Carta al ministro Héctor Rodríguez

El asunto del problema carcelario hay que tratarlo deportivamente

En los últimos días se ha agudizado el problema carcelario en Venezuela y es importante señalar que una vez mas los factores revolucionarios se excusan tras la figura del saboteo por parte de la oposición Venezolana, yo diría que no es saboteo sino que estos oposicionistas apátridas solo aprovechan la ineficiencia manifiesta por parte de los entes encargados de administrar justicia y de desvirtuar la consigna gubernamental “ Dignificando el sistema penitenciario” que no ha sido mas que una falacia, claro yo no escribo estas líneas para echar culpas porque hay algunos sabios que dicen que la culpa no existe,  entonces se trata de responsabilidades compartidas, ¿Por qué compartidas?, es sencillo, no podemos olvidar cuarenta años de pseudo democracia, los cuales fueron una constante destrucción de nuestro patrimonio moral, al enseñarnos la teoría del facilismo, la corrupción y la sinverguenzura, así como tampoco podemos olvidar que durante la vigencia del pacto de punto fijo no había tantos presos porque los mataban con la excusa de la Ley de vagos y maleantes, por lo menos ahora se respeta la vida, vida  merecedora de muchas comillas, ¿ porque? , porque no podemos negar que quienes son responsables de la custodia y seguridad de los reclusos son también responsables de que existan tantas armas dentro de estos sitios, pero de esto no escapa la necesidad de empezar a promover políticas de prevención del delito, no solo al pueblo sino a las instituciones en general, un ejemplo de ello es el Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas CICPC, que en días reciente escuche a varios personeros del gobierno decir que había que eliminarlos, yo difiero de tal afirmación porque no se trata de la institución sino de las personas, asumo que este cuerpo es necesario para el combate del delito en Venezuela y me atrevo a decir que lo que sucede allí pasa por un problema de improvisación constante tal como se esta llevando la política nacional en los últimos momentos,  los funcionarios del CICPC solo ganan salario mínimo por arriesgar día a día su vida así como también los de la Guardia Nacional, Cuerpos policiales y entonces la superioridad les exige que deben a como de lugar garantizar las estadísticas de otra forma serán susceptibles de sanciones hasta de tipo penal de no llevar a cabo dichas pretensiones, así pasa con los encargados de administrar justicia , en el caso de los jueces, reciben ordenes de la superioridad en cuanto a la calificación y tratamiento de los presuntos delitos y sus opiniones y criterios deben pasar por debajo de la mesa de lo contrario se quedan sin empleo y sustento para sus familias, acotando que también deben ellos garantizar las estadísticas, con igual comportamiento deben ajustarse al sistema los fiscales del Ministerio Publico, no vale para nada sus criterios, son ellos titulares del ejercicio constante de la acusación, basado en el mismo principio estadístico que tiene como finalidad arrojar números satisfactorios a favor de una política que yo defino como la política del efectismo y show mediático gobierno-oposición. Mientras todo esto sucede el ciudadano abogado, Ministro del deporte, encargado de la juventud del PSUV, docente universitario, Jefe de estado mayor en asuntos de desastre para el estado Miranda, Héctor Rodríguez Castro, promueve un proyecto de ley del deporte solo para reivindicar a nuestros atletas y garantizar cumplir a cabalidad sus deseos de controlar a la dirigencia deportiva venezolana, obviando que el sector deportivo es mas amplio y que además este proyecto es de suma importancia para la transformación del país, ya que debe tratarse con urgencia una política clara y sustentable de masificación de la actividad física , el deporte y la recreación, acompañada con la incorporación a la nomina del Ministerio del deporte de mas de 100 mil entrenadores para tales efectos y esto debe garantizarse en el proyecto de ley, pero es bien sabido que el ministro desconoce la política deportiva porque no solo es un asunto de juventud sino de conocimiento y de experiencia y lamentablemente nuestro ministro no la tiene, aunque debemos reconocer que esta preñado de buenas intenciones, pero no basta con eso porque estamos hablando del futuro de nuestro país, que va mas allá de un capricho para trascender en un compromiso con el pueblo, entonces que vamos a hacer dentro de diez años si solo hoy se siguen pintando canchas y entregando balones para justificar la ineficiencia y el desconocimiento, yo estoy seguro que debemos reorientar la política nacional en beneficio del pueblo, quizás por estas líneas corra con la suerte de algún veto, o alguna calificación no lo se, confió en la buena fe del ministro y de las instituciones, y les pido que por favor acepten las criticas porque yo soy parte del pueblo y como pueblo me inquieta y me llena de ira tanta prepotencia y decidía, yo solo invito a la cordura y a pensar un momento en el futuro de nuestros hijos, como logramos revertir este flagelo que día a día invade a nuestro hogares porque ninguno de nosotros estamos exentos y lejos de la responsabilidad, ya que por acción u omisión nos toca un granito de responsabilidad en el combate de la delincuencia, por eso insisto no se trata de represión ni menos de tratamiento al problema, se trata de prevención del problema, actualmente, en la nomina del ministerio del deporte no hay entrenadores contratados para la masificación deportiva y me atrevo a decir que en ninguno de los estados , entonces como garantizamos que nuestro chamos puedan ocupar su mente y su cuerpo en actividades extra escolar sino se garantiza la gratuidad, ya que el sistema deportivo actual esta privatizado por clubes, y es la única vía para la práctica deportiva, no estoy en contra de los clubes, estoy a favor de que existan además de los clubes, otra forma de masificar el deporte por la vía publica y que nuestro pueblo tenga acceso de forma sistemática y constante a la practicas de actividades físicas , deportivas y recreativas, ahora bien , señor Ministro Héctor Rodríguez Castro , deponga las armas de la ignorancia de la política deportiva y siéntese unos minutos a pensar en lo que le escribo, a ver si  por lo menos llevo en estas líneas algo de razón, no soy yo el que mas sabe de deporte en este país, es posible que no tenga la moral para hacer las criticas, pero como venezolano, ex deportista y padre le pido que reoriente su idea de solo reivindicar a un sector, que merece todos los honores y todo el apoyo del pueblo venezolano como son nuestros deportistas de las distintas selecciones nacionales, pero es necesario y urgente disminuir al alto índice delictivo y esto se hace con políticas concretas y sustentables en la normativa legal, no con show, vea lo que hoy sucede, el que hoy se encuentra en una cárcel con un arma hasta de guerra, quizás ayer fue a una piscina, una cancha, un campo de beisbol y quiso practicar un deporte, pero se  encontró con un entrenador, que para poder llevar el sustento para su casa, debía cobrar una mensualidad y como este muchacho no pudo pagar para practicar un deporte, entonces su vida se sumergió en el ocio y claudico y hoy esta enfrentado al sistema en una cárcel con un arma que solo pregúntese usted como llego a sus manos.

 (*)Abogado en ejercicio, ex atleta miembro de la selección nacional de judo y lucha sambo, ex campeón panamericano y dos veces campeón mundial de lucha sambo 2000 y 2001, venezolano y amante de la patria de Bolívar y de todos nuestros indígenas y negros que lucharon por nuestra libertad.

oscarhernandezjud@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2562 veces.



Oscar Hernández(*)

Dirigente de los Círculos Bolivarianos, comunicador alternativo, Director del periódico La Voz del Valle

 lavozdelvalle2@yahoo.es

Visite el perfil de Rubén Mendoza para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: