Con el más profundo dolor revolucionario

¡Alerta! Muchísimo cuidado con Diego al que arrían

Saludos, camaradas, alejado por por exceso de trabajo. Me toca volver y escribir con profundo dolor en el alma y, a la vez, tocar un tema asqueroso.

Seré muy breve porque muchos lo han hecho con amplitud y brillantemente, hablando de mi gran pesar por la desconexión física de Carlos Escarrá, a quien lo primero que pido son disculpas por mezclarlo con esta cochina bazofia de Arria, pero que, pensándolo bien, fue y es una constante, como la de muchos camaradas en su cotidiano desenvolvimiento politiquero -cuando es con la escualidez-, y no queda más remedio que taparse la nariz.  

Por vivir en la provincia, alejados de la dinámica revolucionaria (centralista), sólo tuve oportunidad de conocerlo al inicio de la acción chavista en el llamado Hotel Meliá de Puerto La Cruz.

Seguimos con atención y emoción toda su participación con su estilo vehemente en la lucha, la de un revolucionario sin igual, hombre sencillo, excelente abogado, constitucionalista, politólogo, culto, excelente parlamentario, comprometido hasta los tuétanos, chavista amigo, de un verbo implacable contra la estupidez oposicionista.

Con mucho humor y mucho amor por Venezuela y el pueblo humilde.

Duelen las pérdidas de los amigos, como también las de nuestros luchadores revolucionarios, pero en Carlos se nos fue una fortaleza en todos los sentidos de la lucha por una Venezuela mejor.

Desde que en un programa de radio en 1998, nada menos que en Unión Radio (Porteñas 640 era absorbida por la cadena) de donde me sacaron, como es lógico, propuse la frase para acompañar la pérdida física de una persona: Paz a su Alma, sustituyendo el tradicional que criticaba: Paz a sus restos, hoy no le podré decir a Carlos Escarrá, Paz a tu ALMA (con mayúsculas) ya que no descansará como tampoco descansa la del Libertador que no bajó tranquilo al sepulcro.

¡Qué vainas, camaradas, pero hay que seguir con más fuerzas!

Ahora, por favor, para seguir leyendo, tápense la nariz.

El ex gobernador de Caracas contó que en el Foro Mundial de Libertad en Oslo, Noruega, participó en una conferencia sobre las sociedades post conflictos y: “parecidas a las nuestras, donde hay regímenes autoritarios. Y yo dije dos o tres cosas, entre ellas que la espada de la justicia internacional está cada vez más cerca de la cabeza del señor Chávez, de los militares principales asociados a su régimen y de los principales jerarcas civiles, por la promoción del delito y la violencia que es considerado uno de los peores delitos en el derecho internacional”.

Arria expresó que el Ejecutivo Nacional se “auto condena”, ya que a su juicio las pruebas existen por las frases que usa el mandatario nacional en sus discursos. “Él cada vez más es reconocido como un prontuario ambulante internacionalmente. Combinado con eso, el señor Chávez ha entregado la soberanía de Venezuela a la dictadura cubana“.

Aquí sigue la entrevista, de mayo de 2010, sacando lo ponzoñoso que es:
El embajador (coño, estos escuálidos siguen siendo embajadores) cuando le preguntaron en dicho foro cómo definiría a Hugo Chávez, dijo “que no lo conoce y por ende no quisiera opinar sobre él. Pero yo le puedo dar la opinión de un gran amigo y compadre de él, a quien han premiado y es el Viceministro de Relaciones Exteriores de Venezuela, Francisco Arias Cárdenas. Él dice que Hugo Chávez es un asesino con las manos manchadas de sangre”.

En otras noticias de junio de 2010, como consecuencia de las medidas antilatifundios (medida tardía en Venezuela ya que ese acaparamiento de tierras fue eliminado en las leyes europeas) muestran declaraciones del presidente Chávez llenas de verdades.

Para recordar extraje de Wikipedia. “Aparte de la extensión, existen otros elementos característicos de lo que se conoce como latifundismo: bajos rendimientos unitarios, utilización de la tierra por debajo de su nivel de máxima explotación, baja capitalización, bajo nivel tecnológico, mano de obra empleada en condiciones precarias y, en consecuencia, con bajo nivel de vida.

El latifundismo ha sido tradicionalmente una fuente de inestabilidad social, asociada a la existencia de grandes masas de campesinos sin tierras. Para solucionar los problemas originados por los latifundios, se han probado diversas fórmulas, dependientes del tipo de gobierno en el que se encontraban: desde el cambio de estructura de la propiedad con expropiaciones incluidas, hasta la modernización de la explotación”. Fin de Wikipedia.
 
Chávez dijo: “Estábamos recuperando una finca de uno de esos carcamanes de la cuarta que aún quedan por ahí… uno de esos cadáveres insepultos, un corrupto de uña…”. Así se ha referido el Presidente a Arria.
“Es una tierra muy buena pero había un ganado que se estaba muriendo de hambre”, ha añadido el Presidente.

Chávez ha asegurado que “la finca es parte de lo robado ya que otra parte se la llevaron a Nueva York, Washington y Europa”.

“Ahora anda por ahí chillando y dice que va a recuperar su tierra… tendrá que tumbar a Chávez para recuperarla porque ahora esa finca es del pueblo”.

Camaradas, ahí el reto que se fijó Arria.

Una tarde Noticias24 publicó a finales de abril de 2010 y pueden quitarse un rato las manos de la nariz:
El diputado Carlos Escarrá pidió a la Fiscalía de la República investigar las declaraciones del ex embajador de la ONU, Diego Arria, sobre “términos no democráticos para salir” del presidente Chávez.

No conocemos si se hizo dicha investigación, como las muchas que se quedan en la palabra.

Escarrá señaló que Arria ofreció las declaraciones en canales de televisión luego de la intervención de la finca Las Carolinas, ubicada en el estado Yaracuy. Agregó que las tierras fueron tomadas luego de realizar una investigación y determinar debilidades en la cadena sustitutiva del terreno.

Manifestó que Diego Arria debe ser llamado a declarar para que “explique cuando habló de la espada y el cuello, y en términos no democráticos para salir del presidente de la República”.

Un resumencito de DA para que vean lo patriótico que puede ser un venezolano con esta formación:
Asistió a la secundaria en la Academia Militar de Augusta en Pensilvania, para luego concluir su formación académica universitaria en la Universidad de Michigan donde obtuvo su grado en Economía y Ciencias Políticas.

Inició su vida profesional en el Banco Interamericano de Desarrollo en Washington, más adelante fue Embajador de Venezuela ante la Organización de Naciones Unidas, donde pareciese que se quedó como vitalicio porque lo siguen llamando embajador

Fue Presidente del Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas y hasta 2007 se desempeñó como Secretario General Adjunto de la ONU y consejero especial del Secretario General Kofi Annan.

¡Una pendejada! Hábrase visto cuán nivel de reaccionario y proyanky, con razón Kofi Annan se desvió de sus funciones de supuesto negociante de la Paz y, reforzado, apoya las invasiones a las naciones que Bush y Obama, y los israelitas, quieren.

Lo peligroso de Arria es que está vinculado a congresistas de USA, republicanos  demócratas es igual, y aparece como el adalid (más en la acepción de “CABECILLA”) de la lucha para destruir a Chávez ante sus socios de la gusanera mayamera (antes cubana hoy cubana-venezolana) y de los usaenses antichavistas.

El ponzoñoso, y los estadounidenses que lo enviaron, saben perfectamente que no tiene vida política, ni siquiera para una lejana alcaldía, pero su voz es usada para atacar y denigrar al presidente líder Hugo Chávez.

Y es tan peligroso que hace hincapié en que el CNE es una extensión política del dominio de Chávez.

El CNE debería llamarlo primero para que se exprese ante ellos y segundo, para que demuestre lo que llama no imparcialidad. Pienso que es parte de una muy bien orquestada estrategia con los premajunches, con órdenes de la CIA y el pentágono, y de Obama e Hilaria (Hillary), entre otros, para que mientras otros aparecen un poco más democráticos, el ponzoñoso va socavando la opinión internacional para cuando el “majunche” pierda de calle las elecciones y quieran embochinchar al país con la mejor democracia.

Y estar a puntico de invasión al nuevo estilo gringo, o sea, partiendo de manifestaciones internas y paramilitarismo del puro, armándolos hasta las nalgas, y derrocar a Chávez y matarlo. Así de simple.

Ese es el sentido de la premajunchera, así como cortina de humo para favorecer las elecciones de gobernadores y alcaldes donde hay “revolucionarios pajúos por ineficientes y antisocialistas”

Que de paso nos sacaron un ventajón porque desde hace meses andan en campaña.

Coño, camaradas, maldigo (me disculpan el término radical) a todos aquellos gobernantes y funcionarios de nivel, y de otros niveles, que han incumplido con los preceptos revolucionarios, bolivarianos y socialistas, y actuando de espaldas al poder popular han mermado la creencia en este hermoso proceso. Hasta en Chávez por los ni-nis.

Menos mal que Chávez es un tremendo conductor y mejor promotor de su gestión, porque ni el MINCI ha logrado establecer una metodología informativa de todo el súper esfuerzo presidencial y el de las comunidades organizadas.

Camarada, hasta aquí el artículo, gracias por leerme. Sin embargo, para el que tenga un poco más de fuelle, anexo un contenido interesante para complementar lo del latifundismo.

Sin saber quién es el autor:
El latifundio constituye una característica fundamental presente en América Latina y este a su vez forma una de las varias raíces que sostienen el árbol de la dependencia y subordinación social, económica y política Latinoamérica al poder oligárquico.

Karl Marx en el capítulo XXIV de su libro “El Capital”, pone al descubierto la mentira del cuento burgués acerca de cómo se formó el capital originario: como existía gente que poseía capital y como había gente que solo poseía su fuerza de trabajo en el mercado.

Este cuento, casi fantasioso, explica que había grupos que trabajaron, ahorraron su capital obtenido del trabajo y lo invirtieron en contratar la fuerza de trabajo de personas (“que no trabajaron por eso no tenían capital”) para seguir obteniendo beneficios y seguir invirtiendo en contratación de fuerza de trabajo. Marx duda de esta ficción adaptada, por así decirlo, para la gilada y dice que el capital viene chorreando sangre colonial al mundo.

Es decir, que la revolución burguesa se hizo posible gracias a los saqueos de las riquezas de las colonias de América Latina , el capital expropiado se acumulo en Europa y esto posibilito la revolución industrial y la consolidación de la burguesía (los que poseen el capital, medios de producción) en el poder.

En el caso de los latifundios se produce un fenómeno similar. Las familias de descendencia y tradición europea que emigraron hacia América Latina, principalmente españoles, encontraron una nueva tierra donde pisar hormigas para luego ponerlas a trabajar.

Estas hormigas eran los indios que cultivaban la tierra para producir sus propios alimentos para las tribus.

Como estas tierras eran ricas y productivas tentaron a los españoles, que pronto se dieron cuenta de que si querían expropiarse de tierras en España se produciría un enfrentamiento de mosquete contra mosquete y era un potencial riesgo para sus vidas, en cambio en el nuevo continente no existía tal cosa del enfrentamiento sino una masacre, en la cual la competencia por las tierras se hacía mediante el mosquete contra las flechas.

Pronto el resultado de la “competencia” dio sus frutos (las tierras) a los españoles que colonizaron a los indios dejándoles la única tierra que pueden usar, la de sus tumbas.

Actualmente la estructura latifundista vigente del colonialismo lleva la máscara de “modelo agroexportador” que opera a través del neoliberalismo rural concentrando las riquezas de las tierras en pocas manos, las manos de la oligarquía.

La estructura del atraso se podría llamar también estructura del desperdicio: desperdicio de fuerza de trabajo, de tierras disponibles, de capitales, de productos y por sobre todo, desperdicio de oportunidades estratégicas para liberación económica.

El patriciado terrateniente, propietarios de la tierra, promueve un sistema de explotación extensiva de monocultivo, es decir que sólo una parte de las tierras heredadas y/o compradas son explotadas por los peones de campo y el cultivo que se extrae es el más rentable en el mercado capitalista mundial.
La promoción del monocultivo trae consecuencias para toda la población debido a que se tiene que importar alimentos que fácilmente pueden ser producidos localmente pagando cifras millonarias.

Además, de las escasas tierras cultivadas se obtienen rendimientos muy bajos. En el otro caso, si las empresas agrícolas utilizan técnicas modernas para obtener mayor productividad, estas técnicas son usadas de tal modo que en vez de ayudar a los suelos se los envenena para obtener el máximo de ganancia en el mínimo de tiempo posible.

Un ejemplo son las barras de plata sacadas por mano de obra indígena esclava de las minas de Potosí y el oro apropiado de las minas de Gerais.
De 60 millones de indios que habitaban América antes del descubrimiento, solo quedaron 3 millones luego de que los colonizadores nos “civilizaron”.
Estructura del atraso: el latifundio y el minifundio.
Un ejemplo de urbanización lo da la excelente infraestructura de las villas miseria en Argentina o las favelas en Brasil.
Nunca falta el estúpido que diga que las villas las hizo Evita que “trajo” a los migrantes del interior. No trajo a los excluidos de la oligarquía terrateniente sino que los incluyó en las ciudades.
  

edopasev@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3046 veces.



Eduardo Palacios Sevillano

Ingeniero Civil. Escritor y caricaturista. Productor radial y locutor. Miembro de la directiva de la Orquesta Sinfónica del Estado Anzoátegui. Miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Bolivariana del Edo. Anzoátegui. Coordinador de la Red de Historia, Memoria y Patrimonio de Anzoátegui.

 edopasev@hotmail.com

Visite el perfil de Eduardo Palacios Sevillano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eduardo Palacios Sevillano

Eduardo Palacios Sevillano

Más artículos de este autor