos de esta historia; Grecia, cuna de la humanidad con estándares de vida cultural y económica, otrora superiores, hoy se debate entre las protestas callejeras por mejores y más reivindicaciones sociales y contra la entrega del Estado al Fondo Monetario Internacional. Pero, no solo Grecia, con ella, Italia donde su último presidente fue nombrado por el FMI y BM sin elecciones, España, Portugal y prácticamente toda la UE, amiga y socia de las políticas neoliberales de EE.UU y la Gran Banca Mundial, también sufren las consecuencias de la falta de control por parte del Estado sobre los grandes capitales y monopolios transnacionales

Sumado a esta incertidumbre económica en la que el sistema o forma de gobierno de bases capitalistas “salvajes” pierde aceleradamente su influencia mundial, los ejércitos de EE.UU., la UE y aliados, desatan las más inmorales e inverosímiles invasiones alrededor del mundo. Destruyen como plaga a pueblos y países enteros con el único propósito de apoderarse de recursos naturales. Para ellos no existe clase social, pueblo o nación que no deba ser arrasada, con tal de imponer su sistema de dominación y control. Los Estados Independientes y Soberanos son el enemigo a vencer.

Venezuela, por su inmensa riqueza, no escapa a la voracidad imperial de control mundial. En la actualidad está corriendo el reloj para una nueva campaña electoral. En esta oportunidad se trata de la esperanza en un mejor vivir del Socialismo del Siglo XXI contra el Capitalismo Popular “Progresista”, un “programa” de gobierno en el que el Estado debe tener el menor control posible sobre las actividades económicas, políticas, sociales…, es decir, un gobierno donde las grandes trasnacionales y la banca sean dueños y señores de la Nación y sus recursos. Tal como ocurrió en Argentina y ocurre en Europa.

Particularmente, durante los últimos 13 años, en la bonanza económica y social, la clase media venezolana, en toda su extensión, se ha beneficiado directa o indirectamente de las políticas y actos de gobierno. Una de estas políticas es el control del Estado sobre las tasas de interés para préstamos bancarios. Con dicha medida, la gente ha obtenido significativamente préstamos hipotecarios, de tarjetas de crédito, vehículos, viajes, diversión, salud…, de la banca pública y privada, con intereses relativamente bajos.

Ahora, en un análisis funcional del programa de gobierno de la oposición presentado por la MUD, siendo los principales financista de tal campaña la banca privada, grandes grupos económicos, compañías trasnacionales y el Departamento de Estado, es de esperar que la MUD NO PUEDA implementar un programa de gobierno independiente para beneficiar a la población. Una primera medida será la liberación de las tasas de interés. En segundo lugar, los grandes empresarios exigirán la eliminación del control cambiario, por lo menos en lo que a ellos concierne. Su capital será trasferido a los bancos señalados por el BM o FMI. La Nación perderá su independencia, político-económica y el control sobre los recursos naturales. Entraremos en una espiral de violencia, los autores intelectuales y materiales de este plan de gobierno estarán bien lejos disfrutando del poder. Con un país técnicamente empobrecido y sumido en la violencia los ejércitos imperiales, en todas sus presentaciones, justificaran la invasión tantas veces implorada. La clase media que, a pesar de los beneficios y de las informaciones sobre la nueva modalidad de dominación imperialista, hoy niega la trascendencia del Socialismo del Siglo XXI, también sufrirá las consecuencias.

A 23 años del 27 de Febrero de 1989

¡TE AMO CHÁVEZ!

felmar138@gmail.com




Esta nota ha sido leída aproximadamente 2493 veces.



Felipe Marcano


Visite el perfil de Felipe Marcano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: