Y en aquel tiempo

Y en aquel tiempo...aquel hombre, dando su vida por nosotros, devolviéndole la vista a los ciegos, siempre al lado de los oprimidos, sin mayor interés que el de liberar, peleando a brazo partido con los que habían hecho del templo un botín.

Mas tarde, en este tiempo de pasado no muy lejano...Algunos, negándoles la vida a otros, con vista solo hasta las narices nuestras y siempre al lado de los intereses... ¡mercantiles!, sin mayor interés que el de nosotros mismos.

Hoy, en este tiempo: un pueblo que se hizo sabio en el desierto y paciente en la espera por tener patria y un comandante – presidente que animara a su defensa, contra los nuevos mercaderes del templo. Un hombre, enseñando a leer a su pueblo, dando de comer a los pobres, devolviéndoles la vista a los ciegos. Un hombre, un comandante, un pueblo: Hugo Chávez Frías.

Al principio creó Dios el cielo y la tierra, y ya casi en el final del cielo y el final de la tierra, vino el hombre y pobló el cielo de misiles y de “ojos mágicos” para ver y dominar, y nos pusieron el hubble de semanero para saberse la vida nuestra… ¡y la muerte también¡. Y la tierra creada, la profanó el hombre y se hizo dueña de ella, sin importarle los otros. Y hubo quienes tuvieron tierras – los menos - , y otros – los más – , sin tierras, buscaron la alianza del zinc y del cartón y entonces fue el primer día de las barracas, y de las injusticias...y todavía ese día no ha pasado, esta pasando. Al cielo le crece cada día más un enorme agujero con bordes de desodorantes y aerosol, ni siquiera con esperanzas de costra alguna para sanar. Y al ozono (O3) no le falta mucho para quedar desempleado...y pensar que no existe una inspectoría del trabajo para el O3 : y si existiera ¡tampoco tendría esperanzas!, y pensar que con un O3 enlistado en el ejercito industrial de reserva ya no habrá más ejercito industrial de reserva, y no habrá hombre, tampoco desempleado, y mucho menos inspectorías del trabajo, PORQUE SENCILLAMENTE YA NO HABRÁ NADA.

Y a la tierra, algunos le dieron uso... y apenas alcanzó para comer. Otros, usaron de ellas y con la codicia en su plenitud clavaron estacas por donde pasara una serpiente de hierro con sangre de “mene”...Y entonces, el hombre creó los daños ambientales, y muchos corrieron a cobrar denarios modernos...¡ y el suelo no importó, sino para el MERCADO!.

Y Dios que había dicho, “que se llenen las aguas de peces y el cielo de pájaros”, fue desobedecido otra vez, y los ríos se llenaron de peces...¡pero muertos!...y la sangre negra arrasó los humedales, los moriches quedaron de luto por siempre...y entonces el hombre creó la contaminación, y el hombre discutía y se hacían leyes, mientras los ríos morían y el canto de los pájaros se fue haciendo de silencios...y ya ni siquiera hubo pájaros...y fue el quinto día para que los ríos se convirtieran en cloacas y así se fue perdiendo en cada rio la claridad de sus aguas, y del agua apenas quedo un poquito para justificar que los ríos también lloran. Entonces creo el hombre los pasivos ambientales, y algunos aprendieron a hacer negocios con ellos como excusa.

Y entonces dijo Dios “puedes comer de cualquiera de los árboles del jardín, menos del árbol del conocimiento”..., entonces el árbol adquirió valor, para el bien y también para el mal...y la historia fue cambiando para los que más tienen, porque tuvieron más...y la historia también cambió para los que menos tenían, pues tuvieron menos. Y en nombre del conocimiento, la relación capital – trabajo se hizo genuflexión, el conocimiento fue empacado en software y de allí nació Microsoft. Los países rompieron fronteras y se hicieron ciertas las palabras de una gurú de la aldea global. Se empezó a hablar de paradigmas, con celestina rigurosidad académica, entonces alguien habló de GANAR – GANAR, y sólo pocos ganaban, ganaban. Así mismo, se habló de GANAR – PERDER, y unos pocos ganaban y otros que eran muchos, perdían... mientras el conocimiento se iba haciendo más valioso. Entonces se habló de valor agregado y de capital intelectual, mientras que cada día había menos capital estomacal. Así, bajo la superficie teórica – conceptual de la competitividad los paradigmas fueron cambiando: ahora se trataba de GANAR – JODER: ganas tú, mientras me jodo yo, gano yo, te jodes tú, y siempre se jodian los mas, que menos tenían.

Y el tiempo fue pasando y entonces, para que hubiese gente de hábitos altamente efectivos, hicieron hábitos para gente altamente inefectiva, y estos últimos –como la tentación andaba de prisa- se pusieron boinas y franelas y se cuadraron con el que estaba mejor en las encuestas...y ocuparon registros y notarías, instituciones y cargos, pero duraban poco porque todos querían el mejor pedazo de Bolívar. Así, poco a poco el hombre empezó a crear la resta y la división y se empezó a restar y a dividir dentro del movimiento popular. Fuimos perdiendo todo, casi que por cuotas ...mientras algunos se llevaban la revolución al “maravilloso precio que ve en pantalla”. Pero no todos, fuimos débiles ante la voz de la serpiente, ni tampoco tuvimos pretensiones de ser dioses.

Se tiene que luchar, dijo un tal Robinson: “Bolívar necesita ser defendido”, y dijo Dios hay que devolverle la vista a los ciegos...y muchos tendrán de nuevo brillo en sus ojos y descubrirán a los que están detrás de las hojas de higuera escondiéndose de Dios y de Bolívar. Y entonces la revolución volverá a ser con Argimiro Gabaldón, con Nikita, con Libia, con Jorge, con Noel y ya no habrá interés por el cargo...ni la revolución será realismo político y la construcción de la torre de babel llegará a su fin... y los usurpadores hablaran, pero no se entenderán y ya no harán pactos con imperios que se crean “dueños del mundo”, donde estos pongan su experiencia de otros mundos y nosotros pongamos todos los muertos del mundo...y todos los bolívares del mundo.

El hombre que no se esconde ni de Bolívar, ni de Dios, verá con los ojos de los pobres y no pactará en contra de ellos. Juzgará en nombre de los cristos rotos y con palabras de liberación actuará para quedarse viviendo en la piel de los pueblos, armando en su eternidad de esperanzas nuevas gestas liberadoras.

Y en este tiempo, el hombre y la mujer empezaron recuperar al BOLÍVAR secuestrado. Y un militar se rebelaba contra el imperio y no contra Dios. Entonces con el, ya el miedo se iba haciendo tímido y la organización del pueblo se iba haciendo realidad, desde abajo con los de abajo. Caerán ídolos falsos. La memoria de los hombres y mujeres será reivindicada ante la historia y cerca de Cantaura, allá en Mare – Mare una inmensa flor roja anunciara el regreso, a la memoria subversiva de los pueblos, de aquellos hermanos que los falsos demócratas asesinaron con la saña maldita de los sepultureros. Entonces, cuando eso suceda diremos es el corazón de GUANIPA el que palpita. Es la GUANIPANIA, es GUANIPA LIBERTARIA QUE VIENE DE LA MANO DEL GENERAL TAMANAICO a decirle presente al comandante – presidente y al socialismo… y por sobre todo el maestro Jorge Rodríguez vive y les manda a decir que “el socialismo se conquista peleando”

espanel7@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1791 veces.



Nelson España

Miembro del Frente Antiimperialista de la Zona Sur - Anzoátegui

 espanel7@gmail.com

Visite el perfil de Nelson España para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Nelson España

Nelson España

Más artículos de este autor