Así no se hacen las cosas: o se hacen bien o no se hacen

Si la CICPC quiere acabar con el crimen en Venezuela debe ir a aprender de los colombianos

Lo que a continuación leerán es parte de la información que me ha llegado sobre las tres muertes ocurridos  en los calabozos del CICPC  en el Rosal.  Después de la lectura  estoy seguro concluirán conmigo que  nuestros cuerpos policiales no están en condiciones de ganar la pelea contra el crimen, pues usan métodos que eran las practicas de la Inquisición  del Siglo XVI-XVII y XVIII.  Métodos como esos no llevan  a ninguna parte y más bien son contraproducentes pues reciben el rechazo de la población.  

De allí que solicitemos desde el  gobierno nacional,   la asistencia técnica del gobierno colombiano,  que si sabe de eso y que en poco tiempo acabó con la delincuencia  en ese país. 

 

Nuestras policías  lo que hacen es el ridículo ante la opinión publica usando  técnicas arcaicas para interrogar a presuntos  delincuentes: electricidad, bolsas de plástico  y ahogamiento simulado en pocetas pasaron de moda.  Nuestros hermanos colombianos son más expeditos y ganaron mucho dinero con los “falsos positivos”, demostrando al mundo cuan eficaces son  en su lucha contra el hampa.  Ahora que tenemos a “nuestro nuevo mejor amigo” siempre dispuesto a colaborar con nosotros, nos será fácil pedirle nos envié a unos cuantos técnicos de la UAP para que nos ayuden en esta “vuelta”..

 ¡QUE MAS NUNCA TENGAMOS QUE  LEER HISTORIAS COMO ESTA¡

 

HISTORIA - TESTIGO CONTÓ EN EXCLUSIVA A ÚLTIMAS NOTICIAS QUE WILLIAN PÉREZ FUE TORTURADO PORQUE PROTESTÓ POR EL HACINAMIENTO

“Yo no sé por qué me trajeron, yo no fumo, no bebo, me agarraron como a 50 metros de mi casa en La Quebradita”, respondió sollozando “En medio del llanto, me comentó: ‘yo sé que esos perros me mataron, sé que hoy no voy a salir vivo de aquí; Dios bendiga a mi madre”, contó el testigo. Al ratico cesó el llanto. Uno de los pranes preguntó que cómo seguía el golpeado. Otro preso le da un golpecito y dice:
“no vale, ya este chamo está muerto”. “Coooo…, este es el segundo chamo que muere esta noche”,  acotó el pran refiriéndose a otro reo que habían torturado con electricidad.

William Pérez, al que torturaron y mataron a batazos según el testigo, era mensajero y mototaxista.

Yo sé que no voy a salir vivo de aquí... me mataron
Un preso narró que una víctima le confío antes de morir que le metieron
electricidad y le cayeron a batazos

ELIGIO ROJAS
erojas@cadena-capriles.com

 

Caracas. Uno de los reclusos que estaba la noche del pasado miércoles en la División de Capturas del Cicpc escuchó cómo torturaban a Willian Pérez (27), escuchó sus últimas palabras bendiciendo a su madre y luego lo vio morir acurrucado en una celda, donde durmieron recostados unos de otros pisando sus excrementos.

Este testigo accedió a conversar con Últimas Noticias bajo el compromiso de resguardarle su identidad por temor a lo que le pueda suceder. Contó este testigo que a Willian Pérez lo ingresaron a las celdas casi a la medianoche y al ratico le cayeron a golpes, porque tropezó con uno de esos jefes de los penales llamados “pranes”. Además, en castigo lo metieron al cuartico de la basura, de donde saltó para reclamarles a los funcionarios el hacinamiento.

“Hay un 5 y un 2; todo el mundo haga silencio”, gritó uno de los pranes cuando Willian Pérez estaba protestando ante el funcionario del Cicpc quien le respondió así: “Ah, tú te quieres salir”. A partir de ese momento, todos oyeron los golpes que le daban a Willian y el llanto de éste que a gritos pedía “¡No me pegues, me vas a matar!”. Finalizada la golpiza, Willian vuelve a la celda y se agacha en un rincón. “Qué te hicieron?”, le preguntó un preso. “Me metieron la cabeza en una poceta, me metieron corriente y me cayeron a batazos”, respondió. “¿Te cayeron a batazo limpio?”, repreguntó el compañero de celda. “El bate lo envolvieron con un trapo”, contestó el malherido al tiempo que se pasó la mano por su boca para limpiarse la sangre.

“Luego yo me le acerqué y le pregunté por qué estaba preso”, narró el testigo de toda esta historia. “Yo no sé por qué me trajeron, yo no fumo, no bebo, me agarraron como a 50 metros de mi casa en La Quebradita”, respondió sollozando “En medio del llanto, me comentó: ‘yo sé que esos perros me mataron, sé que hoy no voy a salir vivo de aquí; Dios bendiga a mi madre”, contó el testigo. Al ratico cesó el llanto. Uno de los pranes preguntó que cómo seguía el golpeado. Otro preso le da un golpecito y dice:
“no vale, ya este chamo está muerto”. “Coooo…, este es el segundo chamo que muere esta noche”,  acotó el pran refiriéndose a otro reo que habían torturado con electricidad.

********************************

Piden investigar a todos los funcionarios de Capturas. 

• Refiere este testigo que en el Cicpc le estaban cobrando Bs 5 mil por dejarlo en libertad. Mientras que a los familiares les cobran Bs 300 por dejarles ver a sus parientes y llevarles comida.
• A razón de Bs 70 la hora cobran en el Cicpc-El Rosal por una colchoneta para dormir, según este testigo.
• Y si pagas Bs. 5 a la semana, tienes derecho a ducharte, recibir a un familiar, comer y estar fuera de las celdas, narró el testigo a quien recluyeron en el sitio llamado “El Fogón”: donde meten a los nuevos y a quienes no tienen para pagar el uso del baño, ni por un traguito de agua.

Red de Apoyo exige suspender a involucrados

Caracas. La Red de Apoyo por la Justicia y la Paz envió un comunicado rechazando los sucesos que acabaron con la vida de Willian Pérez, Pedro Rivero y Rubén Arnal, ocurridos el pasado 25 de mayo en la División de Captura del Cicpc-El Rosal. Por ello solicitan con carácter de urgencia al Ministerio para las Relaciones Interiores que inicie un proceso de reforma del Cicpc, “toda vez que dicho órgano ha permanecido al margen del proceso profundo de transformación del modelo de seguridad ciudadana que se adelanta en Venezuela, lo cual obstaculiza la garantía efectiva de los derechos humanos de la población”.

A la directiva del Cicpc, iniciar las averiguaciones correspondientes a todos los funcionarios involucrados y suspenderlos de sus funciones mientras dure la investigación y, de comprobarse responsabilidades en la comisión de hechos punibles, proceder a su destitución. La ONG recordó que entre el 2009 y abril de 2011, 43% de los casos que atendieron fueron por violación del derecho a la integridad personal, y en el 29% de ellos, como responsables a funcionarios del CICPC.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3328 veces.



Juan Veroes


Visite el perfil de Juan Veroes para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas