(Soliloquio de un confinado)

El Esequibo y Güiria crepúsculo y ocaso

Este próximo año 2021, nuestra República de Venezuela, además de las inmensas dificultades de todo orden que tenemos, transitaremos un sendero jurídico-internacional muy delicado, cuyas consecuencias pueden ser muy graves para todos nosotros, independientemente que estemos afiliados o no a estructuras político-partidistas, grupos religiosos, miembros de generaciones diversas, empresarios, obreros, doctos e indoctos, hombres y mujeres, civiles y militares, presos políticos y comunes, venezolanos del éxodo, movimientos LGBT. Me refiero a todos los ciudadanos venezolanos en general identificados con la Soberanía Nacional.

¡El Sol venezolano nace en el Esequibo!, vocean los altos cargos y corean los subalternos-¡nace en el Esequibo! Consigna apropiada, reivindicadora de un inmenso espacio geográfico históricamente amenazado por poderosos intereses trasnacionales. Lo grave y muy grave es que nuestra posición justa, nacionalista, republicana, se vea disminuida ante el trágico evento en Gûiria a poco trecho del Esequibo, donde mueren ahogados decenas de venezolanos migrantes huyendo de su Patria. Esto es una paradoja que es necesario debatir y sincerar evitando las simplezas de las excusas a que nos tienen habituados.

La España de los Borbones, a fines del siglo XVIII, perdieron a Trinidad, perteneciente a la Capitanía General de Venezuela, por no tener capacidad para atender tan inmensos territorios coloniales en América; imponiéndose la voracidad del imperio británico.

Después de la muerte de Bolívar, los próceres no se bajaron de los caballos y durante los siguientes setenta años la República permaneció cabalgando en el "cuero seco", enguerrillada; cualquier terrateniente se autoproclamaba líder y se ascendía a coronel y con su peonada se lanzaba a la captura del poder.(*) En esa situación de dificultades y controversias políticas y sociales, con un Estado débil llegamos al laudo arbitral impuesto en París en octubre de 1899, donde:

"los árbitros dictaron la sentencia basados en importantes documentos que habían sido adulterados por Gran Bretaña"(1).

Ese hecho de cercenamiento del territorio venezolano que pasó por encima del principio del "Uti Possidetis Iuris" (como poseías, seguirás poseyendo", que indicaba la propiedad de esos territorios por haber formado parte de la antigua Capitanía General de Venezuela, ocurrió en un determinado tiempo histórico, que no debemos perder de vista como aprendizaje si es que la historia sirve para algo. En aquellos tiempos también imperiales en esa puesta en escena jurídica internacional, Venezuela estuvo ausente, sin embargo . fuimos representados por los EE.UU (¿?); la causa de nuestra ausencia, se explicaba por la inexistencia de un Estado coherente, a pesar de que disponíamos de un pensamiento llamémosla: "Filosofía de Estado Bolivariano"; pues sus líderes andaban con sus tropas semi uniformadas con máuseres y caballos intentando tomar el poder y otros casi en las mismas condiciones tratando de sostenerse en el "coroto". ¡Ay Venezuela, cuidado con la circularidad griega de la historia!

El Estado Sucre, es un territorio con inmensas posibilidades en agricultura y pesca ¡Tierra de Gracia!. Después de los acontecimientos climáticos que derivaron en crisis agrícola unido al desfase de la economía mundial a finales de la década de los treinta en el siglo pasado, que afectó sensiblemente a toda la Península de Paria, no ha habido manera de recuperar a esa entidad. A mediados de la década del setenta por razones de trabajo lo recorrí intensamente y pude observar la migración de jóvenes y adultos de: Gûiria, Yaguaraparo, Casanay, Carúpano, Cumanacoa y Cumaná, rumbo fundamentalmente a la Ciudad-Estado de Caracas, allí llegaban a construir un rancho en un cerro y a ganarse la vida en cualquier oficio.

Comenzando la década del noventa, igualmente por razones de trabajo lo volví a recorrer, lo que vi no me hizo sentir orgulloso de los gobernantes: pobreza y miseria creciente; en Gûiria, el trajín de la droga no era muy discreto que digamos, cualquiera hablaba de ello. En este siglo XXI, la cosa ha empeorado, después de pasar Cumaná no hay gobernanza que valga.

El territorio venezolano debe ser ocupado por los venezolanos, no es posible que sigamos cultivando la teoría de las ciudades-estados, no somos griegos. Tenemos que hacer un esfuerzo educativo y cultural, para quitarnos de la cabeza, aquello de que "después de Caracas, lo demás es monte y culebra" ¿No será que nosotros nunca ocupamos el Esequibo". Es que acaso los gobernantes que dicen ser hijos de Chávez, se olvidaron de las ideas de aquel venezolano sobre el ferrocarril, la ocupación del espacio, el poblamiento y el punto y círculo.

No hay el vacío, de no existir una sólida gobernanza en todo el territorio con un gobierno sustentado en la credibilidad ciudadana y un Estado sólido como garante jurídico-constitucional, entonces lo ocuparán los malhechores que nunca faltarán o fuerzas extranjeras.

Este próximo año, según la realidad y muchos datos de organismos internacionales la realidad mundial no luce halagüeña; necesariamente en lo local vamos a tener que aterrizar, sabemos que ello no es sencillo y todo indica que "la masa no da para bollos". Estaremos en presencia de la continuidad de una histórica mala gobernanza nacional, de una pandemia que ha hecho y hará de los medicamentos la mercancía de mayor consumo a nivel mundial (la era de las empresas farmacéuticas con su secuela de monopolios, competencias desleales, maledicencias, y feroz capitalismo). Por otra parte se presenta un reacomodo imperial, donde los desinformados, pusilánimes y débiles serán tratados como tales.

Afortunadamente las personas somos una estructura biológica con un un alto componente de agua, entonces los ciudadanos nos comportaremos como el agua y su alta capacidad de penetración, estaremos en todas partes, haremos vergeles de los desiertos y propiciaremos la germinación de nuevas generaciones con mayor visión de lo humano, ¡Entonces, a organizar el aterrizaje para volar en mejores condiciones! .

En este fin de año Un abrazo, amigo amiga, donde quieras que estés, a los amables lectores de Aporrea que han tenido paciencia conmigo por algunas impertinencias; y especialmente a los presos políticos y sus familias, que me recuerdan un doloroso pasado, que alguna vez pensé que corregiríamos…

Rafael Castro

LA REVOLUCIÓN ES CULTURAL

(*) En Venezuela los autoproclamados, y los Dedos, han sido y siguen siendo importantes categorías políticas.

  1. Ojer Pablo/ Robert H Schomburck/ explorador de Guayana y sus líneas de Frontera/UCV/Facultad de Humanidades y Educación /Instituto de Estudios Hispanoamericanos/Caracas/1969.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1037 veces.



Rafael Castro

Productor del Programa Historia Cultura y Sociedad, en Radio Comunitaria Panela 96.9 FM, de San Joaquín, Estado Carabobo/miembro de la Comuna Socialista Carabali

 racasc5@hotmail.com

Visite el perfil de Rafael Castro para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: