Crónicas de la era imperial Obama

3 millones…; la MUD huye hacia adelante y Capriles se espicha

11 de Febrero de 2012. Después de tanto batallar, contra las presiones internas y externas, por la realización de la tan publicitada elección primaria, en la MUD, los partidos políticos opositores acordaron realizarlas, esa era su mejor apuesta.

Muchos son los que se han quedado en el camino. Los que aún se mantienen vieron, definitivamente que lo mejor, es realizar las elecciones primarias. El evento, a pesar de sus fallas, los colocaría en una posición de ofensiva electoral, nacional e internacional. Se convino con Pablo Pérez y AD que esa era la solución final. Si pierde calladamente tendrá la oportunidad de permanecer al frente de la gobernación del Zulia sin importar los acuerdos previos. A los extremistas, Pablo Medina, María Corina Machado y Diego Arria, usados como relleno en la contienda, se les ofreció mantener su imagen e ideas en un gobierno de transición y eventual convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente.


12 de Febrero de 2012, el gran día al fin llegó; todos y cada uno de los electores que creyeron en la palabra de los candidatos, sin saber de los acuerdos, acudieron a sus centros de votación. El plan estaba en marcha, al igual que el 11 A de 2002, sólo la dirigencia sabia. Independientemente de la cantidad de votantes, los resultados serian abultados a tal punto que Henrique Capriles resultara ganador absoluto; 60, 70, 80%... de los votos lo favorecería. Los medios estaban a la expectativa, el Centro Carter y otros veedores invitados avalarían los resultado, el CNE y las FANB, ahora serán buenos y pulcros… Lo que no funcionó fue que; a pesar de que mucha gente salió a votar, no era suficiente para mantener, minuto a minuto, un flujo contantes de electores en cola durante 8, 9, 10 horas o más. Eso lo vieron los medios y no pueden ocultar. La masa de votantes no fue, como el 13A de 2002, lo suficientemente importante para mantener, en la calle a costa de todo, una defensa del evento electoral y su resultado, con el cuál, Henrique Capriles, sería mediáticamente proclamado Presidente de la República, como Carmona el 12A de 2002.


13 de Febrero de 2012, Henrique Capriles, por primera vez después del evento electoral se dirige al País en rueda de prensa con medios nacionales e internacionales, al principio se muestra arrogante, poderoso, como el 11 y 12A de 2002. El plan está funcionando a la perfección. Por momentos, cuando es preguntado por los “periodistas del régimen”, su rostro refleja rabia, las preguntas son muy complicadas. En otros frustración, no tiene una respuesta satisfactoria para cada pregunta y es repreguntado. La arrogancia desaparece cuando, ante una pregunta sobre las bases de su modelo de país, proyecto político e ideológico, no puede ni citar la Constitución Nacional ni del Estado Miranda como libros de lectura obligatoria diaria.

Mira en todas direcciones, está sólo, a su lado no hay nadie, ni precandidatos, ni representantes de la MUD. Al frente, algunos periodistas que de vez en cuando lo aplauden, algo así como ¡democracia, democracia!, ¡Te queremos Carmona o Henrique!. El fracaso de su plan y de su primera rueda de prensa presidencial es evidente y catastrófica. El Departamento de Estado, a diferencia del 11A, fue prudente y el reconocimiento internacional como Presidente de la República de Venezuela, permanece sin firmar en una mesa de la Oficina Oval.

felmar138@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3005 veces.



Felipe Marcano


Visite el perfil de Felipe Marcano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: