Los ganadores no dan excusas

A raíz de la reciente victoria obtenida por la alianza PSUV-PC en lo comicios legislativos del 26 de septiembre, hemos podido observar ciertas opiniones encuadradas en los extremos: quienes piensan que obtuvimos una victoria arrolladora y la de aquellos que sostienen que este es el comienzo del fin del Proyecto Revolucionario Bolivariano que lidera el Presidente Chávez.

     Yo digo que no lo uno, ni lo otro, todo en su justa dimensión. ¿A que se debe  que aún obtenida una mayor cantidad de escaños para la Asamblea Nacional, gran parte de los voceros revolucionarios de han dedicado a excusarse por no obtener las 110 diputaciones?

     Esta serie de justificaciones podrían tener múltiples causas, pero a mi parecer han adolecido de una visión objetiva y sin evasivas de la realidad. A pesar de que los candidatos de la mesa de la ultra derecha representan todo lo podrido de este mundo, la anti patria y cuarenta años de palmario fracaso para el país, una cantidad nada despreciable de venezolanos votó por ellos. ¿Será que todos los que optaron por los vendepatria de la mud son brutos, globoaterrorizados, adeco-copeyanos, apátridas, escuálidos de uña en el rabo, imperialistas y amnésicos?

     Siempre recuerdo aquella frase de una película de Oliver Stone, “los pretextos son como el culo: todos tenemos uno”. Y en ese sentido, en aras de la objetividad debemos deslastrarnos de todo aquello que nos impide ver las cosas claramente:

  • Número 1. Ellos poseen más medios de comunicación y además tienen una campaña mediática orquestada internacionalmente para desacreditar el proceso bolivariano: Eso es mas que evidente y no podemos sentarnos a esperar el día en que CNN nos de su aprobación para hacer las cosas como tienen que ser, eso no ocurrirá jamás porque su papel es precisamente adversar los movimientos políticos que se aparten del redil imperial.
  • Número 2. El Imperio le dio mucho dinero a la malinche y su séquito para financiar su campaña: sobran los argumentos que así lo confirman (v.g. el extenso trabajo de Eva Gollinger) pero aún así algo tiene que estar pasando para que una persona de bien y en pleno uso de sus facultades le de su confianza a la caterva delincuencial de la mud. ¿Desilusión, desgaste, promesas incumplidas, inmadurez política, ineficiencia en áreas vitales, pase de factura por las fallas de la anterior Asamblea Nacional? Tienen material para investigar señores dirigentes.
  • Número 3. Los malvados de la mud se aprovecharon de nuestras fallas y no reconocieron nuestros aciertos: ¡Elemental!, escuálido que se respete es totalmente ciego a la realidad que le rodea y aunque se haya beneficiado estudiando en la Misión Sucre, le atiendan sus dolencias en los CDI, compre en Abastos Bicentenario o Mercal, obtuvo vivienda con subsidio del Estado, el gobierno le devolvió los reales que le robaron los banqueros, le dieron su pensión prontamente y homologada, tiene gas directo residencial, obras de de gran envergadura para su bienestar, energía eléctrica barata, gasolina regalada, libros regalados, y un largo etcétera haga lo que haga esta revolución por dignificar su vida, JAMÁS, léase JAMÁS los muy malagradecidos lo van a reconocer como obra de ESTE GOBIERNO.

         En fin, aquí se cumple aquella sentencia o maldición que reza: adeco es adeco hasta que se muere. Ese 40% de la población que permanece refractaria tal vez así lo será hasta el fin de sus días y le transmitan esa herencia maldita a las generaciones sucesivas que seguirán revolcándose en su ignorancia arrogante. Esa ignorancia visceral teñida de odio amargo les hace echar de menos los tiempos idos del “disparen primero, averigüen después”, “llueve y escampa”, “el Fondo Monetario me engañó”, “me sacarán en hombros de Miraflores”, y otras sandeces que no han podido superar porque su pensamiento rancio permanece estancado en el tiempo.

         ¿Qué nos queda a los que reconocemos a la Revolución Bolivariana como la única forma posible de construir patria? Seguir trabajando para revertir las realidades adversas, sin pretextos, sin subterfugios, con paciencia, amor y convencimiento de que vamos por el camino correcto a pesar de las duras pruebas que se deben enfrentar cada día. El 26 de septiembre ganó la revolución y esa es una verdad inocultable por más que la derecha retrógrada siga en su perenne manipulación. ¡Ganador no da excusas!

    obarrios08@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1164 veces.



Oscar Barrios

Dirigente de los Círculos Bolivarianos, comunicador alternativo, Director del periódico La Voz del Valle

 lavozdelvalle2@yahoo.es

Visite el perfil de Rubén Mendoza para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: