¿Saboteo, Ineficiencia, o Simple y Llana Corrupción de los Funcionarios?

IVSS, las Pensiones de Vejez y el Vía crucis de los Trámites en la Administración Pública

Desde hace demasiadas décadas que los venezolanos hemos experimentado cómo todo trámite gratuito termina agilizándose, o mágicamente materializándose, luego de pagar una suma de dinero a la mafia que lo controla.  Históricamente esa ha sido la realidad para lograr una cédula, una partida de nacimiento, un acta de matrimonio, un título de propiedad de un vehículo, una jubilación, una pensión ordinaria, un contrato con cualquier entidad oficial o empresa del estado, un cupo de trabajo temporal en estas mismas entidades y empresas, pero más recientemente nos encontramos con que también la mafia estaría controlando las pensiones especiales que otorga IVSS en virtud del nuevo Decreto  N° 7.401 publicado en la Gaceta Oficial N° 39.414 en fecha 30 de abril de 2010, caso que ilustraré más adelante.   

De entrada debo advertir que llevo varios días preparando este escrito con la intención de hacer autocrítica entre gente del proceso dentro del ambiente de 3R al cuadrado, y también para dejar documentado un caso al que me quiero referir.  Pero hoy, por lo que supe, la gente de Globovisión dio el tubazo,  y publicó un reportaje sobre “irregularidades” con el otorgamiento de las pensiones, por supuesto, con su propio tono y fines.   

Igualmente admito que no estoy abordando un tema desconocido, ni pretendo ingenuamente que una denuncia más, termine derramando el vaso, pero bueno, al grano:

Se trata de una ciudadana naturalizada venezolana desde 1986, cesante desde 2003 por cierre de la empresa en la que laboraba, que tiene acreditadas en su cuenta individual del IVSS 400 y pico de semanas; es decir le faltan mas o menos 300 para poder disfrutar de una pensión.  Recordemos que el Decreto N° 7.401 permite completarlas mediante un pago único a la cuenta bancaria del  IVSS calculado según el faltante.   

Dado que el plazo para solicitudes es hasta el 31 de diciembre del 2010, la  precavida compatriota acudió en junio a la Caja Regional del IVSS, ubicada en Guaraguao, Puerto La Cruz, donde habita.

Resulta que después de 5 meses no se “le ha podido” iniciar el trámite conducente a la  pensión porque desde el inicio del mismo aparecía en el sistema del IVSS con error de género - registrada como hombre, siendo una dama -  y luego que el funcionario lo corrige, aparece entonces que su fecha de cesantía es ¡1899! (inmortal, si se considera que quedó cesante en el 2003 a los 50 años de edad).  El resumen es que no se ha podido iniciar el trámite porque sus datos estuvieron mal cargados por el IVSS, y que luego de la vigencia del decreto, así los de Guaraguao los corrigieran, ya no se puede procesar su pensión porque la gente de Caracas sostiene que ya no se debían modificar estos datos, y que en todo caso ella es la culpable de su situación ¡por no haber revisado su estatus antes de la entrada en vigencia del decreto! (como si ella tenía que saber que Gobierno Bolivariano se le iba a ocurrir otorgarle una pensión especial).

Cabe destacar, que la compatriota nunca ha recibido copia física, ni número de referencia de los múltiples reclamos que ha hecho hasta ahora (0800 del IVSS, página web del mismo instituto, mas todos los que hizo ante las oficinas de Guaraguao) 

En el ínterin, ha sido de su conocimiento, y del publico en general, que todos los que han pagado 6 millones de bolívares de los viejos a un intermediario, ya han aparecido en la lista de pensionados publicada en diarios de circulación nacional y reflejada en el propio sistema del IVSS, aun cuando nunca han cotizado, ni han acudido a las oficinas del Seguro a formalizar trámite alguno; sólo pagaron al intermediario y esperaron que publicaran la lista- Qué calculo, ni qué calculo de pago único, ni que carrizo.  Tarifa Plana y ya.  

¿Nada nuevo verdad? La misma historia de siempre: Trámites engorrosos, respuestas surrealistas y reclamos que no prosperan, hasta que el ciudadano caiga en cuenta que es que tiene que pagar.

Pero es que además, y para completar, no hay INDEPABIS para estas cosas, ni la Contraloría lo revisa, ni tampoco la Fiscalía, ni el PSUV, y los ministros o gerentes no te paran para nada, y los cambian y los vuelven a cambiar, y la mafia ahí, y los sindicatos se dedican a defender a todos estos “padres o madres de familia” y ultimadamente, el mal no se acaba porque así son las cosas, y las cosas son así, y ya. Ni siquiera si la Asamblea Nacional aprueba una ley de Simplificación de Trámites Administrativos, o si Chávez se desgañita pidiendo eficiencia, o si se prohíben los gestores, nada, no pasa nada.  ¿Que se le va a hacer?      

Tan resignada se encuentra la gente que ya no se queja sino que más bien intercambia información sobre los contactos que tiene en la mafia del trámite y sobre las tarifas ajustadas por inflación y dólar paralelo.  Mientras se toman un café en cualquier sitio publico, discuten a voz en cuello a cuánto está un contrato de empleo temporal en cualquier empresa del estado y las facilidades o cuotas de pago que están dando; a cómo está la comisión por un préstamo, y por lo visto, a cómo están las pensiones de vejez por decreto. Las pensiones de vejez. ¡Que tristeza!

La citada compatriota sigue esperando su pensión y se niega a tener que pagar a terceros por obtenerla.  Tiene la esperanza que algún compatriota del IVSS haga lo que debe hacer y que esta perversa línea de negocio llegue a su fin. Yo también, como la mayoría. 

alvenmiguel@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 6454 veces.



Álvaro Brazón


Visite el perfil de Alvaro Brazon para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social